Mujer VIH positiva celebra 18 años de amor incondicional de su marido y sus hijos: “Confío en Dios”

Por Louise Bevan
31 de Diciembre de 2020 4:04 PM Actualizado: 31 de Diciembre de 2020 4:04 PM

Después de soportar el trauma del trabajo infantil y de salir con hombres mayores para criar a sus hermanos, una mujer con VIH ahora quiere que los demás sepan que el amor incondicional, la aceptación y la familia son sueños al alcance de cualquiera que viva con el mismo diagnóstico agobiante que el suyo.

Mandisa Dukashe y su marido, Siyabulela Dukashe, de la provincia de Gauteng, Sudáfrica, comparten dos hijas jóvenes y un hijo cada unoa de sus relaciones anteriores.

Hablando con The Epoch Times, la pareja dijo que su feliz matrimonio ha prosperado durante 18 largos y satisfactorios años. Sin embargo, la historia de la vida de Mandisa comenzó de manera muy diferente.

Siyabulela Dukashe, de 42 años, y Mandisa, de 44, con sus hijas. (Cortesía de Mandisa Dukashe)

“Soy el primer hijo en ir a la universidad y yo era la única esperanza de sacar a mi familia de la choza”, dijo Mandisa a The Epoch Times por correo electrónico.

Siendo una de cinco hermanos, Mandisa recordó su infancia en la ciudad de Kids Beach en el Cabo Oriental. Su madre, una trabajadora doméstica, la llevó a vivir con sus abuelos y 10 primos en un pueblo rural cuando tenía 2 años. Su padre, un policía, fue asesinado en servicio un año después, y su madre la rechazó.

“Estaba muy unida a mi abuela”, dijo Mandisa. “Era una mujer cariñosa y cuidadosa (…) pero como tenía que criar a 14 nietos, no nos podía dar a ninguno de nosotros la atención que merecíamos”.

Mandisa dijo que su tío violento a menudo amenazaba con echar a los niños a la calle. A los 12 años, Mandisa dejó la escuela para trabajar en una granja local.

“La ausencia física y emocional de mi madre me llevó a abandonar la escuela”, dijo Mandisa. “También salí con hombres mayores para conseguir dinero para enviar a mis hermanos y comprarles uniformes escolares, lo cual es algo que puedo llamar trabajo sexual”.

Mandisa, que vivía en una choza de una habitación, se casó con un hombre nueve años mayor que ella en 1996.

Mandisa cuando tenía 21 años, dos años después de su primer matrimonio. (Cortesía de Mandisa Dukashe)

“Tomé la decisión de casarme pensando que estaba asegurando un futuro. Él tenía un trabajo y me mantenía, que fue lo que me atrajo de él”, dijo.

Mandisa dio a luz a un hijo, pero dio positivo en la prueba del VIH a los seis años de matrimonio. Desesperadamente infeliz, dejó el matrimonio en enero de 2003.

“Cuando escuché por primera vez el diagnóstico pensé que era el fin de mi vida”, dijo.

“Estaba cursando el segundo año en la universidad y podía ver la luz al final del túnel. La noticia afectó mi rendimiento académico durante un año, pero gracias a Dios completé la carrera en un tiempo récord”.

Luego, en el invierno de 2003, un nuevo capítulo de la vida la tomó por sorpresa.

“Era una época de fiestas”, recordó Siyabulela. “La vi caminando con sus amigas. Me acerqué a ella para decirle cuánto la amaba”.

“Me amaba incondicionalmente, me aceptó con mi hijo de mi matrimonio, y también me declaró su amor a pesar de mi diagnóstico de VIH”, dijo Mandisa.

El amor sincero de Siyabulela dio sus frutos; la pareja se casó finalmente en septiembre de 2007.

“No había nada en mi espíritu que me permitiera discriminarla o estigmatizarla. Todos estamos hechos a imagen y semejanza de Dios”, dijo Siyabulela. “Dios promueve el amor (…) el poder del amor que es lo que nos mantiene en movimiento”.

Sin embargo, la realidad de su condición de VIH mixto golpeó a la pareja cuando decidieron tener un hijo juntos. Optaron por una costosa inseminación intrauterina y dieron a luz a una hija VIH negativa en 2010.

Cuando estaban planeando concebir su segundo hijo, Mandisa comenzó la terapia antirretroviral (ART), convirtiendo su VIH en “indetectable”. Así, dio a luz a una segunda hija VIH-negativa en 2014, preservando la condición de VIH-negativo de su marido hasta el día de hoy.

“Ella es parte de mí, yo soy parte de ella”, dijo Siyabulela. “Incluso doy gracias a Dios por bendecirme, usándola para darme estas hermosas hijas. Son las manzanas de mis ojos”.

Siyabulela dijo que las personas con VIH necesitan amor y apoyo.

“El VIH no es una sentencia de muerte”, dijo, añadiendo la advertencia de que conocer su estado es fundamental.

“Hágase una prueba de VIH. Es muy importante entablar una relación con una clara conciencia de lo que está sucediendo con respecto al VIH”, dijo.

(Cortesía de Mandisa Dukashe)

Para ayudar a los demás, Mandisa y Siyabulela crearon juntos el Centro de Empoderamiento Zanoncedo, una organización sin ánimo de lucro. La fundación ha empleado a 100 voluntarios con ayuda económica, el centro ofrece servicios de apoyo — que incluyen asesoramiento sobre la prueba y el tratamiento del VIH— a 16 aldeas del Cabo Oriental, así como apoyo por Internet a través de su sitio web.

Mandisa fue reconocida por la Asociación de Mujeres Empresarias de Sudáfrica por su labor sin fines de lucro. Escribió un libro titulado “As I Rise Above” (Como lo superé) para compartir su historia de triunfo sobre la adversidad.

“Muchas personas se rindieron y algunas están a punto de rendirse pensando que no pueden recoger los pedazos”, dijo. “El libro está ahí para demostrarle a la gente que es posible elevarse por encima de todo”.

(Cortesía de Mandisa Dukashe)

Como “una chica rural nacida y criada en una choza de una sola habitación”, Mandisa dice, a veces se pregunta qué ha hecho para merecer todo lo que tiene hoy, pero encuentra consuelo en la fe.

“No lo habría logrado sola”, dice. “Confío en Dios con todo lo que soy”.

“Mi fe y su favor sobre mí es notable, estoy asombrada con lo que ha hecho y sigue haciendo en mi vida”, añadió. “Soy quien soy por su gracia y no lo dejaría por nada”.

¡Nos encantaría escuchar sus historias! Puede compartirlas con nosotros en [email protected]


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

A continuación

A los 20 años no era saludable, pero descubrió que vivir de acuerdo con Verdad, Benevolencia y Tolerancia su vida podía cambiar

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.