Mujer queda atónita al encontrar un pájaro muerto dentro de una lata de espinacas

Por Richard Szabo - La Gran Época
24 de Junio de 2019 Actualizado: 24 de Junio de 2019

Una mujer de Pensilvania afirma que hizo un hallazgo inesperado cuando abrió una lata de verduras el 14 de junio.

La madre de Chambersburg, Cherie Lyons, estaba preparando la cena cuando se sorprendió al descubrir lo que identificó como un pájaro muerto en su tazón, después de verter el contenido de una lata de 220 gramos de espinacas frescas de Del Monte.

“Cuando abrí la lata de espinacas para la cena me llevé una gran sorpresa”, dijo Lyons en el grupo cerrado de Facebook What’s Going On In The Chambersburg, PA Area.

La mujer compartió algunas fotos diferentes del espeluznante hallazgo, mostrando lo que parece ser el pico amarillo de un pájaro, un cuello emplumado, órganos internos expuestos y las plumas oscuras de la cola. El cadáver no parecía tener ninguna pata o muslo adherido.

Captura de pantalla de las fotos de Cherie Lyons que muestran un ave muerta que dice haber encontrado en una lata de espinacas de Del Monte en Chambersburg, Pa., el 14 de junio de 2019. (Cherie Lyons/Facebook)

“Si miras la primera foto, se ve el cuenco en el que vertí la espinaca y fue entonces cuando descubrí que había un pájaro en él”, escribió. “Eso fue después de que cayeron algunas espinacas”.

Luego de pasar unos minutos tratando de identificar al ave, Lyons pensó que iba a vomitar, se sintió mal al día siguiente y perdió por completo el apetito por todas las verduras enlatadas. Afirma que nunca antes había tenido problemas cuando compró frijoles verdes o frutas enlatadas.

“Nunca más volveré a comer verduras enlatadas”, dijo. “Esa era la única verdura que comía de una lata, ya no más…. la espinaca era la única que me gustaba envasada”.

Asegura que llamó por teléfono al equipo de atención al consumidor de Del Monte en Nueva Jersey para reportar el espantoso hallazgo, pero se sintió decepcionada al enterarse de que el personal no parecía tomar sus preocupaciones muy en serio.

“Llamé a la compañía esta mañana a primera hora”, contó Lyons. “El representante dijo que no veía cómo era posible… [y] actuó como si no me creyera”.

Lyons sostiene que no fue una broma, que mostró pruebas y que hay más personas que pueden dar testimonio de su veracidad.

“Es difícil de creer, pero es real… Todavía tengo el pájaro, guardé la evidencia como prueba”, dijo. “Tengo las pruebas y cinco personas que lo presenciaron”.

Contó a USA Today que la compañía finalmente ofreció un cheque de 10 dólares por sus “problemas” y pidió que el ave fuera enviada por correo para una inspección adicional.

Lyons todavía está decidiendo si enviar el ave por correo o tomar acción legal contra Del Monte en su lugar. Tiene problemas para encontrar un abogado que acepte tomar su caso.

“Estuve llamando y no he podido encontrar un abogado para tomar el caso”, dijo. “… todos a los que llamé dijeron que no se ocupan de ese tipo de casos y llamé a un montón”.

Mientras organiza su asesoría legal, ha comenzado a investigar a la compañía y ha descubierto que el fabricante Del Monte Pacific no tiene su sede en Estados Unidos.

“Después de leer sobre ellos, me enteré de que su sede está en Singapur”, dijo. “Esa fue otra sorpresa”.

Del Monte defendió su compromiso de proporcionar “alimentos de alta calidad, seguros y nutritivos”.

“Implementamos estrictos controles en todas nuestras operaciones para asegurar que nuestros productos cumplan con los más altos niveles de calidad, seguridad y pureza”, dijo un vocero de la compañía en una declaración obtenida por el USA Today. “Estamos trabajando con el consumidor para reunir más información e investigar el asunto”.

Del Monte Foods fue fundada en el año 1886, se ha convertido en uno de los mayores productores y distribuidores de alimentos del país, y tiene una facturación anual de casi 2000 millones de dólares, según USA Today.

Lyons espera que, al hacerlo público, más gente esté más informada sobre los niveles de contaminación de los alimentos enlatados y animará a más fabricantes de alimentos a mantener a sus clientes mejor informados.

“Puedo entender algo pequeño como un insecto o un alimento básico, pero ¿cómo se puede no ver un ave entera? No habría continuado con esto si ellos hubieran tratado mejor el problemas”.

Se permite cierta contaminación en espinacas procesadas enlatadas o congeladas, de acuerdo con el Manual de Niveles de Defectos Alimenticios de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

Esto incluye no más de 50 áfidos, trips y/o ácaros por cada 100 gramos, menos de 2 mm de larvas de 2 mm de largo, orugas de menos de 12 mm por cada 10 kilos, menos de ocho minadores de hojas de cualquier tamaño por cada 100 gramos y menos de cuatro minadores de hojas con una longitud inferior a 3 mm por cada 100 gramos.

Sin embargo, no existe una regla clara que establezca qué nivel de contaminación de aves se permite en las espinacas enlatadas o congeladas.

*****

Descubre a continuación:

¡El viaje de un ingeniero de software hacia el éxito y la felicidad!

TE RECOMENDAMOS