Mujer con vientre en forma de corazón desafía todas las probabilidades y tiene trillizos

Por Isabel Van Brugen - La Gran Época
17 de Junio de 2019 Actualizado: 17 de Junio de 2019

Una mujer británica desafió todas las probabilidades después de dar a luz a trillizos, a pesar de padecer una rara enfermedad -un útero en forma de corazón- que le dificultaba tener un solo hijo.

La nueva madre de Newport de 33 años, Jemma Sheppard, dijo a MailOnline que estaba conmocionada cuando descubrió que estaba esperando trillizos con su esposo Anton, de 32 años, ya que creía que su condición hacía difícil tener incluso un solo bebé.

La afección, conocida como útero bicornado, es una anormalidad poco común y se cree que afecta a cerca del tres por ciento de las mujeres, lo que aumenta la probabilidad de aborto espontáneo en el embarazo y de dar a luz prematuramente, según Healthline.

Sheppard, cuyo útero está dividido en dos cavidades, es ahora madre de un hijo de 6 meses, Rome, y dos hijas Elevyn y Areya. Dijo a MailOnline que está muy contenta por las adiciones a su familia.

“Anton y yo hubiéramos estado encantados con un solo bebé, pero tener una familia tan hermosa de una sola vez es increíble”, contó.

“Las posibilidades de concebir y tener un hijo eran muy pequeñas. Cada vez que miro a nuestros bebés me pellizco. Es un sueño hecho realidad”.

Las buenas noticias llegaron después de que Sheppard y su esposo trataron durante años de formar una familia luego de su boda en septiembre de 2015.

Después de un año de intentarlo sin éxito, Sheppard explicó cómo con su esposo fueron remitidos por su médico para que se hicieran pruebas, y agregó que fue entonces cuando descubrió que tenía la rara afección.

“Las pruebas hormonales revelaron que tenía ovarios poliquísticos, por lo que no estaba ovulando adecuadamente, y también que en lugar de tener la forma habitual de una pera, mi útero tenía forma de corazón”, dijo.

De acuerdo con Healthline, las mujeres con la afección tendrán embarazos tratados como de alto riesgo, y serán monitoreadas cuidadosamente con ultrasonidos frecuentes para observar la posición del bebé. La probabilidad de que se requiera un parto por cesárea también es mayor, según el sitio.

“Aunque podía tomar medicamentos para ayudarme a ovular, la forma de mi útero era muy pronunciada y no había tratamiento. Sentí que la noticia era devastadora”, explicó Sheppard.

Luego de dos meses de las pruebas iniciales, Sheppard contó a la publicación que quedó embarazada gracias a medicamentos para ayudarla a ovular, pero el bebé murió trágicamente a las siete semanas.

Sheppard dijo que cinco meses después tuvo otro aborto espontáneo cuando el bebé tenía seis semanas de edad, y su siguiente embarazo también terminó en un aborto espontáneo temprano.

Sheppard y su esposo decidieron dar un gran paso seis meses después, utilizando la inseminación intrauterina.

“Mi ovulación fue seguida por ultrasonido y justo antes de que  tuviera que producir óvulos, el esperma de Anton fue inyectado en mi útero”, explicó.

A la pareja se le dijo que solo tenían un 15 por ciento de posibilidades de concebir un bebé.

“Aunque los médicos dijeron que había tres folículos, tres óvulos potenciales, nos informaron que solo había alrededor del 15 por ciento de probabilidades de embarazo con un bebé. Así que no nos hicimos ilusiones”, continuó Sheppard.

La pareja quedó atónita cuando un escáner dos semanas después mostró que Sheppard estaba embarazada de tres bebés.

“Apenas podía creerlo cuando el ecografista dijo que había dos cabezas, y luego Anton dijo que podía ver tres”, contó Sheppard.

“También nos dijeron que sería muy probable que un bebé no sobreviviera… Anton y yo nos preparamos para lo peor”.

Los tres bebés nacieron a las 35 semanas el 20 de diciembre por cesárea en un hospital de Cardiff, Gales, y fueron llevados a casa tres semanas después. Elevyn nació primero con un peso de 2,6 kilos, seguido por Roma con 1,9 kilos, y Areya con 1,6 kilos, reportó MailOnline.

El marido carpintero de Sheppard dijo: “Son adorables. A Elevyn le encanta que la acaricien, Areya es muy sonriente, y Roma es un pequeño personaje”.

“A todos nos sorprendió lo pesados y sanos que eran, ya que solo Areya necesitaba un par de días en la unidad neonatal, porque era muy pequeña”, dijo Sheppard.

“No podemos esperar para contarles sobre su increíble comienzo en mi vientre en forma de corazón. Realmente nacieron con amor”.

*****

Mira a continuación:

Dos gemelas meditaban en un parque cuando la policía china las separa de su madre

TE RECOMENDAMOS