Mujer alpinista muere subiendo el Everest, quería probar que “los veganos son fuertes”

Por Mariana Buendia - La Gran Época
08 de Junio de 2019 Actualizado: 08 de Junio de 2019

Vencer los propios límites puede ser gratificante, pero llevarlos al extremo puede traer más pérdidas que ganancias.

Por cumplir su sueño de llegar a la cima del Everest, una mujer desafortunadamente no lo logró y murió en el intento, pero la polémica se desató por el motivo que la impulsó a su fatal travesía: “los veganos son fuertes”.

Maria Strydom y su esposo Robert Gopel, ambos de 34 años de edad originarios de Australia, tenían gran experiencia en escalar y habían logrado subir diferentes montañas en el mundo, entre ellos el Aconcagua en Argentina y el Monte Kilimanjaro.

Marisa, como también la conocían, era una profesora en la Universidad de Monash y Robert es veterinario de profesión. A pesar de sus trabajos, ambos tenían una gran unión en su matrimonio, además de la pasión conjunta por escalar y cumplir grandes objetivos.

La meta de subir el Everest era una de las últimas que tenían en su lista para poder completar “las siete cimas”, planeada desde hace tiempo gracias a su gran espíritu de aventura y determinación.

La pareja estaba mentalmente y físicamente preparada, pues sabían que la misión por cumplir no era algo pequeño. Incluso su hermana mencionó a Daily Mail que iban preparados con tanques de oxígeno extras pues sabían los riesgos a los que se enfrentaban.

Sin embargo, la meta no fue lograda y el lamentable momento sucedió justo en el último paso para lograr su objetivo. La joven australiana comenzó a escalar en el Campamento 4, el más alto antes de llegar a la cima, de pronto comenzó a sentirse mal y decidió regresar, cuando se encontraba a 26, 085 pies (7950 metros) de altura.

Aunque recibió la ayuda posible en el campamento y logró pasar la noche, su condición se deterioró rápidamente, hasta que su cuerpo dejó de respirar por la falta de oxígeno y murió.

Su familia seguía el movimiento de la pareja a través del GPS. Su hermana mencionó a Daily Mail que sabían incluso la estadística de probabilidad del 3% de fatalidad: “Así que cada vez que teníamos contacto con ella pensábamos, ‘Tu sabes que puede ser probablemente la última vez, pero realmente no piensas que serás parte de ese tres por ciento’”.

La familia se enteró de la lamentable pérdida a través de Internet viendo el nombre de su hija en una noticia, dado que la compañía de expedición no les informó de inmediato sobre la muerte de María y el delicado estado físico y emocional de su marido.

Robert también sufrió la falta de oxígeno, aunque su desenlace fue distinto y logró ser llevado al hospital de Nepal donde recibió tratamiento.

“Físicamente está bien, creemos”, dijo su papá, Heinz Gropel, según Time. “Mentalmente es un desastre.  El acaba de perder a su esposa. Estos chicos no eran amateurs, eran alpinistas profesionales”.

Y como los espectadores no tienen que lidiar con el dolor de la pérdida de un ser querido, fueron rápidos en reaccionar con duras y fuertes ironías, usando las palabras que la propia Marisa había expresado semanas antes del fatal suceso: “Parece que la gente tiene esta rara idea de que los veganos estamos malnutridos y débiles”.

Marisa y su esposo solo quería aprovechar su travesía para eliminar la idea que la gente tiene  acerca de los veganos.

“Al escalar las siete cimas queremos probar que los veganos podemos hacer cualquier cosa y más”, había señalado María en una entrevista dentro de la universidad donde trabajaba.

Desafortunadamente la pareja no pudo demostrar su cometido y la situación se tornó en una triste desgracia. Incluso ella no fue la única que no logró esta misión, dos personas más, incluyendo un compañero de su propio grupo, Eric Arnold de 36 años de edad y Phurba Shepra de 25 años murieron durante el ascenso reportó Time.

La lamentable historia sucedió hace 3 años, pero su familia aún la recuerda como una fiel y determinada mujer que trataba de lograr todos sus objetivos.

Mira el video a continuación: 

Una señora de 70 años cayó en un río congelado, estas personas arriesgan sus vidas para salvarla

¿Te gusto este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS