Mujer se apoya un pulpo en la cara para tomarse una foto y recibe una picadura venenosa

Por Samuel Allegri - La Gran Época
07 de Agosto de 2019 Actualizado: 07 de Agosto de 2019

Una mujer de Washington tuvo un encuentro cercano con un “delicado y precioso” pulpo.

Jamie Bisceglia llevaba puestas sus botas con temática de pulpo mientras pescaba y vio a alguien atrapar un pulpo rojo juvenil del Pacífico, informó King 5 News.

Ella le dijo: “¿Me lo das? No lo dejes ir, quiero comerlo para la cena”.

Bisceglia quiso aprovechar la oportunidad y tomarse una foto inusual para un concurso de fotografía en un derby de pesca en Tacoma el 2 de agosto.

“Era un concurso de fotografía en el derby. Así que, loca yo, mirando ahora hacia atrás, probablemente cometí un gran error”, comentó Bisceglia, según Kiro 7.

“Me picó una vez en la barbilla y luego volvió a picarme”, dijo Bisceglia. “Fue un dolor muy intenso cuando entraron y sangró, sangre durante mucho tiempo”.

Señaló a King 5: “Pensé que era bastante genial, es una criatura preciosa y exótica, y me la puse en la cara y dije: “¡Tómame una foto!”.

El pulpo pequeño la agarró de la cara con sus ventosas y la picó.

“De repente se dieron cuenta y yo me di cuenta, mis ojos se abrieron de par en par, me metió el pico en la barbilla, no una sino dos veces, y era como un gancho de púas entrando en mi piel”, dijo ella. “Estuve sangrando profusamente durante treinta minutos, y fue muy doloroso”.

Los pulpos gigantes del Pacífico tienen picos poderosos que utilizan para comer cangrejos y otros animales con caparazón, y su mordedura también tiene veneno utilizado para paralizar a su presa.

Aunque su mentón se hinchó, decidió ir al derby de pesca al día siguiente de todos modos.

“No fui al hospital porque soy una mujer muy fuerte, creo, y estaba dedicada a hacer mi derby”.

Pasó otro día sin ir al hospital, pero cuando se despertó el domingo por la mañana se dio cuenta de que la picadura era muy grave y requería atención médica.

“Noté que no podía tragar correctamente, que mi garganta estaba hinchada… el lado izquierdo de mi cara estaba prácticamente paralizado”, dijo.

Fue tratada por un médico que también era un fanático de los pulpos. Dijo que tenía el tatuaje de un pulpo de anillos azules en el brazo.

Ahora se está recuperando y le gustaría advertir a la gente sobre la lección que aprendió de este calvario. “Estoy aquí para decirle a la gente que solo porque algo parezca delicado y precioso, e incapaz de lastimarte, deben saber lo que están tocando antes de hacer algo como lo que yo hice”, señaló.

“Y todavía me duele”, dijo Bisceglia. “Tomo tres antibióticos diferentes. Esta hinchazón puede ir y venir durante meses, dicen”.

“Esta no fue una buena idea”, dijo. “En retrospectiva, mirando hacia atrás, nunca lo volveré a hacer.”

A pesar del incidente, está ansiosa por volver a su hobby.

“No voy a estar fuera del agua tanto tiempo”, dijo ella, “Tengo que ir a pescar”.

*****

Descubre a continuación:

¡El viaje de un ingeniero de software hacia el éxito y la felicidad!

TE RECOMENDAMOS