Niño de 3 años entabla hermosa amistad con un burro, ¡su dulce relación es muy tierna!

Por Anna Mason
08 de Marzo de 2022 1:36 PM Actualizado: 08 de Marzo de 2022 1:37 PM

Al burro Snickers le encanta que todos los habitantes de la granja le den atención y cuidados, pero sobre todo una persona en especial.

Desde que Snickers llegó a vivir con la familia Koppert en su granja de alpacas, el burro se encariñó inmediatamente con el hijo de 3 años, Gunnar. Ahora, son grandes amigos, y el burro vigila a su pequeño como un hermano mayor protector.

Tras el ataque de un perro vecino a una de las seis alpacas de su granja en Ontario, Canadá, Brandon y Damaris Koppert empezaron a buscar animales guardianes adecuados. Su investigación los llevó a los burros, conocidos por patear, morder y rebuznar con fuerza si son molestados por un intruso.

(Cortesía de La granja de alpacas)

(Cortesía de La granja de alpacas)

“Publicamos en nuestras redes sociales que estábamos buscando un burro y una familia encantadora nos contactó”, dijo Damaris. “Nos hablaron de su burro que estaba buscando un nuevo hogar que tuviera un poco más de tiempo para él. Se llamaba Snickers”.

La pareja, que también tiene una hija de 10 meses, Mia, fue a conocerlo. “Sabíamos que sería una perfecta incorporación a nuestra manada/familia”, dijo ella.

Cuando Snickers, de 7 años, llegó a la granja, Kloud 9 Acres, todos tenían mucha curiosidad por él, especialmente Gunnar.

(Cortesía de La granja de alpacas)

“Se acercaban lentamente y Snickers bajaba la cabeza y dejaba que Gunnar lo acariciara”, dijo Damaris.

En poco tiempo, la familia, las alpacas y el burro se acostumbraron los unos a los otros, pero Snickers se adaptó rápidamente. Según Damaris, ama de casa y granjera, la conexión entre el niño y el burro fue instantánea.

“Fue muy bonito ver cómo se creaba su amistad”, dijo. “Enseguida, Gunnar también buscaba a Snickers en el pasto y se aseguraba de que recibiera sus meriendas y mimos cada vez”.

A medida que pasaba el tiempo, el amor se hacía cada vez más fuerte.

Snickers siempre “preguntaba” por Gunnar cuando la pareja llegaba al pasto, dijo la mamá, y lo seguía todo el tiempo.

 

(Cortesía de La granja de alpacas)

(Cortesía de La granja de alpacas)

Gunnar, que tenía un año y medio cuando la familia consiguió sus primeras alpacas en 2020, ayuda mucho en la granja. Como hijo mayor, posee una fuerte necesidad de ayudar y proteger a su hermana pequeña y a los animales.

“Tiene mucha energía, así que hacer las tareas y estar cerca de los animales le ayuda a liberar esa energía”, dijo su mamá. “También le enseña a respetar a los animales”.

Siempre iba con ellos al establo cuando aún no tenía edad para ayudar en las tareas, así que Gunnar observaba y aprendía.

Cuando fue lo suficientemente grande como para usar una pala, no veía la hora de asumir las tareas de limpieza, dijo Damaris. Nunca tuvieron que que ayudara Más bien lo hacían divertido, para fomentar su comportamiento de ayuda.

(Cortesía de La granja de alpacas)

(Cortesía de La granja de alpacas)

“Le gusta sentir que hace parte del equipo y es increíble ver cómo crece su ética de trabajo”, añade.

Una de las tareas favoritas de Gunnar es asegurarse de que Snickers se mantenga limpio. “Si Snickers está sucio, Gunnar toma un cepillo y lo limpia”, dijo Damaris. “Y a Snickers le encanta, se queda súper quieto para su hombrecito”.

Su próximo objetivo es conseguir una pequeña silla de montar para que Gunnar pueda aprender a montar a su amigo burro.

Damaris aseguró que Snickers, que ha resultado ser un excelente animal de guardia, es todo un personaje, al que “le encanta la atención humana y los abrazos”.

(Cortesía de La granja de alpacas)

(Cortesía de La granja de alpacas)

“Si entramos en el pasto, todas las miradas tienen que estar puestas en él”, dijo la mamá. “Se pone un poco celoso si nos enfocamos demasiado en las señoras (alpacas)”. El burro también vigila a Gunnar.

Como no saben la fecha exacta de nacimiento de Snickers, la familia lo celebra el mismo día que el cumpleaños de Gunnar. Sin duda alguna encontró un hogar feliz, con mucha atención y pequeñas golosinas de Gunnar, las manzanas son sus favoritas.

Damaris publica regularmente actualizaciones en sus redes sociales y dice que reciben muchos comentarios.

“La gente se ha enamorado de su relación, y dicen que les alegra el día cada vez que los ven juntos”, agregó. “Incluso si tienen un mal día, Gunnar y Snickers se lo alegran. Incluso algunos han dicho que les ha ayudado a lidiar con todos los momentos difíciles que han afrontado estos días”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.