Mujer que no salía a comer sin buscar en Google el tamaño de la silla pierde más de 140 libras

Por Agencia de noticias
13 de Enero de 2021
Actualizado: 13 de Enero de 2021

Una joven que pesaba casi 420 libras (aprox. 191 kg) y no comía en restaurantes, sin investigar el tamaño de sus sillas, ahora parece irreconocible después de haber perdido más de 140 libras (aprox. 64 kg).

Freya Symons, de 29 años, de Andover, Hampshire, Inglaterra, decidió abandonar su estilo de vida poco saludable en abril de 2019. Debido a su peso, se negaba a cenar en los restaurantes, sin buscar en Google el tamaño de las sillas para asegurarse de que cabría en ellas y que no fueran propensas a romperse.

Con su mayor peso, Freya no podía caminar sin sufrir dolores en las rodillas.

Freya dice que los médicos la incitaron a perder peso después de sufrir tres abortos espontáneos, y después de luchar con un gran cantidad de dietas, Freya pagó 10,000 libras esterlinas (13,500 dólares) por una manga gástrica y extirpar alrededor del 80 % de su estómago.

Freya Symons, 29 años, de Andover, Hampshire, Inglaterra, antes de perder peso (Caters News)

Después de cambiar su dieta y ahora hacer ejercicio cuatro veces por semana, Freya luce la mitad de la persona que era y ha documentado sus progresos en Instagram en un intento de ayudar a los demás.

“Nunca iba a ir a un restaurante sin investigar en Internet cómo eran las sillas”, dijo Freya, que ha creado su propio negocio llamado Mye Prints.

“Me aterrorizaba ir a un lugar nuevo y no poder caber en los asientos. El miedo a las sillas se debía a la experiencia de no poder caber en las sillas cuando estaba en un crucero”.

“Me quedé llorando porque estaba muy avergonzada”, añadió.

Freya Symons después de la cirugía (Caters News)

Freya dijo que siempre se ha sentido como la “grande” de su grupo de amigos.

“Había sido más grande que mis amigos durante toda mi vida, pero mi rápido aumento de peso comenzó a los 20 años”, dijo. “También tuve tres abortos espontáneos y me consolé comiendo en esos tiempos difíciles”.

“Me despertaba cada mañana y mientras me miraba al espejo me decía que me veía asquerosa. Era un ciclo tan viscoso [sic] que me sentía deprimida, así que comía más para compensar, pero luego terminaba sintiéndome aún peor”, añadió.

“Decidí hacerme la cirugía de manga gástrica el pasado mes de abril y fue la mejor decisión que he tomado en mi vida”.

(Caters News)

Freya—cuyo peso objetivo es de aproximadamente 170 libras (unos 77 kg)—utilizó sus ahorros para pagar la factura de la cirugía, que asciende a casi 13,500 dólares, y pudo pagar parte de ella con ese dinero.

“La cirugía no es el camino más fácil para perder peso, pero sentí que era mi única opción después de haber agotado tantas dietas a lo largo de los años, dijo Freyra.

“Me casé en octubre [2019] y los médicos me recomendaron perder peso después de mis problemas de fertilidad”, dijo la mujer.

“No había ninguna razón por la que no pudiera tener a mi propio bebé a término, por lo que se le echó la culpa a mi tamaño”, continuó.

“Había una lista de espera de dos años para la manga gástrica en el Servicio Nacional de Salud, por lo que me fui a lo privado”.

(Caters News)

Freya dice que fácilmente consumía el doble de las 2000 calorías recomendadas por día y tomaba dulces y chocolate durante todo el día.

“Mi mayor desventaja fue el tamaño de las porciones, no comía comida para llevar todos los días ni nada de eso, sino que comía el doble de pasta que todos los demás”. Durante el día comía a escondidas compartiendo bolsas de chocolate y dulces”.

Sin embargo, dijo que “dio el paso” en abril de 2019 y se sometió a una cirugía.

(Caters News)

“No he mirado atrás desde entonces. He cambiado los bocadillos azucarados por productos a base de frutas y proteínas”, dijo.

“Me siento y me veo como una persona diferente y no puedo esperar a alcanzar mi peso objetivo de 12 libras más. He pasado de la talla 32 o 34 mi talla más grande a 16 o 18 ahora”, agregó.

“Mucha gente ha dicho que me veo irreconocible pero también me siento como una persona nueva”. dijo.

La dieta de Freya antes de perder peso:

Desayuno: Un gran tazón de cereal azucarado
Almuerzo: Pollo, tocino y guarnición de patatas fritas y bebidas gaseosas.
Cena: Gran porción de espaguetis a la boloñesa con pan de ajo
Bocadillos: Bolsas de chocolates/dulces/bebidas gaseosas.

La dieta de Freya ahora:

Desayuno: Barra de desayuno con fruta
Almuerzo: patas de pollo con una ensalada
Cena: Pollo con verduras
Bocadillos: Frutas/patas fritas bajas calorías o barras de chocolates

(Caters News)

El personal de The Epoch Times contribuyó a este informe.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

“Alto nos elevamos”: una historia real de coraje, amor y perseverancia

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS