No hay cómo recibir más venezolanos: países receptores se quedan sin dinero

Por Sabrina Martín
22 de Agosto de 2019 Actualizado: 22 de Agosto de 2019

Los países receptores de la crisis migratoria de venezolanos se encuentran prácticamente desesperados ante la escasez de recursos y la falta de ayuda financiera por parte de la comunidad internacional. Hasta ahora solo se ha logrado recaudar el 30 % de todo el dinero que se necesita para cubrir las necesidades de los más de cuatro millones de venezolanos que han huido de la dictadura liderada por Nicolás Maduro.

El canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, junto al enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Eduardo Stein, ofreció una rueda de prensa para pedirle a la comunidad internacional que se solidarice aún más con los países receptores de la migración venezolana. Pese a que la crisis migratoria es comparable con la de Siria, la región no reciben la suficiente ayuda financiera para afrontar el masivo éxodo.

El pasado 6 de agosto, durante la Conferencia Internacional por la Democracia Venezuela, el canciller peruano Néstor Popolizio también fue enfático en criticar la poca solidaridad internacional. Sus palabras fueron duras al señalar que la cooperación debe darse de manera inmediata y amplia con el fin de atender la crisis.

“Por ahora se ha recaudado alrededor 150 millones de dólares. Lo que significa un 21 % del objetivo trazado para que la región pueda hacer frente al éxodo venezolano”, dijo en aquel momento, y resaltó que esto contrasta ampliamente con el apoyo recibido para atender situaciones similares en otras zonas del mundo.


La crisis migratoria venezolana es grave y los países receptores se están viendo colapsados. De acuerdo con el Gobierno colombiano, del presupuesto acordado con la ONU para afrontar la crisis venezolana en 2019, solo se ha recibido un 30 %, lo que significa que la estimación es solo de 70 dólares por migrante. En Colombia hay más de 1,4 millones de venezolanos y la cifra no deja de aumentar.

Olga Sarrado, vocera de Acnur para la situación de Venezuela, señaló a PanAm Post que “si los fondos necesarios no llegan a tiempo, las actividades planificadas para cubrir las necesidades básicas de los refugiados y migrantes de Venezuela en la región no podrán llevarse a cabo, incrementando su vulnerabilidad”. Además, afirmó que

Es importante destacar la solidaridad y los esfuerzos de los países de acogida por responder a las necesidades de los refugiados y migrantes venezolanos, pero necesitan el apoyo de la comunidad internacional para continuar con estos esfuerzos.

En la Plataforma de Coordinación para Refugiados y Migrantes de VenezuelaAcnur especifica que para cubrir los requerimientos básicos de los refugiados se necesitan 737 611 378 de dólares, y que hasta el momento solo se ha cubierto el 30 %.

Por el momento, los países que han hecho aportes para paliar la crisis migratoria venezolana son: Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá, Japón, Alemania, Suecia y Holanda. Los recursos han sido destinados a más de 90 organizaciones internacionales, y según Acnur se invirtieron en asistencia de emergencia, protección, integración sociocultural, educación, etc.

Los ciudadanos venezolanos se han convertido en uno de los grupos de poblaciones desplazadas más grandes del mundo, tras la aceleración del éxodo masivo a partir del 2016.

En solo siete meses, contados desde noviembre del 2018, el número de refugiados y migrantes venezolanos aumentó en un millón, según datos de las diferentes naciones de acogidas y de ONG que trabajan en conjunto con las Naciones Unidas.

El número total de venezolanos desplazados ya superó los 4 millones, de una población de unos 30 millones, lo que representa el 13 % de la población de Venezuela.

Mientras los países receptores piden ayuda económica, Unicef también emitió una alerta llamando a recaudar 70 millones de dólares para proveer ayuda imprescindible para la supervivencia a 900.000 niños en distintas partes de Venezuela.

Una “avalancha” de venezolanos

El pasado 14 de agosto Acnur advirtió que si la situación en Venezuela no cambia, el flujo de migrantes venezolanos “va a continuar” sin que nada lo detenga. La cifra de exiliados podría superar los seis millones.

Filippo Grandi, jefe de esta entidad, advirtió sobre la gravedad de la crisis humanitaria en Venezuela que día a día obliga a miles de ciudadanos a dejar su país. Una situación que afectará aún más a los países de la región y podría llegar a hacer colapsar a los países receptores.

La situación puede empeorar. El chavismo y la oposición continúan en un diálogo que no muestra resultados y que con el paso de los días pareciera no avanzar. Entre tanto, son miles los venezolanos que deciden arriesgar sus vidas, salir del territorio y enfrentarse a condiciones precarias en una migración descontrolada.

“Yo no estoy muy optimista” sobre el futuro de la crisis migratoria de Venezuela, afirmó Grandi. “Este flujo va a continuar si no hay una solución política en Venezuela que permita a estas personas regresar a su país”, agregó.

El jefe de la Acnur afirmó que el flujo de migrantes venezolanos en la región es “el más importante” en el mundo en décadas y cifró en más de cuatro millones la cantidad de ciudadanos de ese país que emigraron en los últimos años.

La migración venezolana es una de las razones por las cuales el rechazo al régimen de Maduro ha escalado en América Latina y el Caribe, ya que se trata de una movilización que no tiene precedentes históricos en la región por su número y flujo constante, puesto que no se mueve en oleadas, como en otros casos que pueden servir de antecedente.

Solo en Colombia se estima que el costo de atender a los migrantes nacionales equivale a 0,3 % del producto interno bruto (PIB), lo que genera una presión en las infraestructuras de servicios públicos, sistemas de salud y educativos.

El coordinador del Observatorio de la Diáspora Venezolana, Tomás Páez, señaló para el PanAm Post la necesidad de establecer una estrategia global que “vaya coordinando esfuerzos para evitar que las decisiones en algún país influyan en los restantes”.

“Va a ser necesario crear una estrategia conjunta entre países, igual que va a ser necesario seguir ejerciendo presión para que las cosas cambien en Venezuela, que es la única manera de evitar el fenómeno migratorio”.

De acuerdo con Tomás Páez, la única forma efectiva de frenar la crisis migratoria de venezolanos es que en dicho país cese el socialismo y cambien las condiciones humanitarias.

Este artículo fue publicado originalmente en PanAm Post.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

Video relacionado

Cómo Brasil escapó por poco de ser un desastre socialista como Venezuela

TE RECOMENDAMOS