Niña con muerte cerebral salva 3 vidas con sus órganos y todo un hospital la despide con honores

Por La Gran Época
04 de Junio de 2019 Actualizado: 04 de Junio de 2019

Ningún padre quiere ver morir a sus hijos, eso es seguro, pero el amor hacia un hijo es tan grande que no alcanza solo con darle la vida, sino en trascenderla. Paul y Meagan Sobolik, los padres destrozados de una pequeña de 22 meses de edad con muerte cerebral, decidieron donar los órganos de su hija para salvar tres vidas.

Coralynn Sobolik era una niña sana y feliz que vivía junto a sus padres y dos hermanos en New Hampton, Iowa. Al igual que cualquier pequeña de su edad disfrutaba de las cosas simples, los juegos, la comida y las risas.

Sin embargo, su vida cambió inesperadamente cuando adquirió parainfluenza, un virus que provoca infecciones respiratorias severas en bebés y niños. Lo que sus padres no imaginaban era que el desenlace fuera fatal, declarándose muerte cerebral luego de 5 días de lucha.

Antes de la triste noticia, los médicos del hospital aplicaron reanimación cardiopulmonar durante casi 25 minutos. Pero a pesar de lo múltiples esfuerzos, su corazón se detuvo luego 3 paros cardíacos, según informó The Sun.

Pero esta dura historia no solo implicó una muerte, sino esperanza y la posibilidad de dar vida.

Cuando Coralynn estaba al borde de la muerte, Paul y Meagan dejaron a un lado su dolor por un instante para pensar en los demás y decidieron que su hija done tres de sus órganos para poder salvar a otros tres seres humanos.

Coralynn fue despedida con honores por todo el personal del hospital y el inspirador momento fue captado en video y compartido en las redes sociales.

Definitivamente, los padres de esta pequeña tienen una profunda fe en Dios que los ayuda a entender que el tiempo de vida de su hija finalizó, así lo compartieron en su página de GoFundMe donde recaudaron fondos para su funeral:

“No te estamos diciendo adiós, si no, nos vemos después. Disfruta tu baño de burbujas, salpicando el agua con Dios”.

Para su mamá, ahora Coralynn tiene “un legado que puede vivir a través de tres diferentes personas”.

El corazón de Coralynn fue donado a un niño de un año de edad, su hígado a una pequeña niña también de un año de edad y sus riñones a una mujer de 41 años. Definitivamente una vida que terminó, para llenar de vida a otras personas.

La admirable decisión de esta familia realmente es un ejemplo para muchas otras personas que a veces no pueden ver la luz detrás de la dificultad.

Gracias a tus padres, ¡tu vida sigue Coralynn!

Increíble médico solo usa sus manos para reposicionar al bebé dentro del vientre materno

¿Te gusto este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS