Adoptan tierno cachorrito que terminó siendo algo mas que un perro

Por Michael Wing
01 de Agosto de 2019 Actualizado: 01 de Agosto de 2019

Encontraron al pequeño cachorro en un carrito de supermercado; por lo visto, había sido abandonado allí por su dueño anterior. El joven de 18 años de edad, de Tucson, Arizona, rogó a sus padres que le dejaran quedarse con el canino, mirándolo con ojos suplicantes, con las orejas largas como las de un pastor alemán. Lo llamaron Neo.

El cachorro abandonado forjó un vínculo con su salvador, el adolescente. Aparte de eso, acostumbrar a Neo a la vida doméstica estaba lleno de dificultades. Neo estaba terriblemente necesitado de atención y requería que su dueño estuviera con él prácticamente todos los minutos del día. Neo se ponía de mal humor y ansioso con otras personas, ignorándolas y evitando el contacto visual.

También resultó ser imposible de entrenar para ir al baño. Neo hizo del número uno y el número dos por todo el lugar. Por su comportamiento y su falta de entrenabilidad, estaba claro que Neo no era un cachorro ordinario.

A medida que Neo fue creciendo, se hizo obvio que tanto su apariencia como su comportamiento no eran como los de los perros normales. Era grande y espigado; también era fuerte y se convirtió en una especie de artista del escape. Neo atravesaba la valla, entrando en el patio de los vecinos para jugar con sus pastores alemanes; así era el impulso constante de Neo de buscar compañía.

Incluso después de que añadieron altura a la valla, no ayudó. Neo se abría camino de alguna manera.

Pronto, el vecino se volvió cauteloso de la gran bestia que entraba y salía de su jardín. Y sus dueños decidieron que lo que fuera que Neo era, estaba fuera de su control. Y así, buscaron ayuda para encontrarle un nuevo hogar, un lugar al que pertenecía.

Lo llevaron a la Humane Society de Arizona. Inmediatamente, la directora ejecutiva de rescate de animales, Maureen O’Nell, pudo darse cuenta de que Neo no era un perro común.

“Vi a una pareja caminando con un canino de patas largas hacia la puerta principal”, dijo Maureen. “No fue su composición corporal lo que me hizo notar, sino su comportamiento. Neo evitaba por completo la interacción humana. La pareja que lo acompañaba parecía, por lo que puedo describirlo, perpleja”.

“Me acerqué a la pareja y les pregunté: ‘¿Saben que eso no es un perro, verdad?'” Maureen dijo. “Ellos respondieron, ‘nos estábamos preguntando'”.

El personal de Humane Society sabía que Neo era casi con toda seguridad un perro lobo, que se apoyaba mucho en el lado del lobo en términos de rasgos genéticos. Eso explicaría la constante necesidad de compañía de Neo, está buscando una dinámica de “manada”, además de su aversión a prácticamente todo contacto humano.

La Humane Society sabía que Neo necesitaría un hogar especial; se pusieron a buscar y localizaron Wolf Connection, un rancho para lobos parcialmente domesticados y perros lobo que ya no son capaces de sobrevivir en la naturaleza. Allí, los instintos de formación de jauría de los caninos de tendencia salvaje son libres de manifestarse. Mientras tanto, los visitantes, especialmente los jóvenes en riesgo, son traídos para conectarse con los animales. Se describe como una forma de curación para ambas partes, humana y animal.

Neo ya está completamente desarrollado y se ha integrado con éxito en la comunidad de Wolf Connection, reportó Little Things. Su desarrollo también ha dado frutos; Neo ha hecho muchos amigos peludos en el rancho y también se ha vuelto más cómodo con la gente, uniéndose a las caminatas con los visitantes del rancho.

Estos hombres ponen su mayor esfuerzo por rescatar a estos caballos atrapados en la nieve

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS