“Negrita”: de perrita callejera a la mejor empleada de una gasolinera mexicana

Por Eduardo Tzompa - La Gran Época
09 de Julio de 2019 Actualizado: 09 de Julio de 2019

Imagina que tienes que dormir en la intemperie, soportar las lluvias y sufrir de hambre, quizás solo así puedas entender lo difícil que puede ser la vida de un perrito sin hogar. Lamentablemente esta es la cruda realidad que viven diariamente miles de canes en las calles mexicanas, sin embargo, en medio de la adversidad algunos tienen la suerte de encontrar un rayo de luz en medio del camino.

En una gasolinera de Ixtapaluca, estado de México, llegó de visita Negrita, una perrita callejera de aproximadamente un año y medio de edad. A pesar que los empleados trataban de ahuyentarla para que no fuera atropellada, ella siempre regresaba a rondar el mismo lugar, explicó la publicación de Infobae.

“Llegó bien flaquita, pues aquí le damos todos de comer, aunque sea poquito, pero le damos. Si tú la tratas bien, ella es muy cariñosa, pero a los que son agresivos con ella, los ataca, pero no muerde”, aseguró Margarita, despachadora del lugar para Imagen televisión.

Negrita, así la llamaron por el color de su pelaje, se encariñó con los empleados y ya no se quería ir, así que decidieron adoptarla y colocarle el chaleco distintivo de la estación de servicio. Ahora cumple con responsabilidades el cuido de las oficinas y ciertas áreas del lugar que están restringidas para los clientes.

De hecho, la labor de Negrita es más importante por las noches, cuando vigila la estación: “Nos protege mucho, porque en la noche cuando estamos nosotras, la perrita está aquí y si ve a algún sospechoso se le avienta y no lo deja acercarse”, aseguró Margarita.

A cambio de su labor ella es alimentada por los clientes y despachadores y duerme en el lugar que la protege cuando llueve o hace demasiado frió. Sus nuevos compañeros de trabajo la cuidan y la quieren, en ocasiones se le puede ver jugando felizmente con ellos.

Pero Negrita no es la única peludita amante de las gasolinerías.

Los empleados de una estación de servicios cerca de Tamaulipas, México, vieron a un perro callejero vagando por el lugar que llamó su atención porque estaba descuidado y extremadamente delgado. El personal de la estación amablemente le ofrecía comida y refugio a pesar que no era fácil que la pobre la criatura confiara en los humanos.

“Lo alimentamos, lo bañamos y lo vacunamos”, dijo Gerardo Aguilar, propietario de la estación, a The Dodo. “Lo adoptamos. Ahora vive aquí, y todos los trabajadores lo cuidan”.

El fiel perrito ahora vive en las instalaciones de la gasolinera, pero los empleados nunca imaginaron que les pagaría con un acto valiente y heroico.

Una noche, ocurrió un incidente. Dos ladrones armados entraron a la gasolinera y le pidieron al empleado que les diera todo el dinero de la caja fuerte y de la registradora. Incluso lo golpearon dándole patadas y tirándolo al suelo.

En ese momento, Randy estaba profundamente dormido en el almacén, pero los extraños ruidos lo despertaron y se apresuró a ayudar a su amigo.

Randy lo salvó, “Nos sorprendió ver cómo reaccionó y, por supuesto, estamos orgullosos de él”, dijo Aguilar. “Si no fuera por Randy, quién sabe cómo habrían terminado las cosas. Nos muestra lo agradecido y feliz que está con nosotros”.

¡Nunca sabrás cuándo puedes necesitar de un amigo de cuatro patas! Lo cierto es que hay muchos perritos vagando en las calles esperando encontrar un hogar para siempre y si le das la oportunidad a uno de ellos de ser parte de tu familia, probablemente te lleves una dulce sorpresa.

Sin importar la raza o el pedigrí lo más importante es el tamaño del corazón.

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

¡Estos lindos perritos no pueden contener su emoción al ver de nuevo a sus dueños! 

TE RECOMENDAMOS