Niña pierde la vida para salvar a un bebé, 17 años después él le agradece en su graduación

Por Romina Garcia
30 de Septiembre de 2019 9:17 PM Actualizado: 30 de Septiembre de 2019 9:17 PM

Un estudiante de preparatoria sabe que le debe su vida a un tierno ángel de la guarda de 9 años que entregó su vida para que él pudiera graduarse.

Michael Becerril tenía apenas 10 meses cuando un tiroteo se desató en medio del patio de su casa, en Las Vegas, Estados Unidos. Su destino hubiera sido otro si no fuera por la pequeña Jenny Estrada, quien se sacrificó para salvarlo.

Han pasado 17 años desde entonces, y ahora Michael afirma que disfruta cada día de su vida pensando en Jenny y agradeciéndole por su heroico acto.

Sin embargo, el 7 de septiembre de 2002 fue el día más triste de sus vidas para ambas familias.

Los niños estaban jugando en el patio de la casa y Michael, de entonces 10 meses, se encontraba en su andador debajo de un árbol.

La madre de Michael, Celia, le dijo a Primer Impacto que Jenny hubiera sobrevivido si no fuera porque salvó a su hijo. Cuando el tiroteo se desató, todos los niños corrieron, pero la niña vio que Michael estaba en el andador y regresó por él.

Como el bebé aún no podía caminar, ella lo cargó y lo protegió con su cuerpo mientras lo trasladaba al interior de la casa. Doña Celia no se explica cómo Jenny pudo hacer todo ese esfuerzo, ya que fue acribillada, afirmó La República.

“Sin pensarlo, corrió y lo cargó, fue ahí cuando le tocó los balazos, pero lo metió al apartamento y lo cubrió”, detalla la madre de Michael entre lágrimas.

Heidi, otra hija de Nahomy, también quedó herida, pero sobrevivió. En cambio, Jenny falleció al instante.

“No sé cómo agradecerle a Nahomy, una vida de un hijo no se paga con nada”, agrega Celia.

Michael durante su graduación, en julio pasado, le dedicó su logro y siempre lleva en su billetera una foto de ella, a quien considera su ángel.

Actualmente el adolescente quiere ingresar a la infantería de la marina, con la intención de ayudar a quienes más lo necesitan. Según afirma el propio joven, esta es la manera en que pretende honrar a Jenny..

“Yo lo digo cada día, por ella yo estoy aquí viviendo”, exclamó Michael, según Clarín.

Michael, en su graduación escolar, cargó la foto enmarcada de la niña en su memoria. Y la mostró adelante de todos sus compañeros de colegio. También le dedicó unas sentidas palabras a la niña que le salvó la vida en septiembre de 2002 en una humilde casa de Las Vegas.

“Pues quería decir gracias, muchas gracias…”, aseguró entre lágrimas al recordar a la chica. “Y sé que no más son palabras”.

El joven, su familia y la madre de Jenny Estrada consideran que la niña se ha convertido en ángel de la guarda de Michael, informó Tele Mundo 52.

“Y lo que él ha hecho de verdad si me toca el corazón porque siento que mi hija vive en él todavía”, comentó Nahomy Estrada, desde Utah, la madre de la niña fallecida.

Nahomy Estrada no ha vuelto a ver al joven desde aquel día en que su hija le salvó la vida al joven, y perdió la suya.

“Me gustaría mucho mirarlo, abrazarlo porque sé que valió la pena que mi hija haya dado la vida por él”, expresó al mismo medio.

Aparte de querer dedicar todos sus logros a Jenny, Michael, también carga siempre una foto de la niña en su cartera.

“Solo quiero darle un abrazo”, destacó Michael. “Gracias”.

Esta dulce niña que está en el corazón de Michael siempre será el ángel que lo acompañará para siempre.

Mira el video a continuación: 

Un MasterChef encuentra la verdadera receta para la felicidad

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.