NASA: científicos descubren exoplaneta del tamaño de la Tierra oculto en antiguos datos del Kepler

Por Katabella Roberts
16 de Abril de 2020
Actualizado: 16 de Abril de 2020

Un equipo de científicos que está dando un segundo vistazo a las observaciones de datos del telescopio espacial Kepler de la NASA, que la agencia retiró en 2018, ha descubierto un exoplaneta del tamaño de la Tierra que orbita en la zona habitable de su estrella, anunció la agencia espacial en un comunicado de prensa el 15 de abril.

El planeta, llamado Kepler-1649c, está situado a 300 años luz de la Tierra y es muy similar a ella en tamaño y temperatura estimada, siendo solo 1.06 veces más grande que nuestro planeta, dijo la NASA. La cantidad de luz estelar que recibe de su estrella anfitriona es el 75 por ciento de la cantidad de luz que la Tierra recibe de nuestro sol, lo que sugiere que la temperatura del exoplaneta puede ser similar a la de la Tierra también.

El Kepler-1649c también se encuentra dentro de la zona habitable de su estrella, orbitando a la distancia justa que posibilita que el agua líquida puede existir en la superficie, sugiriendo que podría potencialmente sustentar la vida tal como la conocemos.

Una ilustración de cómo podría ser el Kepler-1649c desde su superficie. (NASA/Centro de Investigación Ames/Daniel Rutter)

A diferencia de la Tierra, orbita alrededor de una enana roja. Estas estrellas forman la mayor población de estrellas de la galaxia y son mucho más pequeñas y frías que nuestro Sol. Aunque no se ha observado ninguna en este sistema, este tipo de estrella es conocida por los estallidos estelares que pueden hacer que el entorno de un planeta sea un desafío para cualquier vida potencial.

Aunque todavía se desconoce mucho sobre el nuevo exoplaneta, incluyendo su atmósfera, que podría afectar a su temperatura y al tamaño correcto, la NASA dijo que el descubrimiento es intrigante para los científicos que buscan mundos con condiciones potencialmente habitables.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


“Este intrigante y distante mundo nos da una esperanza aún mayor de que una segunda Tierra se encuentra entre las estrellas, esperando ser encontrada”, dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de la Misión Científica de la NASA en Washington. “Los datos recogidos por misiones como Kepler y nuestro Satélite de Estudio de Exoplanetas en Tránsito [TESS] continuarán produciendo descubrimientos sorprendentes a medida que la comunidad científica refina sus habilidades para buscar planetas prometedores año tras año”.

El exoplaneta se une a otros que se estiman más cercanos a la Tierra en tamaño, como TRAPPIST-1f, aunque TRAPPIST-1D y TOI 700d se consideran más similares a la Tierra en cuanto a temperatura. Sin embargo, el Kepler-1649c es de lejos el exoplaneta más intrigante hasta ahora, ya que puede ser similar a la Tierra tanto en tamaño como en temperatura, y se encuentra en la zona habitable de su sistema.

Según la NASA, el Kepler-1649c fue pasado por alto porque un algoritmo informático llamado Robovetter, que ayuda a clasificar grandes cantidades de datos producidos por la nave espacial Kepler, lo clasificó como falso positivo. Los astrónomos saben que las computadoras cometen errores, así que los investigadores del Grupo de Trabajo de Falsos Positivos del Kepler, que analizan todos los falsos positivos para asegurarse de que son errores genuinos y no exoplanetas, echaron otro vistazo. Resulta que el Robovetter había etiquetado erróneamente el Kepler-1649c, y por lo tanto, fue identificado como un planeta.

“De todos los planetas mal etiquetados que hemos recuperado, éste es particularmente fascinante, no solo porque está en la zona habitable y [tiene] el tamaño de la Tierra, sino por cómo podría interactuar con este planeta vecino”, dijo Andrew Vanderburg, un investigador de la Universidad de Texas en Austin y primer autor del estudio. “Si no hubiéramos revisado el trabajo del algoritmo a mano, nos lo habríamos perdido”.

Los investigadores creen que también puede haber un tercer planeta en el sistema, pero hasta ahora no han podido detectarlo. Observaron que esto podría deberse a que es demasiado pequeño para verlo o a que está en una inclinación orbital que hace imposible encontrarlo usando el método de tránsito del Kepler.

“Cuantos más datos obtenemos, más señales vemos que apuntan a la noción de que los exoplanetas potencialmente habitables y del tamaño de la Tierra son comunes alrededor de este tipo de estrellas”, dijo Vanderburg. “Dado que existen enanas rojas en casi todas partes alrededor de nuestra galaxia, así como estos pequeños planetas potencialmente habitables y rocosos a su alrededor, la posibilidad de que uno de ellos no sea demasiado diferente a nuestra Tierra parece un poco más probable”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Largas filas en las funerarias y cementerios de Wuhan | Virus del PCCh

TE RECOMENDAMOS