Músico callejero ignorado por la gente conquista a unos adorables gatitos y su actuación se hace viral

Por Louise Bevan
07 de Noviembre de 2019 Actualizado: 07 de Noviembre de 2019

Trabajar en la calle puede ser una profesión ingrata y algunas noches son más lentas que otras. Pero para un hombre y su guitarra, un público cada vez más reducido se transformó de repente en un conjunto embelesado de pequeños amantes de la música.

Adorables imágenes capturaron el momento en que un grupo de pequeños gatitos se amontonaron alrededor del músico callejero que actuaba en las calles de Pangkor, Malasia, para ofrecerle el apoyo que necesitaba.

Mientras el músico de cabello largo toca y canta, las cuatro cabecitas de los gatitos se inclinan hacia arriba. En un momento dado, se te perdonaría que pienses que sus pequeñas cabezas se mueven al ritmo de la canción.

El músico sonríe mientras mira hacia abajo a su público embelesado. Los cuatro gatitos se comportan maravillosamente en comparación con sus contrapartes humanas: se sientan juntos dulce, uniforme y pacientemente mientras el músico callejero termina su canción.

gatitos, cautivados
Imagen ilustrativa. (Pixabay | 12019)

El conmovedor video fue compartido en YouTube, donde tiene más de 3.9 millones de visitas hasta la fecha.

Un público cautivado

Según el Daily Mail, la persona que filmó el material original lo explicó más tarde: “Mi amigo acababa de tocar  esa noche, pero no mucha gente lo oyó cantar”.

“Se sentía molesto, luego se sienta, se relaja y canta la canción sólo por diversión. De repente, los gatitos, de 3 meses de edad, [fueron y se sentaron] frente a él”, explicó. “Eran mis gatitos: era como si conocieran sus sentimientos y le dieran apoyo”.

guitarra clásica
Imagen ilustrativa. (Pixabay | FirmBee)

Los gatitos se sentaron con el músico callejero hasta el final de su canción. El músico, agradecido por su adorable y diminuto público, asintió con la cabeza y agradeció a los gatitos por su atención.

Los comentarios de los espectadores atestiguaron la belleza del vídeo. “Esta es la cosa más dulce que he visto en mi vida”, escribió un espectador, “lo miran con asombro”.

“Esta era la forma en que el universo le decía a este tipo que no se rindiera”, especuló otro. “Esos gatitos eran en realidad guías espirituales que aparecieron en el momento adecuado”.

Un espectador cínico bromeó: “¡Esto es lo que pasa cuando pones atún en tu guitarra!”

¿Los gatos disfrutan realmente escuchar música?

Según el sitio web veterinario Cat Health, los gatos tienen una audición aguda, de la que dependen habitualmente para cazar a sus presas. El oído externo de felino en forma de cono capta y amplifica las ondas sonoras ambientales, y también puede girar 180 grados.

Sin embargo, resulta que la mayoría de los gatos no están interesados en la música humana.

Un estudio realizado en 2015 por psicólogos de la Universidad de Wisconsin, publicado en la revista Applied Animal Behavior Science, afirmaba que para que los gatos disfruten de la música, ésta tendría que ser de una variedad específica de la especie.

Los autores del estudio recurrieron al compositor David Teie en busca de ayuda. El músico escribió tres canciones originales para ajustarse a las especificaciones del estudio: Cozmo’s Air, Spook’s Ditty y Rusty’s Ballad.

A continuación, los investigadores tocaron las tres canciones de David, más dos temas de “música humana” (Air on a G String deach y Elegie) a 47 gatos domésticos participantes. Los gatos mostraron una “preferencia e interés significativos” por la música apropiada para gatos, escribieron los autores del estudio.

Tal vez sin sorpresa, ninguno de los 47 gatos respondió a la música humana en absoluto.

Los autores del estudio Megan Savage y Charles Snowdon explicaron: “Hemos desarrollado un marco teórico que plantea la hipótesis de que para que la música sea efectiva con otras especies, debe estar en el rango de frecuencias y con tiempos similares a los utilizados en la comunicación natural por cada especie”.

Los humanos y los gatos comparten el mismo límite inferior de audición, alrededor de 20 Hz. La diferencia en los límites de sonido de alta frecuencia, sin embargo, es sustancial. Los humanos pueden oír frecuencias de hasta 20.000 Hz; los gatos pueden oír hasta 64.000 Hz.

El compositor David Teie produjo Music for Cats, una serie de álbumes que incluyen pistas de audio diseñadas para enriquecer el ambiente doméstico de los gatos. Se han vuelto muy populares y han tenido un éxito especial con los gatos rescatados.

David, explica en su sitio web: “todas las especies tienen una respuesta biológica intuitiva a los sonidos basada en su desarrollo cerebral y vocalizaciones”.

La música humana usualmente se basa en un latido regular o “pulso”, explica el sitio, porque nosotros como humanos escuchamos el pulso de nuestra madre en el útero mientras nuestros cerebros se desarrollaban.

Los cerebros de los gatos tienen sólo una octava parte del tamaño al nacer, de lo que serán a las 10 semanas de edad. Por lo tanto, David emplea un sonido que imita la succión de la leche, en lugar de los latidos del corazón, al componer su música para gatos.

David también incorpora otros numerosos “sonidos felinos” en su música.

Los psicólogos de la Universidad de Wisconsin afirmaron que las respuestas de los gatos a la música de David “sugieren formas novedosas y más apropiadas de utilizar la música como enriquecimiento auditivo para los animales”.

Las posibilidades son infinitas.

Ciclista ingenioso trepa un árbol para rescatar a unos gatitos asustados

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS