Nueva estrategia de Estados Unidos para Asia central promueve la soberanía y prosperidad económica

Por Ella Kietlinska
11 de Febrero de 2020
Actualizado: 11 de Febrero de 2020

El Departamento de Estado de Estados Unidos dio a conocer el 5 de febrero su nueva estrategia para Asia Central para los próximos cinco años con el objetivo de avanzar en el desarrollo económico, la seguridad y la soberanía de los países de Asia Central como una forma de estabilizar la región y promover la paz.

La región de Asia Central siempre ha sido la encrucijada estratégica y comercial entre Europa y Asia, y es importante para “los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos, independientemente del nivel de participación de Estados Unidos en Afganistán”, decía el documento de la nueva estrategia (pdf).

La región está formada por las antiguas repúblicas soviéticas de Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán, situadas en el corazón de Eurasia. Tras la disolución de la Unión Soviética en 1991, los países declararon su independencia, que fue reconocida casi inmediatamente por los Estados Unidos.

Desde la aprobación de la anterior estrategia de los Estados Unidos para el Asia central en 2015, se han producido cambios en la dirección de los Estados del Asia central. Los nuevos líderes, especialmente en Uzbekistán y Kazajstán, han creado nuevas oportunidades para la reforma, la cooperación intrarregional y una mayor participación de Estados Unidos, según el informe.

La reunión del presidente de Uzbekistán, Shavkat Mirziyoyev, con el presidente Donald Trump en 2018 marcó el avance de una mayor cooperación entre Estados Unidos y Uzbekistán. También en 2018, “los jefes de Estado de Asia Central se reunieron sin la presencia de ninguna potencia importante por primera vez en al menos una década”, dijo Alice Wells, subsecretaria adjunta principal para Asia Central y del Sur en el Departamento de Estado durante un debate en la Heritage Foundation, y añadió que continuaron con la reunión en 2019.

Mapa de Asia Central. (Google maps)

“El principal interés estratégico de Estados Unidos en esta región es construir un Asia Central más estable y próspera que sea libre de perseguir intereses políticos, económicos y de seguridad con una variedad de socios en sus términos; que esté conectada a los mercados mundiales y abierta a la inversión internacional, y que cuente con instituciones democráticas fuertes, estado de derecho y respeto a los derechos humanos”, dice el informe.

Estados Unidos ya ha proporcionado 9000 millones de dólares en ayuda financiera para apoyar la seguridad, el crecimiento económico y financiar programas educativos y culturales en Asia Central. Al mismo tiempo, empresas privadas de Estados Unidos han invertido más de 31,000 millones de dólares en empresas comerciales en la región, creando así miles de puestos de trabajo y contribuyendo al desarrollo económico de la región.

La estrategia se centra en cinco objetivos:

Fortalecimiento de la soberanía y la conectividad regional

Para alcanzar el objetivo de fortalecer la soberanía de los Estados de Asia Central individualmente y como región, los Estados Unidos participarán en el desarrollo de instituciones democráticas en los países, según la nueva estrategia descrita.

El fortalecimiento de la interconexión regional incluye “las relaciones de gobierno a gobierno y de pueblo a pueblo”, dijo Wells. Implica la creación de nuevas oportunidades para el comercio y la iniciativa empresarial por parte de los empresarios locales. Estados Unidos también ayuda con una iniciativa para establecer una red eléctrica unificada para comercializar el excedente de electricidad entre los países de Asia Central, mejorando así la seguridad energética, reduciendo la dependencia de un solo proveedor y reduciendo los costos de la electricidad.

Wells dijo en el debate que este proyecto “puede llevar al superávit de hidroelectricidad de Kirguistán y Tayikistán al Afganistán y el Pakistán, donde más de 80 millones de personas todavía carecen de acceso a la electricidad”.

Los Estados Unidos también seguirán participando en la Universidad Americana de Asia Central en Bishkek (Kirguistán), que ofrece títulos estadounidenses, becas y enseña técnicas empresariales a estudiantes de toda la región.

Contrarrestar el terrorismo

Para contrarrestar las amenazas terroristas, Estados Unidos ha creado programas para realizar ejercicios militares conjuntos y proporcionar entrenamiento al personal militar y de seguridad fronteriza de la región, así como para “devolver, rehabilitar y reintegrar en la sociedad a los combatientes terroristas extranjeros y a sus familias”, según el informe. Estados Unidos ha invertido 90 millones de dólares en la seguridad de las fronteras en Asia Central.

Wells dijo que “Kazajstán, Uzbekistán y Tayikistán están a la cabeza del mundo en cuanto a asumir la responsabilidad” de los combatientes terroristas que son sus ciudadanos.

Estabilización de Afganistán

Soldados estadounidenses caminan en el lugar de un ataque suicida talibán en Kandahar en una foto de archivo. (Javed Tanveer/AFP/Getty Images)

Para estabilizar Afganistán, los Estados Unidos alentarán a cada uno de los países de Asia central a desarrollar los vínculos económicos, energéticos, especialmente la exportación de electricidad, el comercio y la cultura, así como a simplificar los trámites de visado y de aduana. El informe dice que Estados Unidos cree que “los socios económicos prósperos, estables y seguros rara vez participan en conflictos armados”.

Asesoró la construcción de infraestructuras ferroviarias y eléctricas entre el Afganistán, Uzbekistán, Turkmenistán y Tayikistán, así como la capacitación en gestión de fronteras en la academia conjunta de seguridad fronteriza de Dushanbé, Tayikistán.

Estado de derecho y derechos humanos

Los Estados Unidos también deben apoyar el mejoramiento del estado de derecho y el respeto de los derechos humanos proporcionando conocimientos técnicos y capacitación. Por ejemplo, los programas de la embajada de Estados Unidos para periodistas les enseñan cómo mantener a los gobiernos responsables ante sus ciudadanos y promover los esfuerzos del gobierno para mejorar las vidas de las personas, según el informe.

Según Wells, tanto el estado de derecho como el respeto a los derechos humanos juegan un papel crítico en el aumento del comercio y las inversiones extranjeras.

“Los países tomarán el riesgo comercial, pero no quieren tomar el riesgo político”, dijo.

Añadió que Estados Unidos también apoyará la promoción de la libertad religiosa en Asia Central y la defensa de los derechos humanos de “las etnias oprimidas kazaja, uygur y kirguiz en las prisiones de detención chinas”.

Atraer inversiones extranjeras, incluyendo empresas de EE.UU.

Por último, el gobierno de EE.UU. está trabajando con cada nación para fortalecer el estado de derecho y el respeto de los derechos humanos que crea condiciones favorables para atraer más inversión extranjera, incluso de empresas estadounidenses, según el informe.

También identificó la reforma educativa como áreas de contribución, ya que “equipa a la próxima generación” con “las habilidades técnicas, gerenciales, de idioma inglés y de pensamiento crítico necesarias para apoyar las economías del siglo XXI que atraen la inversión internacional y producen empresarios locales”.

Las inversiones estadounidenses mantienen los más altos estándares de trabajo, protección ambiental y sostenibilidad de la deuda, dijo Wells, y agregó que Estados Unidos se ha ofrecido a “proporcionar expertos independientes que puedan ayudar a los países a evaluar la sostenibilidad de los proyectos de infraestructura” y “la recién creada Corporación Financiera de Desarrollo puede proporcionar ayuda crítica por medio de seguros de préstamos y productos de inversión”.

La asistente del presidente Donald Trump y directora principal para Asia Central y del Sur del Consejo de Seguridad Nacional, Lisa Curtis, dijo que aunque EE.UU. se enfrenta a la competencia de Rusia —que siempre ha ejercido influencia en Asia Central— y China, no intentará igualarla. Estados Unidos solo quiere tener una presencia en la región para “proteger tanto como podamos su capacidad de seguir siendo naciones soberanas e independientes”, dijo.

Trabajadores de la construcción chinos trabajan en el sitio de un nuevo centro comercial, que formará parte del complejo de tiendas y oficinas de Shangri-La, administrado por China, en Colombo, Sri Lanka, el 19 de noviembre de 2018. (Paula Bronstein/Getty Images)

Curtis dijo que si bien China está proporcionando a la región “una muy necesaria asistencia para el desarrollo” como la financiación de la infraestructura, dicha asistencia debe “permanecer transparente”. Dijo que a los Estados Unidos les preocupaba que los países pudieran “sobreendeudarse” hasta el punto de perder su soberanía, como se ha visto con los países que participan en la iniciativa de la Franja y la Ruta de China.

Estados Unidos, Australia y Japón ofrecen ahora opciones de financiación competitivas para proyectos de infraestructura a través de su Red del Punto Azul, el cual “servirá como un sello de aprobación reconocido mundialmente para los grandes proyectos de infraestructura”, para determinar si los proyectos son sostenibles y no explotadores, según el sitio web de Share America.

“Nuestra marca es clara… soberanía, independencia, integridad territorial”, y cuando eso se contrasta con la anexión de Crimea, o se contrasta con la deuda depredadora, los Estados Unidos “ocupan un polo muy singular y… muy beneficioso para los estados de Asia Central”, dijo Wells.

***

Descubra

¿Cuántos países realmente comunistas hay en el Mundo?

TE RECOMENDAMOS