Mamá explica a su esposo en Facebook por qué no lavó los platos, el apoyo de las mujeres fue abrumador

Por La Gran Época
27 de Septiembre de 2019 Actualizado: 01 de Octubre de 2019

¿Alguna vez te has propuesto empezar el aseo de tu casa por un lugar determinado y finalmente nunca lograste terminar? Muchas veces pensamos que contamos con el tiempo necesario para concluir nuestra tarea; sin embargo, siempre suceden situaciones que no nos permiten terminar lo que planeamos, como le pasó a Jordan Harrel.

Jordan es escritora y madre de tres hijos, dos niñas y un niño pequeño. La familia vive en Texas, Estados Unidos. Ella siempre está atendiendo las cosas del hogar, pero no encuentra el tiempo necesario para culminar con lo que se propone.

En una carta a su esposo que compartió en Facebook, ofrece una explicación perfecta de por qué algunas cosas nunca parecen terminar. En su caso; y, probablemente en el de muchos otros, es su cocina la que parece que nunca está limpia.

En la carta, Jordan explica a su esposo la razón o razones del porqué la cocina no estaba limpia, sobre todo porque previamente le había asegurado que la limpieza de la misma estaba en su lista de tareas pendientes.

Empieza su carta diciendo: “Querido esposo, yo sé que dije que iba a limpiar la cocina hoy, así que es probable que cuando llegues te sorprendas de ver que la cocina no está limpia y me encantaría ofrecer una explicación”.

“En primer lugar, fui a la cocina con la única intención de limpiar. He recogido el cepillo de pelo y las bandas de goma de la mesa de la cocina y caminé al baño para ponerlos en el cajón”, escribió.

“Una vez en el baño, me di cuenta de que habían varias toallas mojadas ‘fermentando’ durante varios días”; así que ya puedes adivinar dónde fue después. En la lavandería decidió que pondría de una vez a lavar la ropa, así que cargó la lavadora y se dirigió a la cocina.

En el camino, se encontró a la pequeña “B” que lloraba de hambre y la siguió gimiendo hasta la cocina donde le dio un palito de queso y la mandó a comérselo al garaje porque obviamente estaba “limpiando la cocina”.

“Ver a la niña, me hizo recordar que no había enviado el correo electrónico sobre la fiesta de San Valentín a su maestra, así que corrí al dormitorio para usar la computadora. Mientras abría la computadora, el niño pequeño ‘C’ llegó corriendo y gritando porque su capa se había caído. He arreglado la capa, pero no lo hice de la manera correcta, así que inmediatamente se cayó al suelo”.

Jordan llevó al pequeño que gritaba y pataleaba a su habitación para que se calmara y cerró la puerta, pero al salir recordó que debía quitarle las botas vaqueras, para que cuando pateara la puerta no la rayara.

Y Jordan continuó: “Luego volví a la computadora para… ¿Qué iba a hacer? Después de quince minutos de Facebook, apagué la computadora, porque por supuesto estaba en medi0 de la limpieza de la cocina”.

“Entré a la cocina, solo para darme cuenta que el reloj del horno mostraba que era hora de recoger a la niña ‘A’ de la escuela”.

“Entonces no. No esta limpio. Nada está nunca limpio. Mi vida es solo un estado constante de hacer y nunca completar”.

“Solo pensé en hacerte saber la situación, para que no preguntes sobre el estado de la cocina”.

“No es que alguna vez lo hagas”.

“Te amo por siempre, tu esposa”.

“PD: Recuérdame que envíe un correo a la profesora de la niña ‘B'”.

La carta se hizo viral, para asombro de Jordan. Mucha madres la felicitaron y expresaron sus mismos sentimientos. “Escribo para alentar a las mamás que sienten que no están haciendo lo suficiente o leyendo lo suficiente o cocinando lo suficientemente bien”, le dijo Jordan a Babble.

“Quiero asegurarme de que no haya ninguna madre por ahí creyendo que está completamente sola en toda su basura, que todos los demás hacen más y lo hacen mejor, eso es  mentira. Todos estamos haciendo lo mejor que podemos y nos volveríamos locos si vivimos comparándonos”, continuó.

“El estrés proviene de nosotros mismos, creo que cuando se trata de limpieza tenemos una mentalidad de todo o nada y las cosas no son así. Si no podemos hacerlo todo, levantamos nuestras manos y nos rendimos. Debemos ser realistas y darnos cuenta de que una casa donde hay niños nunca estará impecable. Sin embargo podemos celebrar pequeñas victorias como elegir hacer una o dos cosas para hacer ese día y no sentirnos mal si nos vamos a la cama dejando los platos sucios en el lavadero”, concluye Jordan.

Mira este increíble vídeo de cómo un hombre saca gas de debajo del hielo 

¿Te gustó esta historia? Entonces compártela con tus contactos y haz que las buenas noticias lleguen a todo el mundo.

TE RECOMENDAMOS