No se vacunará contra COVID-19 a inmigrantes ilegales de plantas empacadoras de carne en Nebraska

Por Tom Ozimek
05 de Enero de 2021 6:57 PM Actualizado: 05 de Enero de 2021 6:57 PM

El gobernador de Nebraska, Pete Ricketts, dijo en una conferencia de prensa el lunes que los inmigrantes ilegales en las plantas empacadoras de carne no recibirán la vacuna contra el COVID-19.

La observación de Ricketts se produjo en respuesta a una pregunta sobre si los inmigrantes ilegales empleados en tales instalaciones serían parte de los grupos de trabajadores que se vacunarán bajo el programa de vacunación de Nebraska.

“A los inmigrantes ilegales no se les permite trabajar en esas instalaciones, así que no creo que eso sea un problema”, dijo.

A la luz de los informes de que los inmigrantes ilegales representan una proporción de la mano de obra de la industria empacadora de carne, The Epoch Times se acercó a la oficina de Ricketts y preguntó si los funcionarios planean tomar medidas específicas para evitar que los trabajadores inmigrantes ilegales reciban vacunas cuando se pongan a disposición para las poblaciones de plantas empacadoras de carne. No se recibió respuesta al momento de la publicación.

La industria de envasado de carne de Nebraska es la más grande de Estados Unidos, emplea a decenas de miles de personas, y la mano de obra inmigrante es un componente clave. Según algunos informes, los inmigrantes ilegales representan una proporción de trabajadores significativa en tales plantas.

“La mayoría son de piel morena. Muchos no hablan inglés. Algunos son indocumentados”, se lee en un artículo de junio de 2020 en el Omaha World-Herald, el cual profundiza en la dinámica de la mano de obra inmigrante en la industria empacadora de carne de Nebraska.

“Han sido los inmigrantes todo el tiempo los que han sido trabajadores esenciales”, dijo Sergio Sosa, director ejecutivo del Heartland Workers Center en South Omaha, en declaraciones para el medio de comunicación. “Estos trabajadores esenciales se volvieron invisibles. Debido al COVID-19, se volvieron visibles nuevamente”.

El brote del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), el patógeno que causa la enfermedad COVID-19, puso en el centro de atención a la industria de procesamiento de carne del país. Luego de que casi dos docenas de plantas cárnicas cerraran en abril después de que los trabajadores contrajeran COVID-19, los propietarios de las plantas y los granjeros advirtieron de una posible escasez de carne en los estantes de las tiendas. Esto originó que el presidente Donald Trump designara a las plantas empacadoras de carne como parte de la infraestructura crítica y, esencialmente, ordenarles que permanezcan abiertas para proteger el suministro de alimentos de la nación en medio de la pandemia.

Los trabajadores de la industria del envasado de carne suelen trabajar muy cerca unos de otros y se conglomeran en áreas comunes, lo que presenta un mayor riesgo de transmisión del virus. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), dijeron en un informe de julio que “las instalaciones de procesamiento de carne y aves de corral enfrentan retos distintivos en el control de las enfermedades infecciosas”, incluido el COVID-19, y que los brotes en plantas empacadoras de carne pueden afectar rápidamente a un gran número de personas. Los CDC recomendaron intervenciones específicas —incluyendo la detección de temperatura o síntomas de los trabajadores, estaciones adicionales de higiene de manos y barreras físicas entre los trabajadores— para ayudar a frenar la propagación del virus entre los trabajadores de las plantas procesadoras de carne.

Según el Midwest Center for Investigative Reporting, más de 44,500 casos de COVID-19 y 232 muertes han estado relacionados con plantas de procesamiento de carne en Estados Unidos, con más de 5200 de esos casos y 22 muertes relacionadas con 23 plantas en Nebraska.

Grupos de inmigración, y otros, han expresado su apoyo a que la vacuna contra el COVID-19 esté disponible para inmigrantes ilegales con la premisa de que excluirlos pondría a todos los estadounidenses en mayor riesgo de infección.

Angie Ling, jefa de incidentes del Departamento de Salud y Servicios Humanos, dijo que se ha entregado 86,000 dosis de la vacuna contra el COVID-19 a Nebraska, mientras que el medio de comunicación local KETV citó a Ling diciendo que 36,000 personas en el estado ya recibieron una inyección.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Descubra

La cronología del encubrimiento del COVID-19 hecho por el régimen chino

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.