No hay aumento de COVID en Texas dos semanas después de finalizar orden de uso de mascarillas

Por MEILING LEE
26 de Marzo de 2021
Actualizado: 26 de Marzo de 2021

Después de dos semanas de levantarse el mandato de las mascarillas y se permitió que los negocios abran a pleno rendimiento en Texas, el estado no registró ningún aumento de nuevos casos de COVID-19.

El gobernador Greg Abbott, un republicano, emitió una orden ejecutiva (pdf) que entró en vigor el 10 de marzo, que relaja las restricciones de COVID-19. La normativa levantó el mandato de uso obligatorio de mascarilla en todo el estado, pero a las empresas a nivel particular todavía se les permite “limitar la capacidad” o imponer el mandato de uso de mascarilla a su propia elección.

En cambio en Austin y el condado de Travis, los residentes de 10 años de edad o más siguen teniendo que llevar una mascarilla fuera de casa. Un juez de distrito se negó a conceder al fiscal general Ken Paxton una orden de restricción que habría puesto fin al mandato dispuesto por los funcionarios del condado y la ciudad. El juicio está previsto para el 26 de marzo.

Texas fue testigo de una tendencia a la baja en los casos de contagios y hospitalizaciones por COVID-19 antes del anuncio de Abbott de poner fin a las restricciones.

COVID-19 es la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

El Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas (DSHS) publicó ayer en Twitter que en el estado se produjo un descenso en el promedio diario de siete días de nuevos casos, en hospitalizaciones y muertes.

En el momento en que se emitió la orden ejecutiva, el 2 de marzo, los nuevos casos de COVID-19 en el estado eran 7240, con una media de siete días de 7259 casos. Esa cifra se redujo a 5350 casos el 10 de marzo, cuando la orden ejecutiva entró en vigor y la economía se abrió por completo.

Dos semanas después, el 24 de marzo, el número de nuevos casos diarios se sitúa en 3827, con una media de siete días de 3401 casos.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, llega a su conferencia de prensa sobre el COVID-19 en el Capitolio del Estado de Texas en Austin el 29 de marzo de 2020. (Tom Fox-Pool/Getty Images)

Abbott incluyó en su orden una disposición para que los jueces de los condados de las 22 zonas de hospitales del estado “utilicen las estrategias de mitigación de COVID-19” si las hospitalizaciones superan el 15 por ciento de la “capacidad de camas del hospital” durante siete días consecutivos.

“Los jueces de los condados no podrán imponer penas de cárcel por no seguir las órdenes del COVID-19 ni podrán imponer sanciones por no llevar mascarilla. Si se imponen restricciones a nivel de condado, esas restricciones no pueden incluir la reducción de la capacidad a menos del 50 por ciento para ningún tipo de entidad”, añadió.

La revocación del mandato de las mascarillas por parte de Abbott había suscitado críticas de personalidades de alto nivel, como el gobernador de California, Gavin Newsom, y el doctor Anthony Fauci, uno de los principales asesores del presidente Joe Biden.

“Entendemos la necesidad de la gente de volver a la normalidad, y vamos en esa dirección. Pero cuando se empieza a hacer cosas como dejar de lado por completo todas las medidas de salud pública como si se estuviera apagando un interruptor de la luz, eso es bastante arriesgado”, dijo Fauci durante una aparición en CNN a principios de este mes. “No queremos ver otra oleada y cuando se hace eso, es invitar a una”.

Mississippi también anunció que iba a levantar las restricciones relacionadas con COVID-19 el 2 de marzo.

“A partir de mañana, estamos levantando todos nuestros mandatos de mascarilla del condado y las empresas podrán operar a plena capacidad sin ninguna regla impuesta por el estado”, dijo el gobernador republicano Tate Reeves en Twitter. “Nuestras hospitalizaciones y números de casos han caído en picada y la vacuna se está distribuyendo rápidamente. Es el momento”.

En Mississippi, los nuevos casos de COVID-19 también disminuyeron de forma constante, pero no tanto como en Texas.

El 2 de marzo se informaron 301 casos, con una media de 582 en siete días. Dos semanas después, Mississippi registró 387 casos nuevos y una media de siete días de 289 casos.

El número de muertes del estado de Mississippi es significativamente menor que el de Texas, con cuatro muertes el 24 de marzo y una media de 6 fallecidos en siete días.

En Texas se produjeron 163 muertes el mismo día, con una media de 123 en siete días. Esta cifra es inferior a la del 10 de marzo, que registró 202 muertes y una media de 190 en siete días. Texas tiene cerca de diez veces la cantidad de población de Mississippi.

En el momento de esta publicación, más de seis millones de residentes de Texas y 720,607 de Mississippi recibieron al menos una dosis de la vacuna anti COVID-19.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS