No encontraban a 2 niños perdidos en el bosque pero perrito policía los encuentra solo en 15 minutos

Por La Gran Época
30 de Marzo de 2019 Actualizado: 30 de Marzo de 2019

Cuando los padres de dos niños de 8 años en Powhatan, Virginia, se dieron cuenta que no podían encontrar a sus hijos la noche del 23 de marzo, los vecinos y amigos se dispersaron inmediatamente para localizarlos.

El grupo regresó a casa sin éxito después de una búsqueda desesperada de 45 minutos, pero llamaron a la policía cuando la luz de la tarde comenzó a desvanecerse.

Rezando por hallarlos, pero preocupados porque algo trágico les ocurriera, los padres permitieron que los oficiales y un perro K-9 de 4 años de edad, llamado Bane, ingresaran rápidamente a su casa antes de salir a los bosques antes que caía la noche. Quince minutos más tarde, Bane estaba de vuelta, ¡con los dos niños a su lado!

Chloe Reese, de ocho años de edad, explicó a WRIC News que ella y una amiga habían estado corriendo por el bosque con su hermano y uno de sus amigos, pero lo que pensaron que era “un juego de perseguirse” los desorientó y ella y su hermano terminaron perdidos entre los árboles.


“Mi hermano y mi amigo vinieron a buscarnos”, recordó Chloe. “Pensamos que era solo un juego de perseguirnos y luego accidentalmente nos alejamos y nos perdimos”.

El alegre final fue utilizado por el departamento de policía de Powhatan para explicar por qué consideran tan importante mantener su unidad K-9, incluso con el coste financiero que supone para el departamento.

“Mantener un programa K-9 es caro y requiere mucho tiempo y por eso muchas dependencias del tipo de la Oficina de Policía de Powhatan no tienen uno. Pero incidentes como el de los dos niños de 8 años que se perdieron en el bosque anoche son la razón por la que el comisario mantiene el programa en funcionamiento”, explicaron su publicación de Facebook.

El adiestrador de Bane, Quinn Pasi, fue igualmente firme en cuanto la necesidad de financiación para que las unidades K-9 funcionen perfectamente y cumplan su misión.

“Encontrar a un niño perdido es satisfactorio, pero profesionalmente nos tranquiliza la formación y el tiempo que invertimos en el programa que realmente está funcionando”, explicó Quinn.

Las unidades K-9 son utilizadas en todo el mundo, tanto por las fuerzas policiales como por las operaciones militares, para ayudar en todo, desde la búsqueda de fugitivos y personal desaparecido hasta la identificación de sustancias peligrosas o de contrabando, como narcóticos y artefactos explosivos.

Pero no son baratos. Entrenar a un perro para que trabaje en el campo es costoso, lleva mucho tiempo y asegurarse que el perro sea bien tratado y manejado adecuadamente significa aún más recursos y además, entrenar a los oficiales que manejarán e interactuarán con los perros, por si esto fuera poco.

Esa presión financiera puede poner a este tipo de unidades especializadas en un aprieto, ya que los fondos son escasos, especialmente en una pequeña región rural como Powhatan. La población de la ciudad de Virginia era de solo 28.046 habitantes en el censo de 2010 y está lo suficientemente lejos de las grandes ciudades como Richmond como para poder utilizar algunos de sus recursos en situaciones de emergencia como la actual.


Sin embargo, para Quinn, el encargado de Bane, un rescate exitoso como el de la semana pasada es una gran manera de crear conciencia para mantener vivos estos programas.

“Allí es donde recibo mucha satisfacción más allá de la felicidad de encontrar niños perdidos”, concluyó.

 La policía rescata a un canguro que se ahogaba en el mar

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS