Mujer deja su perra en la peluquería, un momento más tarde recibe una llamada aterradora

"Sabíamos que algo andaba mal"
Por La Gran Época
20 de Marzo de 2018 Actualizado: 20 de Marzo de 2018

A los peluqueros de perras se les pide que mimen a su perra y que se vean limpios y bien arreglados. Raramente se les pide que realicen una intervención médica para salvar una vida que pende de un hilo.

Pero las emergencias pueden atacar cuando menos se las espera. Nadie sabe más de esto que Juliana Juliana y su perra Pia.

Juliana Harms y su corgi de 15 años, Pia, viven en Normal, Illinois.

Pia necesitaba un baño y un corte de pelo, y la llevó a Belly Rubs Dog Grooming.

Juliana y Pia están juntas hace varios años. Pero la vieja perrita no tuvo una vida fácil al comienzo.

Pia fue adoptada de un rescate y ha estado viviendo la buena vida con Juliana desde entonces. Pero a la madura edad de 15 años, tiene algunos problemas médicos últimamente.

“Fue su primera salida en mucho tiempo porque estaba lidiando con problemas de hígado y no quería tener que sacarla de la casa. Ella estaba bien, así que pensé que sería un buen día”, dijo Juliana a The Pantagraph.

Juliana dejó a su perra bajo el atento cuidado de los peluqueros y siguió su camino.

Poco después de que Juliana dejara la tienda, los peluqueros de Belly Rubs notaron que Pia actuaba de forma extraña.

Un corgi. (Pixabay stock image)

“Pia estaba acostada de su lado, lo cual era extraño. Todos estamos acostumbrados a cómo actúan los perras y sabíamos que algo andaba mal”, dijo Kerry King, dueña de Belly Rubs, a The Pantagraph.

De repente, Pia quedó sin fuerzas. Ella dejó de moverse, dejó de respirar y su corazón dejó de latir.

La emergencia médica inesperada probablemente habría terminado trágicamente si no fuera por las aspiraciones veterinarias de una de las peluqueras en el salón.

“Le das RCP [resucitación cardiopulmonar] a un perra como lo harías con un humano”, dijo Emily Bauman al Pantagraph.

“Haces boca a boca soplando aire en sus pulmones a través de sus fosas nasales. Luego haces compresiones de pecho como harías con un humano para recuperar ese ritmo cardíaco”.

Juliana no había llegado muy lejos antes de recibir una llamada del peluquero. Regresó corriendo para ver a su perra en cuanto oyó las noticias. Ni siquiera había llegado a su coche antes de tener que volver corriendo al salón de belleza.

“Estaba a unos metros en mi automóvil cuando llamaron y dijeron con mucha calma que creían que Pia tenía un ataque y la estaban reanimando. Volví corriendo al edificio”, dijo Juliana.

¡Gracias a la heroicidad de Emily, Pia sobrevivió!

Pia eventualmente se puso de pie, aunque estaba tambaleante, nerviosa y temblando. Juliana la llevó al veterinario quien luego le dio todo y la envió a su casa.

Cuando no está trabajando como peluquera en Belly Rubs, Emily es estudiante de zoología en la Universidad Estatal de Illinois y es voluntaria en un hospital local de animales. El incidente aterrador reafirmó su deseo de convertirse en veterinaria, dijo.

Al día siguiente, Juliana trajo a todo el personal de Belly Rubs el almuerzo y galletas caseras.

“Ellos se ocuparon de ella”, dijo Juliana. “Estaba realmente agradecida e impresionada”.

TE RECOMENDAMOS