Niño muy pobre es captado estudiando bajo la luz de un McDonald y se hace popular en redes

Por EMG INSPIRED STAFF
23 de Septiembre de 2019 11:47 PM Actualizado: 24 de Septiembre de 2019 9:35 PM

Conozca a Daniel, un joven que está decidido a salir de la pobreza. Después de la muerte de su padre en 2013, su madre se convirtió en el único sustento de la familia. Aunque ella no podía permitirse el lujo de darle dinero para el almuerzo, Daniel insistió en ir a la escuela. Después, hacía sus tareas en la calle a la luz de una ventana cercana de McDonald’s. Su historia inspiró a muchos en todo el mundo después de haber sido compartida recientemente en las redes sociales.

Daniel Cabrera vivía en una choza detrás de un puesto de comida junto con su madre y sus hermanos en la ciudad de Mandaue en las Filipinas. Su madre, Christine Espinosa, se convirtió en la única que mantenía a su familia después de que su esposo muriera de una severa diarrea en 2013, reportó  The Straits Times.

Christine trabajaba en una tienda de comestibles, ganando un salario muy bajo. La familia no tuvo más remedio que trasladarse al lugar de trabajo de Christine después de que su casa se quemara hace varios años. Daniel y sus hermanos tuvieron que turnarse para dormir en bancos de madera dentro de la pequeña choza.

La madre de Daniel trabajaba duro en una tienda de comestibles y como empleada doméstica lavando la ropa para ganarse la vida. Cada noche, Daniel pasaba su tiempo haciendo los deberes en un escritorio de madera improvisado en la calle. La tenue luz que salía de una ventana cercana de McDonald’s le permitió a Daniel continuar estudiando durante toda la noche.

Decidido a salir de la pobreza, Daniel estaba muy ansioso por hacer bien sus deberes. “Creo que quiero ser policía… también quiero ser médico”, dijo Daniel a Rappler en Cebuano. Caminó un kilómetro hasta la escuela para asistir a clases a las 8 a.m. a pesar de que su familia ni siquiera podía permitirse el lujo de darle dinero para el almuerzo.

Y para empeorar las cosas, Daniel también tenía que tener cuidado con los intimidadores que trataban de llevarse sus cosas mientras él estaba en la escuela. Ya le han arrebatado uno de sus lápices, y solo le queda uno. El joven Daniel llevaba un rosario en su bolsa para mantener alejados a los acosadores, esperando la protección divina.

“Es para evitar que me roben mi único lápiz”, le dijo Daniel a Rappler.

Después de la clase, mientras los otros chicos iban a jugar al fútbol, Daniel se ocupaba de sus deberes en la calle. No sabía que su suerte iba a cambiar para mejorar.

Mientras trabajaba en su escritorio un día de 2015, Daniel, que entonces tenía 9 años, fue visto por Joyce Torrefranca, una estudiante de medicina de la Universidad de Médicos de Cebú, quien le tomó varias fotos con su teléfono.

En declaraciones a la cadena de noticias filipina ABS-CBN, Joyce dijo: “Me impresionó mucho, como, muchísimo. Rara vez voy a las cafeterías a estudiar. Y luego este chico, no tiene nada, pero tiene dedicación para estudiar”.

En las redes sociales, Joyce publicó las fotos en línea junto con sus comentarios expresando lo “inspirada” que estaba por la dedicación del niño. Poco se dio cuenta de cómo sus fotos se volverían virales y cambiarían la fortuna del joven Daniel.

“No creí que una simple foto pudiera hacer una gran diferencia”, publicó Joyce. “Gracias por compartir la foto. Con eso, pudimos ayudar a Daniel a lograr sus sueños”.

El post de Joyce se extendió con rapidez por todo el mundo, mientras que sus fotos fueron publicadas más de 9.700 veces… y solo se difundió desde allí.

Otro internauta, Giome Probert Landra Alayon (que también estaba en el campo de la tecnología médica), conversó con Daniel en la calle y compartió la historia del niño en línea con admiración.

“Persevera porque sabe lo que se siente al no tener nada. Debemos aprender de él”, escribió Alayon. “Las mejores lecciones de la vida no provienen de personajes famosos, sino de gente sencilla. Mantén los ojos y la mente abiertos”.

“Con esa disciplina y enfoque, estoy seguro de que algún día se convertirá en alguien”, continuó.

La historia de Daniel pronto atrajo la atención de los medios de comunicación y se difundió por todo el mundo. Los reporteros vinieron a hablar con Daniel en la calle. Él y su madre fueron llevados al estudio para una entrevista. Cuando los reporteros hablaron con su madre, ella elogió la diligencia de su hijo:

“Es un niño muy estudioso y decidido… insistiría en ir a la escuela incluso sin el dinero de su almuerzo porque no tengo dinero para dar”, dijo Christine sobre su hijo,   informó AFP. “Siempre me dice: ‘Mamá, no quiero seguir siendo pobre. Quiero alcanzar mis sueños”.

Eventualmente, las donaciones llegaron para Daniel. El niño recibió donaciones en efectivo, libros escolares, uniformes escolares, una lámpara de lectura y una beca universitaria, según  AFP.

Joyce se sintió gratificada al ver todo esto junto. “Gracias chicos”, escribió en respuesta.

“Estamos encantados”, dijo Christine. “No sé qué haré con todas estas bendiciones”.

La jefa de la oficina de bienestar social de la ciudad de Mandaue, Violeta Cavada, expresó su opinión de que Daniel “se ha convertido en un símbolo de los niños pobres de los barrios pobres de la ciudad que no pueden estudiar porque no tienen electricidad”.

La situación de Daniel es la que muchas familias enfrentan ahora en Filipinas. Aunque la economía del país se está desarrollando, gran parte de las zonas urbanas están formadas por grandes barrios marginales, y una cuarta parte de la población vive con menos de un dólar al día.

La de Daniel es una historia de trabajo duro, inspiración y esperanza. Cuando la gente cariñosa se fija en las almas buenas como Daniel, a veces esa esperanza puede llevar a un futuro más brillante.

Mira la historia de Daniel a continuación:

Estos niños ayudan a sus hermanitos

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.