Nü shu: idioma de mujeres en la antigua China

Por La Gran Época
27 de Junio de 2020
Actualizado: 29 de Junio de 2020

Se bordaba en tela, se tallaba en adornos, se escribía en papel. Sus caracteres estilizados y secretos, derivados en ocasiones del chino tradicional, reflejaban la delicadeza del espíritu femenino, y desafiaban a una sociedad que remitía el derecho de la escritura únicamente a los hombres.

El nü shu, un idioma traducido literalmente como “escritura para mujeres”, se infiltró en la sociedad de Hunan durante siglos, pasando inadvertido como vagos trazos ornamentales sobre marcos de cuadro, alajeros, y pertenencias recurrentes a la vida femenina. En una sociedad con fuertes inclinaciones masculinas, tales ideogramas eran con frecuencia la única forma de apoyo sentimental entre hermanas, madres y amigas.

Según estimaciones históricas, el nü shu formaba parte de la sociedad femenina china ya desde el siglo III, aunque no se dio conocer públicamente sino hasta el año 1983. Constaba de aproximadamente 2000 caracteres silábicos, diferenciándose de los ideogramas tradicionales chinos por carecer de sentido propio.

El surgimiento de una escritura de carácter secreto exclusiva para mujeres, terminó por establecer nuevas costumbres y códigos sociales en la provincia de Hunan.

Con frecuencia, los textos nü shu se rompían una vez leídos, o eran quemados juntos durante el funeral de su autora. En una expresión de cariño característica, madres y tías desarrollaron la tradición de las “cartas del tercer día” (sān cháo shū), un libro con poemas personales escrito nü shu que era entregado a la esposa el tercer día después de la boda.

Cuando la revolución cultural asoló China en la década del 60, casi la totalidad de los textos escritos en nü shu fueron destruidos por los “guardias rojos”, una fuerza del partido comunista ordenada a destruir todo indicio de la cultura milenaria china, incluyendo textos, monumentos y escrituras sagradas.

Afortunadamente para el idioma, la última mujer hablante del nü shu, Yang Huangyi, transmitió sus textos y la esencia de la escritura a la Universidad de Qinghua, antes de su muerte en septiembre del 2004.

Revalorizado en la actualidad, el nü shu se ha convertido en la fuente de ingreso del mercado turístico de Jianyong, ciudad natal del idioma. Hay clases instructivas del idioma, exposiciones de textos típicos y venta de cartas del tercer día.

En contraposición con el nan shu, la escritura oficial que era vedada a la población femenina, el nü shu fue durante siglos un idioma transmitido de generación en generación en el más profundo de los secretos. Rumoreado en cantos y poemas; y abolido y destruido totalmente durante el nefasto período de la revolución cultural china, el idioma de las mujeres es escrito una vez más en las callejuelas del imperio; esta vez, por supuesto, en forma abierta.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

“Tenemos que sacar a la luz lo que está sucediendo para que el mundo se entere”

TE RECOMENDAMOS