Múltiples redadas antidroga evidencian la lucha de Los Ángeles en las casas rodantes y campamentos

Por Beige Luciano Adams
11 de Febrero de 2024 10:30 PM Actualizado: 11 de Febrero de 2024 10:54 PM

El Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) anunció a principios de esta semana la detención de dos individuos acusados de vender estupefacientes en un campamento de personas sin hogar. Según la División Rampart de la Policía de Los Ángeles, los sospechosos llevaban a cabo una operación desde una casa rodante aparcada junto al campamento, en una zona de Westlake “muy conocida” por los delitos relacionados con las drogas.

A finales del mes pasado, una serie de órdenes de registro condujeron a la policía a la casa rodante, donde se incautaron de 147,987 dólares en efectivo, cocaína y una pistola.

La policía determinó que la casa rodante “no estaba siendo utilizada por ningún individuo alojado en ella como vivienda”, sino “con el único propósito de dedicarse a la venta y consumo de estupefacientes.”

Una pistola no registrada y moneda estadounidense incautada durante una investigación policial en una casa rodante en el barrio de Westlake de Los Ángeles el 31 de enero de 2024. (Cortesía del Departamento de Policía de Los Ángeles)

Estacionar una operación de drogas junto a un campamento de personas sin hogar donde es probable que muchos estén luchando contra una adicción severa es un modelo de negocio establecido, dicen las autoridades. En Los Ángeles, donde el problema de los sin techo y las sobredosis mortales de drogas siguen creciendo de forma descontrolada, las fuerzas del orden apuntan a la infiltración de miembros de bandas que utilizan los campamentos de tiendas de campaña como tapadera para llevar a cabo operaciones de tráfico de drogas.

El incidente —una de las múltiples redadas de drogas en casas rodantes en 24 horas— apunta a un problema más amplio, ya que los funcionarios luchan por responder a una explosión de casas rodantes en las calles de Los Ángeles, desde Venice hasta el Valle de San Fernando y la Bahía Sur.

De 2017 a 2023, los campamentos de vehículos en la ciudad aumentaron un 82 por ciento. Y aunque las recientes iniciativas de ayuda a las personas sin hogar se han centrado en los campamentos de tiendas de campaña, los vehículos constituyen ahora la mayoría —57 por ciento— de las viviendas de personas sin hogar, según el recuento puntual de personas sin hogar de Los Ángeles en 2023.

“Las casas rodantes a menudo suponen una amenaza para la seguridad pública, ya que bloquean la visibilidad de los vehículos, filtran aguas residuales a las calles de la ciudad y han provocado varios incendios cuando se utilizan calefactores o propano en su interior”, señaló en 2022 la concejala Mónica Rodríguez al anunciar los resultados de un programa piloto en su distrito, que incluye Sylmar, Pacoima y Sunland-Tujunga. En su primer año, el programa colocó a 94 personas en viviendas de apoyo permanente y se deshizo de 65 casas rodantes.

Pero algunas comunidades afectadas por los vehículos instalados desde el inicio de la pandemia, así como por la nueva afluencia de casas rodantes dicen sentirse frustradas por la inacción del gobierno.

El 31 de enero, el mismo día de la detención por parte de la División Rampart de la policía de Los Ángeles, al otro lado de la ciudad, en Venice, las autoridades municipales retiraron tres grandes casas rodantes que habían estado aparcadas frente a una iglesia y dos escuelas.

Resulta que también se trataba de una redada de narcóticos de la policía de Los Ángeles, y se practicaron detenciones tras una investigación.

La concejal Traci Park, cuyo Distrito 11 incluye Venice, dijo a The Epoch Times que las casas rodantes llevaban allí años, y eran “conocidas por ser dedicadas al tráfico de estupefacientes y otros tipos de conducta delictiva.”

“Esas casas rodantes, que han sido un problema constante para estas familias y vecinos, han sido remolcadas”, declaró Park.

La concejala de Los Ángeles Traci Park habla con miembros de la comunidad. (Cortesía de Traci Park)

Si bien las operaciones han despejado los campamentos de tiendas de campaña cercanos, la concejal del vecindario de Venice, Soledad Ursua, dijo que muchas casas rodantes, como las descritas anteriormente, han permanecido estacionadas permanentemente en las calles residenciales de Venice desde 2020.

Park dice que las casas rodantes son ahora la queja número uno que su oficina escucha de los constituyentes.

“Muchas de las quejas se relacionan no solo con las cantidades excesivas de basura y escombros que ocupan el espacio de la acera, sino también con el vertido ilegal y una gran cantidad de presuntas conductas delictivas, narcóticos, tráfico, tráfico sexual y cosas que abarcan toda la gama”, dijo.

En respuesta a una oleada de quejas en muchos distritos, el Ayuntamiento de Los Ángeles votó en 2022 a favor de levantar una moratoria de la época de la pandemia sobre el remolque de casas rodantes.

Un campamento de personas sin hogar en Los Ángeles el 20 de enero de 2022. (John Fredricks/The Epoch Times)
Casas rodantes aparcadas a lo largo de la calle en la zona de Venice de Los Ángeles el 27 de enero de 2021. (John Fredricks/The Epoch Times)
Un hombre fuma un cigarrillo en un campamento de vehículos recreativos sin hogar en la zona de Venice, Los Ángeles, el 10 de noviembre de 2021. (John Fredricks/The Epoch Times)

Pero algunos sostienen que eso sirvió de poco en Venice, donde Ursua dijo que los funcionarios de la ciudad le han dicho que el código municipal con respecto al remolque ahora está desactualizado.

“Se puede multar, pero no remolcar. Antes había leyes en vigor que caducaban, así que son los códigos de transporte los que caducan”, explicó.

Park confirmó que el código en cuestión ya no rige en la ciudad de Los Ángeles.

“Ahora hay una oleada de vehículos sin techo”, dijo Ursua. “Y da mucho miedo pasar por la noche, por la franja de Main Street. Cualquier mujer debería tener miedo de pasar por delante de una hilera de casas rodantes con hombres durmiendo en ellas. Sabemos que hay algo mal en esta situación”.

Soledad Ursua, concejala del barrio de Venice, habla con “California Insider” de The Epoch Times sobre la situación de los sin techo en Venice Beach y más allá en 2021. (Hau Nguyen/The Epoch Times)

Mientras tanto, en Harbor Gateway, una zona industrial de South Bay en la frontera entre Los Ángeles y el condado no incorporado de Los Ángeles, un empresario local dijo que las quejas sobre la explosión de campamentos de casas rodantes cayeron en oídos sordos, hasta que se replanteó como un problema ambiental.

“El Departamento de Justicia se implicó en nuestro caso y las cosas empezaron a moverse”, declaró a The Epoch Times Barry Coe, empresario independiente que dirige una empresa manufacturera en la zona.

Coe explicó que exigió al gobierno federal que emprendiera acciones legales contra el condado de inmediato para hacer frente a lo que, en su opinión, era un desastre medioambiental causado por las casas rodantes .

“Pedí un decreto de consentimiento contra el condado por los perjuicios que causaba, vertiendo aguas residuales sin tratar en los desagües pluviales y en el océano”, declaró Coe, quien añadió que en el distrito de fabricación pesada había pocos electores, pero la zona se había convertido en un lugar “plagado de delincuencia y prostitución”, lo que llevó a algunos propietarios de negocios a quejarse.

Calcula que las autoridades han retirado alrededor de la mitad de las cerca de 600 casas rodantes que estaban aparcadas en la zona.

“Es complejo porque hay una ley que regula los vehículos de motor, hay que incautarlos durante un mes y ponerlos a la venta con gravamen”, explica.

Para superar estos obstáculos, algunas empresas locales, dijo, donaron propiedades para almacenar los vehículos antes de que el Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles los destruyera.

Un agente del Departamento del Sheriff de Los Ángeles habla con un sin techo sentado frente a su campamento en la zona de Venice, Los Ángeles, el 8 de junio de 2021. (John Fredricks/The Epoch Times)

Según Coe, las fuerzas del orden “no reciben luz verde de los políticos. Nadie parece saber por qué. Ponen excusas. En lugares como Venecia es terrible. Aquí señalé: ‘tenemos un desastre medioambiental entre manos’, y en cuanto lo hice hubo cierto movimiento”.

El reto de alojar a la gente, abordar la suciedad e inseguridad de las calles, la actividad delictiva, el tráfico bloqueado y el auge de los “señores de las furgonetas” depredadores —que explotan a los inquilinos de casas rodantes con bajos ingresos— se ve agravado por un entorno normativo enmarañado y la falta de voluntad política, afirman los afectados.

La preocupación por la seguridad pública, las cuestiones medioambientales y el cumplimiento de la ley se oponen a menudo a los derechos civiles de los habitantes de las casas rodantes, algunos de los cuales no son delincuentes, sino parte de los trabajadores pobres de la ciudad. Algunos dirigentes se oponen abiertamente a las redadas y se han negado a desalojar los campamentos, incluso cuando suponen una grave amenaza para la seguridad pública, argumentan los críticos.

