Nicaragüenses salen a protestar contra el socialismo siguiendo los pasos de Venezuela y Cuba

Por Petr Svab - La Gran Época
18 de Marzo de 2019 Actualizado: 18 de Marzo de 2019

Manifestantes contra el presidente nicaragüense Daniel Ortega salieron a las calles el 16 de marzo exigiendo la liberación de todos los presos políticos y encendiendo los ánimos ante la crisis política que ha consumido al país desde el año pasado.

Los organizadores de la protesta y los testigos dijeron a Reuters que algunos manifestantes que se reunieron en varios puntos de Managua, la capital, fueron golpeados por la policía. Desde noviembre, las prohibiciones de las protestas callejeras se han aplicado de manera más estricta. Los videos que circulan en los medios sociales sobre las protestas también muestran a la policía golpeando a civiles.

La policía nacional defendió el arresto de 107 manifestantes en un comunicado emitido el 16 de marzo, argumentando que los detenidos participaron en protestas que “no fueron autorizadas y que interrumpieron el orden público y los negocios locales”.

En la declaración se señalaba que todos los detenidos el 16 de marzo estaban siendo puestos en libertad a petición de un representante del Vaticano en Nicaragua.

Policías antidisturbios nicaragüenses arrestan a manifestantes ante una protesta organizada por grupos opositores para exigir al gobierno la liberación de los detenidos por participar en protestas antigubernamentales, en las inmediaciones de la rotonda de Centroamerica en Managua el 16 de marzo de 2019. (MAYNOR VALENZUELA/AFP/Getty Images)

Crisis del socialismo

Los tres bastiones socialistas de América Latina -Venezuela, Nicaragua y Cuba- han estado envueltos en disturbios mientras sus economías se desmoronan bajo la carga de las políticas socialistas, lo que ha dado lugar a una mayor presión por parte de Estados Unidos para que abandonen el sistema político.

Las protestas en Nicaragua estallaron por primera vez en abril, cuando el régimen de Ortega se movilizó para reducir los beneficios sociales, pero desde entonces se han convertido en una oposición más amplia a Ortega, exlíder de la guerrilla marxista de la era de la Guerra Fría, quien ha estado en el poder desde 2007.

Ortega gobernó Nicaragua como dictador comunista durante más de una década antes de ser expulsado en 1990. Volvió al poder después de ganar unas elecciones en 2006. Hugo Chávez, el líder socialista venezolano de la época, financió la campaña de Ortega.

La familia de Ortega estableció un sistema centralizado en el que el régimen entrega contratos lucrativos a amigos de la familia. A pesar de las protestas masivas, la familia parece decidida a permanecer en el poder.

Desde abril, más de 320 personas han sido asesinadas y otras 600, a las que la oposición califica de presos políticos, siguen detenidas, según cifras de grupos de derechos humanos.

Policías antidisturbios nicaragüenses luchan con un camarógrafo de AFP Luis Sequeira (izq.) y sus colegas ante una protesta convocada por grupos de la oposición para exigir al gobierno la liberación de los detenidos por participar en protestas antigubernamentales, en Managua el 16 de marzo de 2019. (MAYNOR VALENZUELA/AFP/Getty Images)

Funcionarios del gobierno liberaron a un grupo de 50 prisioneros el 15 de marzo, luego de que la oposición exigiera la liberación de más detenidos antes de que pudieran continuar las conversaciones políticas.

El gobierno liberó a otros 100 prisioneros a finales de febrero cuando inició un diálogo político con la oposición.

El mes pasado, Ortega dijo que estaba dispuesto a reformar las instituciones estatales antes de las elecciones presidenciales de 2021.

Predicción de Trump

Tras la crisis económica y el cisma político en Venezuela, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, predijo que Cuba y Nicaragua le seguirían.

En 2018, la administración Trump apodó a Venezuela, Cuba y Nicaragua como la “troika de la tiranía“. En noviembre de 2018, el asesor de seguridad nacional John Bolton dijo que las dictaduras socialistas en las tres naciones son la “génesis de una sórdida cuna del comunismo en el Hemisferio Occidental”.

“La hora del crepúsculo del socialismo ha llegado a nuestro hemisferio y, francamente, a muchos lugares del mundo”, dijo Trump en su histórico discurso del 18 de febrero en Florida. “Los días del socialismo y el comunismo están contados no solo en Venezuela, sino también en Nicaragua y en Cuba”.

De hecho, los cubanos salieron a las calles de La Habana el 23 de febrero para protestar contra la nueva constitución del régimen comunista, un hecho poco común en el estado policial socialista.

La nueva constitución proclama que “el Partido Comunista es el director de la sociedad cubana para siempre” y que el socialismo es “irreversible”.

Aunque el referéndum tuvo éxito, la oposición impugnó su legitimidad diciendo que al menos docenas de voluntarios que fueron a supervisar las mesas electorales han sido arrestados. Imágenes de video que circulan ampliamente en los medios sociales muestran a un hombre emitiendo varios votos.

Bolton acusó a Cuba de apoyar al régimen venezolano. Cerca de 92.700 representantes comunistas cubanos trabajan en el aparato gubernamental de Venezuela, según el testimonio de un militar venezolano retirado.

Venezolanos participan en una protesta contra el régimen de Maduro el 9 de marzo de 2019 en Caracas, Venezuela. (Edilzon Gamez/Getty Images)

El asesor de seguridad nacional hizo un llamado a otras naciones de la región para que “hagan saber al régimen cubano que será responsable de la continua opresión en Venezuela”.

También pidió “elecciones libres, justas y anticipadas” en Nicaragua.

“Hasta entonces, el régimen nicaragüense, al igual que Venezuela y Cuba, sentirá todo el peso del robusto régimen de sanciones de Estados Unidos”, dijo.

********************************************

A continuación:

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

TE RECOMENDAMOS