Mujer adopta a un perrito anciano y descubre que en realidad es su cachorro perdido de la infancia

Por La Gran Época
20 de Abril de 2019 Actualizado: 20 de Abril de 2019

A los 14 años, una joven de Pensilvania se vio obligada a separarse de su amada perrita Chloe, que tenía un lugar especial en su corazón. Siempre se había preguntado qué sería de la cachorra, hasta que muchos años después se produjo un increíble giro del destino gracias a los medios de comunicación social.

A los 21 años, 7 años después de haberle dicho adiós a su querida mascota, la joven Nicole Grimes, de West Brownsville, estaba considerando la posibilidad de adoptar otro perro a principios del 2018, no mucho después de que su hija cumpliera un año.

Fue entonces cuando una de sus amigas en Facebook compartió con ella fotos de un caniche pomerano de edad avanzada, que necesitaba ser alojado de nuevo, como una opción adoptiva. Sin embargo, el perro de 11 años parecía extrañamente familiar.

“Se parecía mucho a mi cachorro de la infancia”, dijo Nicole, ahora técnica de farmacia, a Observer-Reporter.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Bruno Glätsch/Pixabay)

“Realmente amaba a ese perro”, compartió Nicole. “Ella era un regalo especial para mí”.

Chloe entró en la vida de Nicole cuando su difunta abuela, Jane Cecil, le regaló el perro.

“Tenía 10 años y todo lo que quería era un cachorro. Llevaba un lazo rosa cuando Nana me la regaló”, dijo Nicole a la BBC.

Desde entonces, la niña y el cachorro habían formado un estrecho vínculo. Sin embargo, tristemente, cuatro años después, no tuvieron más remedio que entregar a Chloe a la Sociedad Humanitaria para su adopción, ya que era demasiado ruidosa.

“Mi papá consiguió un nuevo trabajo, trabajando desde casa, y tenía que estar al teléfono todo el tiempo”, dijo Nicole. “Recuerdo que mi papá me recogió de la escuela cuando tenía 14 años con el perro en el asiento trasero. Sabía que teníamos que entregarla”.

Hablando con TODAY, Nicole recordó, “Estaba muy triste porque amaba al perro”.

Y eso es lo que llevó a Nicole, años después, a adoptar ese perro muy viejo cuyo parecido tenía una similitud extraña con Chloe.

Sin embargo, cuando Nicole se enteró que el perro anciano también compartía el mismo nombre que su mejor amiga de la infancia (Chloe) y que, de hecho, tenía la misma edad que su perro, la joven pensó que podría ser el mismo perro.

Y aún había más similitudes; ambos perros tenían mucha energía y les gustaba dar besos, aunque como este perro era muy mayor, era “más chiquito y no tenía dientes”.

“Cuando la trajimos, enseguida encajó perfectamente. ¡¡Había algo en ella!!”, escribió Nicole más tarde en Facebook. “A medida que pasaba el día, las diferentes cosas que ella hacía y cómo actuaba eran exactamente lo que mi vieja Chloe hacía. Anoche la estaba abrazando y lloraba y lloraba porque ese perro me estaba abrazando y yo lo  abracé cerca de mi corazón”.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Bruno Glätsch/Pixabay)

“Sabía en mi corazón que esta era mi Chloe”.

Sin embargo, su marido era escéptico. “Pensó que estaba loca”, confesó Nicole.

Para despejar todas las dudas, llevaron al perro al veterinario para que le escaneara el microchip, y resultó que su intuición era acertada.

El número de chip de nueve dígitos, 024 099 811, era idéntico al número de chip del cachorro de la infancia de Nicole que ella había despedido siete años antes.

“¡No podíamos creerlo. Es una locura!”, dijo Nicole.

“Ese fue uno de los momentos más emocionantes de mi vida. Nunca pensé que la volvería a ver”.

Nicole y su mamá creen que la increíble reunión fue de alguna manera provocada por su abuela, que murió hace unos años.

En un giro inexplicable del destino, Chloe y Nicole se habían reunido de nuevo después de siete años de separación.

Durante sus años de separación, Chloe había sido bien cuidada, aunque una pareja de ancianos la había adoptado antes de morir. Y en un sorprendente giro del destino, el perro había sido entregado a un vecino que resultó ser el amigo de Nicole en Facebook.

Ahora, la perra mayor se está adaptando bien con su familia no tan desconocida y ha comenzado a establecer lazos afectivos con la hija de Nicole, Violet.

“Les encanta jugar con los demás. Chloe es muy amable con Violet y me conmueve el corazón verlas juntas”, dijo Nicole.

“Es como si una parte de mi infancia hubiera vuelto”.

Reflexionando sobre las posibilidades de que un encuentro así ocurra, Nicole dijo que se sentía como si hubiera “ganado la lotería”.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS