Mujer australiana descubre una araña gigante del tamaño de un plato en su sala de estar

Por Jack Phillips - La Gran Época
31 de Julio de 2019 Actualizado: 31 de Julio de 2019

Una gigantesca araña cazadora del tamaño de una sartén o plato fue descubierta en la sala de estar de una mujer australiana.

Laree Clarke descubrió el gran arácnido que cechava desde el techo, informó el Daily Mail y The Sun.

Más tarde publicó fotos y videos en los medios sociales y pidió ayuda.

Clarke dijo: “¿Hay alguien que pueda sacar esto de mi casa? ¡No tengo un contenedor tan grande!”.

La araña cazadora es una de las más grandes del mundo.

Clarke añadió: “Cuando me acerqué con la luz del teléfono, se me acercó y me levantó los colmillos y las patas”.

Algunos respondieron a conjunto: “Mátala con fuego”.

“Probablemente es más fácil quemar tu casa en este momento”, escribió un hombre, según el Daily Mail.

Otra persona sugirió, seguramente en broma, que tomara un encendedor y una lata de aerosol y formar un lanzallamas improvisado para quemar el arácnido.

“Te animo a que no tomes el método de Mt. Isa, que es desodorante y encendedor, ya que puedes quemar la casa y hacer que sea noticia”, escribió una mujer.

De acuerdo con el Mail, la mujer eventualmente logró que la araña fuera removida de su casa y liberada a salvo.

La araña cazadora es la araña más grande del mundo gracias a sus patas, según señaló LiveScience.

“Debido a su tamaño, las cazadoras a veces son identificadas incorrectamente como tarántulas. Una manera de distinguirlas es por la posición de las patas. Las patas de la mayoría de las arañas se doblan verticalmente debajo del cuerpo”, dice el sitio, citando al entomólogo, Christy Bills.

Bills añadió que las arañas “a menudo pueden ser bastante grandes y muy rápidas”.

El Museo de Queensland aclara que las arañas son “inofensivas, pero evidentemente pueden ser responsables del vuelco del vehículo ya que se meten dentro del parabrisas y se mueven a través de él ocasionando reacciones de pánico en los conductores”.

“Las cazadoras a menudo colocan su saco de huevos en el desagüe de las bañeras; los adultos se recuperan en los períodos de sequía descansando sobre los lomos de las toallas de baño, tanto en el tendedero como en el baño. Las cazadoras mudan de piel colgando de un hilo y saliéndose de su vieja piel, que se queda colgada en el aire”, dice el sitio web.

¿Inofensivas?

Un marido y una mujer de Australia se llevaron la sorpresa de sus vidas cuando vieron a una araña cazadora intentando devorar una zarigüeya pigmea en su casa de campo el fin de semana pasado.

La pareja tomó una foto de la rara escena que encontraron mientras hacían un viaje por carretera al parque nacional Mount Field en Tasmania, Australia, a unos 64 km al noroeste de Hobart.

Justine Latton compartió la foto tomada por su esposo en un grupo de Facebook dedicado a las arañas y los insectos en Tasmania, acumulando poco menos de 1000 “me gusta” y más de 6300 compartidos en el momento de escribir este artículo.

“¡Araña comedora de zarigüeyas! Foto tomada por mi esposo en una cabaña de Mt Field”, escribió Latton en un comentario acompañando a dos fotos.

En las imágenes, se puede ver a la cazadora hundiendo sus colmillos en la zarigüeya pigmea mientras la sostiene en el aire.

Araña cazadora se come un ratón

No es la primera vez que una araña cazadora es vista comiendo una gran cantidad de comida en el campo.

En 2016, un hombre de Queensland se topó con una escena similar y filmó el momento en que una araña cazadora arrastra un ratón por el costado de una nevera preparándose para devorarlo.

Jason Wormal, un comerciante de Coppabella en Queensland, dijo en una publicación de Facebook: “Así que estoy a punto de irme a trabajar hacia las 00:30 y mi vecino dice: ‘Quieres ver algo genial’ y yo digo: ‘Sí'”.

“Así que nos dirigimos a su casa y me muestra esto. Una cazadora tratando de comer un ratón”.

*****

Te puede interesar:

La historia de un maestro cocinero que llegó a la cima profesional y luego descubrió el verdadero éxito en la vida

TE RECOMENDAMOS