El Ayuntamiento de Los Ángeles prohibió el año pasado los campamentos de tiendas de campaña cerca de zonas sensibles como escuelas y guarderías. Pero el código no se aplica de manera uniforme. Algunos concejales, como Hugo Soto-Martínez, del Distrito 13 del Ayuntamiento, y Eunisses Hernández, que representa al Distrito 1, se oponen con vehemencia. Otros, como la concejala Park, han tomado medidas para aplicarla en sus respectivos distritos, y han introducido medidas para extender prohibiciones similares a las casas rodantes.

“No creo que ninguna familia deba tener que preocuparse por la seguridad de sus hijos al ir y venir del colegio o al utilizar nuestros parques, por lo que se trata de una normativa razonable que tiene sentido para mí”, declaró Park.

En noviembre, el ayuntamiento aprobó por 11 votos a favor y 2 en contra una resolución de Park y la concejala Heather Hutt, representante del distrito 10 del ayuntamiento, para prohibir el estacionamiento de casas rodantes en varias calles del sur y el oeste de Los Ángeles.

Las solicitudes de comentarios de los concejales Hernández y Soto-Martínez, que votaron en contra de la medida, así como la concejal Rodríguez, no fueron devueltos en el plazo.

En toda la ciudad, la normativa y su aplicación siguen siendo un mosaico.

Un residente de Venice Beach pasa en coche por delante de un campamento de personas sin hogar frente a la Abbot Kinney Memorial Branch Library en Los Ángeles el 18 de febrero de 2022. (John Fredricks/The Epoch Times)
Varias mujeres caminan junto a campamentos de personas sin hogar en Venice Beach, Los Ángeles, el 8 de junio de 2021. (John Fredricks/The Epoch Times)

El Departamento de Policía de Los Ángeles ha firmado recientemente un contrato por valor de USD 250,000 con una empresa de reciclaje para eliminar una acumulación de vehículos recreativos en mal estado que lleva años abandonada. La misma empresa, según los registros municipales, también tiene un contrato de un millón de dólares por dos años con el programa Inside Safe de la alcaldesa de Los Ángeles, Karen Bass, que se encarga de desalojar campamentos trasladando a la gente a viviendas provisionales.

Aún así, muchos funcionarios se quejan de que se ven limitados por la falta de espacio para aparcar las casas rodantes confiscadas, así como por la necesidad de crear aparcamientos seguros con servicios para los habitantes de estas casas.

Bass ha afirmado que prohibir la circulación de casas rodantes en determinadas zonas sería inútil, ya que la ciudad solo dispone de un camión capaz de remolcar estos vehículos. La oficina del alcalde ha reconocido la necesidad de designar aparcamientos seguros, pero en diciembre no pudo facilitar una lista de posibles ubicaciones.

La nueva iniciativa Pathway Home del condado de Los Ángeles, que comenzó el mes pasado, está intentando ampliar el programa piloto de la concejala Rodríguez, con 144 casas rodantes retiradas hasta el momento.

Sin embargo, todos estos esfuerzos siguen viéndose obstaculizados por la división política.

La alcaldesa de Los Ángeles, Karen Bass, habla en Studio City, California, el 30 de enero de 2024. (John Fredricks/The Epoch Times)

Aunque algunos líderes demócratas, entre ellos el gobernador de California, Gavin Newsom, presentaron escritos de amicus curiae instando a la Corte Suprema de Estados Unidos a que se pronuncie sobre la apelación de un fallo del Noveno Circuito que ha prohibido a los municipios aplicar prohibiciones contra la acampada —la Corte se ha hecho cargo de la cuestión y se espera una opinión en junio—, los demócratas del sur siguen divididos.

Citando los miles de millones que el estado ha invertido para hacer frente a la falta de vivienda, Newsom dijo en una declaración el mes pasado que las recientes sentencias han atado las manos de los gobiernos estatales y locales y ha dado lugar a “costosos retrasos de las demandas que han plagado nuestros esfuerzos para eliminar los campamentos y prestar servicios a los necesitados”.

Y en una reunión de la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles a principios de esta semana, las supervisoras Janice Hahn y Kathryn Barger presentaron un amicus curiae, modificado para subrayar que la junta no pretende criminalizar a las personas sin hogar y solo quiere claridad sobre si las autoridades pueden deshacerse de la ropa de cama y las posesiones cuando las personas son trasladadas a una vivienda.

Según Hahn, la prohibición general “ha dado lugar a enormes campamentos en muchos de nuestros espacios públicos: playas, estaciones de metro y parques. Y sabemos que estos campamentos no son seguros para vivir. Sabemos que las drogas proliferan. Sabemos que hay violencia contra las mujeres”.

Tras un aluvión de comentarios públicos en contra del escrito, principalmente de empleados de organizaciones sin ánimo de lucro que atienden a la población sin hogar, un consejo dividido aprobó la moción por 3 votos a 2.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.