Niño “brujo” abandonado para que muera en la calle tiene una nueva vida. Míralo 3 años después

Por Daksha Devnani - La Gran Época
02 de Junio de 2019 Actualizado: 10 de Junio de 2019

Advertencia: este artículo incluye imágenes gráficas que algunos lectores pueden considerar perturbadoras.

¿Recuerdan la foto del niño nigeriano que se moría de hambre cuando fue rescatado y le ofrecieron agua? Ese pequeño frágil y abandonado es ahora un jovencito de 5 años, sano y feliz de asistir a la escuela.

A finales de enero de 2016, el mundo en las redes sociales fue atormentado por la imagen de este niño abandonado a su suerte por sus padres porque creían que era un “brujo”. La socorrista de la foto sostiene un paquete de comida mientras le da de beber agua con una botella.

La socorrista es Anja Ringgren Lovén, de Dinamarca, que trabaja para una organización llamada DINNødhjælp (“su ayuda”).

Después de su rescate, el niño abandonado recibió el nombre de Hope.

La organización de Anja rescata a niños que son abandonados y torturados por sus padres, y que incluso los matan porque son considerados “brujos”.

La práctica es promovida por ciertos líderes “religiosos” que cobran a los padres por sus servicios de “exorcismo”.

La organización de Anja rescata a estos pequeños y los alberga. Actualmente tienen a su cargo 67 niños en el sur de Nigeria, según su sitio web.

Anja y su equipo acogieron y cuidaron a Hope, quien se sometió a una cirugía correctiva para tratar la hipospadias, “una condición innata en la que se tiene una uretra desarrollada incompleta”, según The Independent. Se recaudó dinero para apoyar los tratamientos médicos del niño.

Gracias a que la vida de Hope dio un giro de 180 grados, un año después de ser rescatado se recuperó y comenzó a ir a la escuela a principios de 2017, y Anja celebró esta noticia en Facebook:

“El 30 de enero de 2016, fui en misión de rescate con David Emmanuel Umem, Nsidibe Orok y nuestro equipo nigeriano. Una misión de rescate que se volvió viral, y exactamente después de un año que el mundo conoció a un pequeño llamado Hope. Esta semana Hope empezará la escuela”.

Es increíble la transformación de alguien que era solo piel y huesos a un niño feliz y saludable, y al respecto Anja compartió: “Como pueden ver, Hope crece con rapidez y es un niño tan guapo, saludable y feliz por el tremendo amor y cuidado que recibe todos los días de nuestro personal y de todos nuestros niños”.

“Donde hay amor, hay esperanza”, añadió Anja.

Luego, en 2018, cuando Hope completó dos años de ser rescatado, Anja compartió un posteo conmovedor con 40 fotos que retratan su increíble travesía.

Las imágenes muestran a un Hope abandonado convertido en un niño entusiasta que va a la escuela. También incluye momentos de alegría que comparte con los otros pequeños dejados a su suerte y rescatados por Anja y su equipo.

Este posteo de inmediato se volvió viral y obtuvo alrededor de 10.000 me gusta y unas 2000 reacciones.

Muchos usuarios de las redes sociales tenían curiosidad por saber cómo estaba el niño, a lo que el equipo de Anja respondió: “Hope está en buen desarrollo, es muy inteligente y le va bastante bien en la escuela. No puede pronunciar palabras como otros niños de su edad, pero es observado por médicos especialistas y trabajamos duro para desarrollar su voz”.

No hay vuelta atrás para Hope. A principios de 2019, participó en el Festival Deportivo Inter-House de su escuela y corrió la carrera de 100 metros en representación de su equipo.

En mayo de 2019, Anja publicó fotos del tierno jovencito mostrando sus movimientos de flexión. Los comentarios en los posteos muestran que Hope tiene fans alrededor del mundo.

Sin embargo, la cuestión de la brujería sigue existiendo en África. A lo largo de los años, miles de niños son quemados, muertos de hambre y abandonados por ser considerados brujos.

Según Safe Child África: “En 2010, un informe estimó que había más de 20.000 niños en las calles de Kinshasa, en la República Democrática del Congo, como resultado de acusaciones de brujería y miles más en toda África Occidental”.

Esperamos que más niños que sufren este destino puedan recibir la atención que se merecen, como la tuvo Hope.

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS