Mujer a la que ofrecieron abortar dice que elegir la vida para su hija fue la “mejor decisión”

Por Louise Chambers
23 de Diciembre de 2022 2:27 PM Actualizado: 23 de Diciembre de 2022 2:27 PM

Una joven de 25 años que vive en Nueva York y se dedica a su carrera profesional se sintió aterrorizada y asustada al descubrir que estaba embarazada. Sin embargo, se quedó más sorprendida cuando su médico le propuso abortar. Al ver a su bebé completamente formado a las 12 semanas, la mujer estaba segura de que quería tenerlo y cree que ha sido su mejor decisión de su vida.

Hannah Finn, que ahora tiene 28 años, es reclutadora sénior en el sector de la informática sanitaria. Vive en Orlando, Florida, donde nació y creció, con su hija de 3 años, Tara Mary, su marido, Matt, y un perro llamado Nash.

Sin embargo, cuando Hannah se enteró de que estaba embarazada el 21 de febrero de 2019, la vida fue diferente.

(Cortesía de Hannah Finn)

La armadura del Señor

“Estaba realmente centrada en avanzar en mi carrera, pero también en mi vida social. Vivía en un hermoso apartamento, tenía algunos grandes amigos y, egoístamente, estaba bastante centrada en mí misma”, dijo Hannah a The Epoch Times.

Hannah estaba “aterrorizada, temblando y asustada” al leer el resultado de su prueba de embarazo. “Pero el atisbo de alegría que me invadió fue mucho más fuerte”, explica. “Miré hacia las centelleantes luces de Nueva York y pude sentir cómo cambiaban mi vida y mi cuerpo… Sentí como si el Señor me estuviera poniendo una armadura, preparándome para el viaje que estaba a punto de emprender”.

Esa noche, Hannah le dio la noticia al padre biológico de Tara.

Cuatro días después, Hannah y el padre biológico de su bebé acudieron a su primera cita con el obstetra. En cuanto Hannah explicó su situación a la doctora, su actitud cambió y empezó a sugerir opciones.

Tara cuando nació. (Cortesía de Hannah Finn)

“Me quedé sorprendida y confusa cuando empezó a hablarme de las ‘señoras de arriba’ que podían hacerme un aborto, y de lo amables que eran, y de cómo podía ir hoy mismo”, cuenta Hannah.

Al enterarse de que Hannah pensaba que estaba embarazada de ocho semanas, la doctora le hizo otra sugerencia: la píldora abortiva.

“Me dijo: ‘Te tomarás la primera allí y luego la otra en casa, donde, ya sabes, después tendrás una menstruación abundante. Es fácil”, cuenta Hannah, y añade: “La miré horrorizada y le pregunté si podíamos seguir adelante con la cita. Aún no había visto a mi bebé… Nunca pregunté por el aborto ni mostré ningún signo de curiosidad sobre el tema”.

“La visión más hermosa”

La ecografía de Hannah reveló que ya estaba embarazada de 12 semanas. Recordó las dudas de su médico a la hora de mostrarle la pantalla, pero al final, le dio la vuelta.

“Vi el espectáculo más hermoso que jamás había visto”, dijo Hannah. “Mi bebé era un ser humano completamente formado, con corazón latiendo, huellas dactilares, piernas y brazos. Al final de la cita, [la doctora] notó las lágrimas en mis ojos y vio mi dedicación al bebé, así que empezó a señalarme el pequeño saludo que nos hizo Tara, me recetó vitaminas prenatales y finalmente me dijo: ‘Felicidades’.”

La sugerencia de abortar a su bebé había sido dura de oír para Hannah; creció a favor de la vida en una familia católica y siempre creyó que la vida empieza en la concepción.

Nos cuenta: “La quería tanto que no podía concebir que le arrancaran la vida, una vida con potencial y belleza. Dios la creó y me la envió, confiándome su cuidado y eligiéndome como madre”.

Aunque sabía que había decepcionado a sus padres, se preguntaba cómo podía avergonzarse de la niña perfecta que había concebido. A pesar de todo lo que tenía en contra como madre soltera en aquel momento, sabía que las cosas encajarían.

La fe lo era todo

Para la entonces futura madre, el embarazo fue un reto físico. Le diagnosticaron hiperémesis gravídica, unas intensas náuseas matutinas que duraban todo el día. Apenas podía comer.

Durante todo el embarazo, Hannah disfrutó del apoyo de sus cariñosas amigas, se confesó y habló con sacerdotes. Luego, por sugerencia de su hermana menor, se puso en contacto con un grupo de mujeres que le proporcionaron el santuario definitivo.

“Me dijo que me pusiera en contacto con las Hermanas de la Vida, la comunidad de mujeres católicas romanas que hacen un cuarto voto para proteger y realzar el carácter sagrado de la vida humana, además de los tres votos típicos de pobreza, castidad y obediencia”, cuenta Hannah.

Aunque estaban en Nueva York, al principio Hannah dudó en ponerse en contacto con ellas. Pensó que no necesitaba nada de ellas, pues tenía trabajo, familia y amigos.

“No fue hasta que me di cuenta de que mi corazón estaba necesitado, y eso era lo que importaba”, dijo Hannah. “Recuerdo que cuando visité su sitio web, en la esquina superior izquierda había una pestaña que decía: ‘¿Embarazada? ¿Necesitas ayuda?” e hice clic en ella”.

Hannah se reunió entonces con dos hermanas y, mientras tomaban té, les contó todo lo que sentía. Se sintió vista y escuchada como nunca antes.

“Inmediatamente me quisieron y me dijeron que valía la pena… me dijeron que nada de esto era accidental y que estaban orgullosas de mí”, cuenta Hannah. “Cuando pasaron las dos semanas siguientes y me reuní con algunas de las otras Hermanas del convento, donde vivían algunas madres solteras con sus bebés, me di cuenta de que era el paso perfecto para mi maternidad”.

El convento tenía una habitación disponible. Hannah se instaló allí para vivir una experiencia transformadora y se tomó su tiempo para hacerse amiga de las Hermanas y ayudarlas con otras mamás, que ya tenían bebés, en la casa. También las acompañó en otras actividades y asistió a misa con ellas.

Hannah cree firmemente que “la fe lo fue todo” durante su embarazo.

“Siempre había sido una persona fiel, pero ahora lo entendía de verdad”, dijo Hannah. “Estaba viviendo literalmente un milagro dentro de mi propio cuerpo”.

“En el ajetreo de la ciudad, necesitaba esa paz en este momento de mi vida, por mucho que intentara luchar contra ella y demostrar que podía salir adelante sola en la ciudad como madre soltera. Finalmente dejé a un lado mi orgullo y lo sustituí por la fe”.

Después de tres semanas de paz, Hannah sintió que estaba ocupando el lugar de alguien que realmente lo necesitaba y por eso se trasladó a casa de sus padres en Florida.

Aunque sus padres estaban conmocionados y preocupados por su futuro, apoyaron a Hannah en la elección de la vida para su nieta y se ocuparon de ella sin problemas.

Debido a complicaciones, Hannah fue inducida y, tras una inducción de cuatro días, dio a luz a Tara Mary el 22 de agosto de 2019. Su niña no respiraba al nacer y el cordón umbilical estaba enrollado alrededor de su cuello.

Desesperada, Hannah recurrió a la oración una vez más. Una comadrona pidió ayuda urgente con calma y el equipo se puso manos a la obra, acabando por reanimar a Tara y poniéndola en brazos de Hannah.

“Una vez más, gracias a mi fe y a mis súplicas a Dios, se le concedió la vida”, afirma Hannah. “Abrazarla por primera vez fue surrealista… Había visto su cara en un sueño mientras estaba embarazada, y era exactamente como había soñado. Fue un amor tan profundo a primera vista”.

Hannah con Tara. (Cortesía de Hannah Finn)

Más felicidad

Llevaron a Tara a la UCI, pero un pediatra –increíblemente, el antiguo pediatra del marido de Hannah– le dijo que el bebé estaría bien.

Durante ese tiempo, la madre de Hannah se convirtió en su roca. Recuerda: “Durante el posparto, mi madre fue mi cocinera, mi amiga, mi limpiadora y mi confidente. Me hacía salir a pasear y conducir hasta Starbucks para mis ‘descansos’, y no habría hecho un buen trabajo sin ella esas primeras semanas”.

(Cortesía de Hannah Finn)
(Cortesía de Hannah Finn)

Hannah se considera afortunada por haber pasado el encierro en Florida con sus padres, su hermana y su pequeña, disfrutando de paseos soleados, tiempo en la piscina, oraciones y abrazos. Hannah estaba más sana y feliz que nunca y ella y Tara, su mini parecida, se hicieron inseparables.

Pero Hannah no sabía que la felicidad estaba a la vuelta de la esquina.

“Siempre supe que sería un reto salir con alguien siendo madre soltera”, dice, “pero tenía fe en que Dios nos enviaría a la persona perfecta para nuestra familia en el momento oportuno, ¡y vaya si lo hizo!

Alrededor del primer cumpleaños de Tara, Hannah conoció a Matt a través de un amigo común. Habían ido al mismo instituto católico pero nunca se habían visto. Al conocerse de adultos, la chispa fue inmediata.

“Matt y yo nos compenetramos, yo conseguí el trabajo de mis sueños y, con el tiempo, recluté a Matt para el suyo también”, cuenta Hannah. “Matt me propuso matrimonio un año después, justo cuando Tara cumplió dos años, y nos casamos el pasado octubre con Tara como florista”.

“Siempre he sentido que Matt encarna realmente el corazón de San José, y que él y yo nos unimos por intervención divina. No hay otra explicación”, afirma. “Es el padre perfecto para Tara, y su vínculo es realmente tan hermoso”.

Hannah con su marido, Matt, y Tara. (Cortesía de Hannah Finn)

Elegir la vida

Tres años después, Hannah sigue en contacto con las Hermanas de la Vida y estuvo encantada de presentarles a Matt. Tampoco puede imaginarse la vida sin Tara, que ahora tiene 3 años y es “la niña más hermosa, encantadora, feliz y valiente”.

“Mi amor por ella es tan profundo que me he preocupado por tener otros hijos”, dice Hannah, que actualmente está embarazada. “Cuando mi marido y yo vimos a nuestro bebé en la pantalla, lloré igual que cuando vi a Tara por primera vez y, al igual que Tara, nuestro bebé nos saludó”.

Se espera que Hannah y Matt den la bienvenida a su segundo hijo en el verano de 2023. Hannah también se mantiene firme en que “elegir la vida para mi hija ha sido realmente la mejor decisión que he tomado en mi vida”.

(Cortesía de Hannah Finn)

“Elegir la vida para ella no solo me llevó a su existencia, sino que me llevó a mi matrimonio, nuestra familia, nuestras carreras, amistades de calidad y una fe más fuerte”, dijo Hannah. “Cuando la miro a los ojos azules brillantes cada mañana, a su cara sonriente y feliz con sus rizos rebotando, diciendo: ‘¡Buenos días, mami!’ A veces pienso: ‘No puedo creer que no haya podido estar aquí’. Nos hace tanta ilusión verla como hermana”.

(Cortesía de Hannah Finn)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.