Navarro advierte del “abismo” económico a menos que los legisladores actúen sobre el paquete de estímulo

Por Tom Ozimek
26 de Noviembre de 2020
Actualizado: 26 de Noviembre de 2020

El asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, dijo a los periodistas en la Casa Blanca el miércoles que a menos que los legisladores de Washington salven sus diferencias y aprueben otro paquete de estímulo, muchos estadounidenses enfrentan la amenaza de caer en un “abismo” económico.

Navarro advirtió que es necesario tomar medidas urgentes frente a la ralentización del crecimiento económico, ya que la anterior ronda de ayuda se agota y el país se enfrenta a una segunda ola de cierres debido al resurgimiento del virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

“Lo que me preocupa son los millones de estadounidenses que están en riesgo de caer en este abismo en el que no tienen suficiente apoyo y por eso un programa de fase 4, a nivel bipartidista es tan importante”, dijo Navarro, refiriéndose a un paquete de ayuda.

“Entiendo que hay muchas discrepancias, pero como mínimo, lo que tenemos que hacer es abarcar tres ángulos”, dijo. “Tenemos que ayudar a las pequeñas empresas con un complemento del programa PPP, que fue muy, muy exitoso”, agregó, refiriéndose al Programa de Protección de Pago que provee préstamos condonables diseñados para proveer un incentivo directo a las pequeñas empresas para mantener a los trabajadores en la nómina.

“Podemos hacer otra ronda de estímulo para las familias”, dijo, añadiendo, “y en muchos sentidos, lo más importante, tenemos que extender el alivio de emergencia [que ofrece] compensación por desempleo debido a la pandemia”, que expirará a finales de diciembre.

En otras declaraciones a Fox News el miércoles, Navarro caracterizó el crecimiento lento y los nuevos cierres como “fuerzas gemelas” que van a golpear la economía y “a menos que el Capitolio se organice y entre en esa brecha… vamos a tener un problema”.

Las negociaciones para otro proyecto de ley de estímulo siguen estancadas: los demócratas de la Cámara de Representantes se aferran a sus demandas de un paquete de ayuda más amplio por valor de unos 3 billones de dólares, y los republicanos del Senado insisten en medidas más específicas y un presupuesto de casi 1 billón de dólares.

Los comentarios de Navarro se producen cuando las nuevas infecciones diarias por el virus han aumentado a sus niveles más altos en los EE. UU. en las últimas semanas.

El resurgimiento del virus ha llevado a las autoridades de más de una docena de estados a endurecer las restricciones a los negocios para tratar de frenar las infecciones, haciendo obligatorio el uso de la mascarilla, limitando el tamaño de las reuniones, restringiendo la comida en los restaurantes o reduciendo las horas y la capacidad de los bares y tiendas.

Un hombre pasa por un restaurante cerrado en Detroit, Michigan, el 24 de marzo de 2020. (Seth Herald/AFP a través de Getty Images)

Debido a la aceleración del brote, la economía de Estados Unidos se enfrenta a la presión de los persistentes despidos, la disminución de los ingresos y el nerviosismo de los consumidores.

Los datos económicos publicados el miércoles por el Departamento del Trabajo mostraron que el número de estadounidenses que solicitaron prestaciones por desempleo la semana pasada aumentó en unos 30,000 hasta 778,000, el segundo aumento semanal consecutivo y una señal de que el aumento de las infecciones puede estar obligando a más empresas a recortar puestos de trabajo. Antes de la pandemia, las solicitudes por desempleo semanales eran de alrededor de 225,000.

Otro informe del Departamento de Comercio indicó que el gasto de los consumidores aumentó solo un 0.5 por ciento el mes pasado, el aumento más débil desde el comienzo del brote. El gasto de los consumidores es un impulsor clave de la economía de los EE. UU., ya que representa alrededor del 70 por ciento del producto interno bruto (PIB). El mismo informe también mostró que los ingresos personales, que alimentan el gasto de los consumidores, cayeron un 0.7 por ciento en octubre. Otra amenaza inminente al gasto del consumidor es la inminente expiración de los dos programas federales de desempleo suplementarios el día después de Navidad, lo cual acabaría con las prestaciones de unos 9.1 millones de desempleados.

El sentimiento de los consumidores también ha bajado, tanto la medida de confianza del Conference Board como las encuestas de la Universidad de Michigan sobre los consumidores que se realizaron en noviembre, lo cual sugiere que muchos estadounidenses se han vuelto más ansiosos e inseguros respecto a su bienestar financiero.

Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics, advirtió en una nota de investigación que la economía se enfrentará a vientos contrarios cada vez más fuertes hasta que los legisladores rompan su estancamiento y se pongan de acuerdo sobre un mayor estímulo.

“La economía va a estar muy incómoda (…) hasta que recibamos el próximo paquete de rescate fiscal”, dijo Zandi. “Si los legisladores no pueden llegar a un acuerdo, será muy difícil para la economía evitar volver a la recesión”.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Descubra

Más de 500 policías los fuerzan a demoler sus casas

TE RECOMENDAMOS