“Los cachorros no son personas”, dice abogado defensor de mujer que tiró 7 perritos al basurero

Por Robert Jay Watson
10 de Julio de 2019 Actualizado: 10 de Julio de 2019

A pesar que la legislación sobre los derechos de los animales ha mejorado de forma drástica y la crueldad hacia los animales se castiga con más severidad, muchos delincuentes siguen sin comprender el simple hecho que los animales pueden experimentar dolor y alegría al igual que los humanos.

Por desgracia, un caso reciente de Coachella, California, muestra cuánto trabajo queda por hacer para educar a la gente y cambiar las actitudes. Una mujer está acusada de crueldad y negligencia hacía más de 40 perros, y la historia conmocionó a la gente en todo el estado y en los tribunales.

Todo comenzó el 18 de abril de 2019, cuando un hombre anónimo colocó materiales en un contenedor de basura junto a una tienda de autopartes en Coachella. Lo que encontró dentro del basurero fue chocante: una bolsa de plástico con siete cachorros recién nacidos dentro. La tarde era calurosa con altas temperaturas más de 32 grados centígrados, y los cachorros estaban en grave peligro.

El hombre llevó a los cachorros, que solo tenían 3 días, al interior de la tienda, que tenía aire acondicionado. Cuando se revisaron las imágenes de las cámaras de vigilancia, se vio a una mujer arrojar los cachorros a la basura apenas 15 minutos antes, según informó NBC Los Angeles.

Como dijo Riverside County Animal Services (RCAS) en un comunicado de prensa, citado por People: “Si no fuera por las acciones del buen samaritano, los cachorros no habrían sobrevivido mucho tiempo más”. ¿Quién pudo hacer algo tan cruel y por qué? “En la actualidad, [RCAS] u otros refugios estarían dispuestos a llevar a estos animales a padres adoptivos o compañeros de rescate”.

“Este fue un acto vergonzoso”, afirmó RCAS. La sospechosa, filmada en cámara, es Deborah Sue Calwell, de 54 años de edad, quien fue detenida el 22 de abril y acusada de crueldad contra animales, lo cual es un delito grave en California. Cuando la policía fue a su residencia, lo que encontraron fue casi tan horrible como el interior del contenedor de basura, donde en días atrás, los perros se asaban en una bolsa de plástico bajo el sol ardiente.

Deborah  tenia más de 38 perros en su casa, que estaba “en mal estado”, según los oficiales de RCAS, citados en el Desert Sun. Estos perros “vivían en habitaciones abarrotadas” como RCAS escribió en su página de Facebook. “Si te fijas en sus ojos, muchos de ellos parecen muy nerviosos. No están acostumbrados a ser tratados con amor, ni muchos saben como caminar con correa”.

Cuando llegó el momento de la audiencia para la fianza de Deborah, que en un principio se fijó en 10.000 dólares, los fiscales pidieron al juez que la elevara, dada la gravedad de sus crímenes y el gran número de perros a los que les causó un gran daño. Su abogado tuvo la audacia de argumentar que “los cachorros no son personas”, como informó el Desert Sun; por lo tanto, sus acciones no deberían ser castigadas tan severamente.

Esto enfureció a la gente en la sala del tribunal, que audiblemente jadeó cuando la defensa sacó a relucir este argumento. El juez estuvo de acuerdo cuando aumentó la fianza de Deborah a 50.000 dólares. Apenas unos días después de la audiencia, donde se acusó a Deborah de haber abandonado la camada, el más pequeño de la camada falleció en una casa de acogida.

La increíble voluntaria de RCAS que se llevó a los cachorros a casa, Noni Boen Schirm, hizo todo lo que pudo para salvarlo, pero después de un breve y traumático comienzo de su vida, no pudo sobrevivir. “Ayer perdí al más pequeño… mi corazón está tan roto. Estaba tan débil y aguantó todo el tiempo que pudo 😭”, compartió con RCAS.

Afortunadamente, RCAS  logró reubicar a 30 de los 37 perros adultos hasta el 7 de mayo, en su página de Facebook, y Noni Boen Schirm continúa al cuidado del resto de los cachorros abandonados, que lograron sobrevivir.

Para los defensores de los animales en este caso, la parte más importante de la historia es que los perros no son solo una propiedad sin vida que puede ser descuidada y maltratada. Como dijo la abogada Katie Phillips al Desert Sun, “Son criaturas vivientes y están en esta tierra para que las protejamos. Y son víctimas inocentes”.

Aunque los cachorros no sean personas, merecen justicia.

Mira la impactante historia de este rescate: 

Estos perritos quedaron atrapados en un pozo abandonado durante 3 días, sin comida ni agua

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS