Nueva investigación confirma relación del autismo con el intestino

Un estudio exhaustivo relaciona patrones claros en los perfiles de las bacterias intestinales con el autismo, lo que apunta a nuevos tratamientos

Por Amy Denney
01 de Agosto de 2023 11:27 PM Actualizado: 01 de Agosto de 2023 11:27 PM

Los investigadores identificaron una firma microbiana para el trastorno del espectro autista, un hallazgo crítico que ofrece claridad sobre cómo el microbioma intestinal influye en este síndrome neurológico.

El estudio, basado en datos y publicado por 43 investigadores, cuestiona la idea de que el autismo es un trastorno principalmente genético y sugiere que los factores ambientales pueden estar detrás del fuerte aumento de esta enfermedad debilitante.

Los billones de microbios (bacterias, virus, hongos y otros microorganismos) que pueblan el microbioma intestinal son la base de esa firma microbiana. Otras investigaciones descubrieron que tener más microbios y una mayor diversidad está asociado a la salud y a un menor riesgo de enfermedad. Entre otras tareas, las bacterias intestinales metabolizan la fibra y crean metabolitos que facilitan la digestión y las funciones cerebrales, entre otras.

El estudio consistió en volver a analizar 25 conjuntos de datos publicados anteriormente para encontrar vías metabólicas específicas del autismo que pudieran estar relacionadas con determinados microbios intestinales. El metaanálisis, elaborado por la Iniciativa de Investigación sobre el Autismo de la Fundación Simons (SFARI), se publicó el 26 de junio en Nature Neuroscience y concuerda con un reciente estudio a largo plazo de un tratamiento centrado en el microbioma en 18 personas con autismo que mostraron mejoras tanto en los síntomas intestinales como en los cerebrales.

“Aporta más pruebas de que el microbioma está alterado en el autismo y que se relaciona con alteraciones en la bioquímica y que esas alteraciones pueden afectar al funcionamiento gastrointestinal y neurológico”, declaró a The Epoch Times James Adams, profesor del Centro de Biodiseño para la Salud a través de los Microbiomas de la Universidad Estatal de Arizona. Lleva 20 años estudiando la relación intestino-autismo y es coautor del estudio de 18 personas que se destaca en la nueva investigación.

La creciente sombra del autismo

No se encontró una causa única para el trastorno del espectro autista, que es una afección heterogénea que presenta patrones genéticos, fisiológicos y de comportamiento. Suele diagnosticarse en la infancia y actualmente afecta a 1 de cada 36 niños, frente a 1 de cada 44 hace sólo dos años.

Entre los obstáculos para estudiar el autismo figuran la dificultad para realizar pruebas a los niños que presentan casos graves y la dificultad para observar signos y síntomas en los sujetos. El hecho de que sea una afección neurológica dificulta aún más su estudio.

Esto, combinado con la inmensidad del microbioma, hizo difícil y controvertido cuantificar el papel que desempeñan los problemas gastrointestinales en el autismo. Uno de los objetivos del estudio era forjar un consenso sobre esta relación, según declaró a The Epoch Times Jamie Morton, uno de los autores correspondientes del estudio y consultor independiente.

El Sr. Morton dijo que los investigadores se sorprendieron de las conexiones observadas cuando aplicaron un algoritmo a los datos. Pusieron controles autistas y neurotípicos uno al lado del otro para buscar rasgos como la expresión génica, la respuesta del sistema inmunitario y la dieta.

“Lo sorprendente fue la intensidad de la señal. Después de realizar nuestro análisis, se podía ver cómo saltaba de los datos brutos”, dijo Morton. “No habíamos visto antes este tipo de solapamiento claro entre las vías metabólicas microbianas intestinales y humanas en el autismo”.

Una “vía” es un proceso bioquímico de reacciones enlazadas por las que una molécula se transforma en otra, o los compuestos se modifican en una serie de procesos para llevar una determinada sustancia a un lugar concreto del organismo. Por ejemplo, una persona puede ingerir una determinada vitamina o compuesto que se digiere en otras moléculas que se transforman en otras moléculas a través de procesos celulares hasta que acaban llegando al cerebro en forma de un neurotransmisor específico.

Los investigadores afirman que la nueva información allana el camino para una investigación precisa centrada en el tratamiento de la manipulación del microbioma. La capacidad de utilizar el análisis de las heces para ver cómo responden los pacientes a intervenciones específicas a lo largo del tiempo puede dar forma a futuros estudios y, en última instancia, a la atención clínica.

“Lo significativo de este trabajo no es sólo la identificación de las principales firmas, sino también el análisis computacional que identificó la necesidad de que los futuros estudios incluyan mediciones longitudinales, cuidadosamente diseñadas y controles que permitan una interpretación sólida”, dijo Kelsey Martin, vicepresidenta ejecutiva de SFARI y de las Colaboraciones en Neurociencia de la Fundación Simons, en un comunicado de SFARI.

Datos específicos del estudio

El metaanálisis comparó 600 pares de niños; cada par estaba formado por un niño con autismo y un control neurotípico de la misma edad y sexo. Cada par se analizó y comparó utilizando metodologías computacionales novedosas para que los investigadores pudieran identificar microbios con abundancias diferentes entre los dos grupos.

Había 95 vías metabólicas expresadas de forma diferencial en los cerebros de los autistas con sus correspondientes vías microbianas. “Las vías relacionadas con el metabolismo de los aminoácidos, los hidratos de carbono y los lípidos estaban desproporcionadamente representadas entre las vías coincidentes”, dice el estudio.

Desde el punto de vista funcional, esas vías se confirmaron con especies microbianas de los géneros Prevotella, Bifidobacterium, Desulfovibrio y Bacteroides. Y están asociadas con cambios en la expresión génica cerebral, patrones dietéticos restrictivos y perfiles de citoquinas proinflamatorias.

La inclusión en el estudio del trasplante de microbiota fecal a largo plazo del 2019, dirigido por el Sr. Adams y Rosa Krajmalnik-Brown, hace que las pruebas sean más sólidas.

“Otro par de ojos se fijaron en esto, desde una lente diferente, y validaron nuestros hallazgos”, dijo Krajmalnik-Brown sobre el meta-análisis en el comunicado.

El estudio de Adams y Krajmalnik-Brown también se publicó en Nature y observó una menor diversidad microbiana general y una reducción de Prevotella copri y Bifidobacterium en niños con autismo.

El estudio original trató a 18 niños con una terapia de transferencia microbiana que incluía dos semanas de tratamiento con el potente antibiótico vancomicina, una limpieza intestinal, una dosis alta inicial y 10 semanas de dosis bajas diarias de transferencias microbianas junto con una dosis baja de supresor de ácidos estomacales.

Básicamente, se eliminó el microbioma intestinal de los sujetos y se les trasplantaron heces sanas de un donante. Los resultados fueron una reducción del 80 por ciento de los síntomas gastrointestinales y una mejora lenta y constante de los síntomas del autismo. El seguimiento de dos años de la misma cohorte mostró que los niños en el rango severo de autismo habían disminuido significativamente los síntomas y que las bacterias beneficiosas seguían siendo altas.

Validación

El meta-análisis proporciona una confirmación a gran escala de una teoría que muchos clínicos e investigadores tuvieron durante años basada en estudios y evidencias observacionales.

“Están añadiendo credibilidad al tratamiento intestinal con niños autistas. Llevamos décadas tratando a los niños autistas con el intestino, y recibimos muchas críticas por ello”, dijo a The Epoch Times el Dr. Armen Nikogosian, médico funcional especializado en autismo. “Dicho esto, ciertamente no lo desciframos todo, pero sabíamos que había una clara conexión entre el intestino y el cerebro del niño autista”.

“Que la medicina convencional acepte esta idea abriría más vías de investigación y tratamiento. Más información sobre microbios específicos que hay que eliminar o estimular para que crezcan es una búsqueda interminable para nosotros”.

Morton dijo que esos podrían ser temas de futuros estudios, pero hasta ahora los patrones hallados en los niños autistas son sobre todo indicativos de que todo el ecosistema microbiano es disbiótico, o está desequilibrado.

“Las bacterias intestinales en el autismo son muy complejas, y hay desacuerdo entre diferentes estudios sobre qué bacterias son diferentes en el autismo”, dijo el Sr. Adams. “Creo que la respuesta es que depende de dónde vivas. Hay diferentes bacterias patógenas que están presentes, y hay bacterias beneficiosas que faltan”.

Aún así, la disbiosis se abordó en la medicina funcional durante algún tiempo con diversos grados de éxito entre las personas con rasgos autistas. Incluso es un tema candente en Internet entre los padres de niños autistas que intentaron alterar el paisaje microbiano a través de la dieta.

Intuición paterna

Ese fue el caso de Ginger Taylor, cuyo hijo empezó a sufrir regresiones conductuales en 2003, a los 18 meses de edad. Su investigación descubrió problemas gastrointestinales comunes en los niños autistas. Una teoría era que el gluten y la caseína contribuían a síntomas como problemas de comunicación y lenguaje, aleteo de brazos e hiperactividad.

Con escasos conocimientos sobre nutrición, cambió la dieta de su hijo durante unos días para poder recabar más información sobre dietas sanas para la salud cerebral. Inmediatamente, empezó a defecar con normalidad y a mantener el contacto visual. Aunque controvertidas, las dietas sin gluten y sin caseína son adoptadas por muchas familias que afirman que aliviaron los síntomas. La Sra. Taylor leyó por primera vez sobre ello en un libro titulado “Children with Starving Brains“.

“Los problemas gastrointestinales han sido particularmente difíciles, con un dolor terrible que no se diagnostica ni se trata correctamente, ni siquiera se reconoce”, dijo la Sra. Taylor. “Espero que este estudio sea aceptado, y dejemos de tener esta discusión sobre si GI está involucrado con el autismo”.

La Sra. Taylor, que mantiene un sitio web lleno de investigación sobre el autismo que incluye muchos estudios sobre el eje intestino-cerebro, es optimista de que tal vez esta será la investigación que conduzca a mejores proyecciones para los niños, así como el avance del tratamiento.

Pero también se muestra escéptica, ya que los nuevos estudios no llevaron históricamente a una aceptación profunda del vínculo GI que podría impulsar cambios sistémicos en la forma de abordar el autismo. Por ejemplo, un metaanálisis del 2014 ya estableció un vínculo definitivo entre el autismo y los síntomas gastrointestinales. Publicado en Pediatrics, el artículo de revisión examinó 15 estudios diferentes.

Mejorar la educación

La responsabilidad de identificar los problemas intestinales suele recaer en las familias, que pueden incluso no ser conscientes de ellos, para transmitirlos a los médicos, que a menudo carecen de conocimientos sobre cómo proceder.

Cuando reciben formación, los especialistas pueden identificar los signos y síntomas gastrointestinales si comprenden el autismo, según declaró a The Epoch Times el Dr. Arthur Krigsman, gastroenterólogo pediátrico especializado en la evaluación y el tratamiento de niños autistas.

Los niños autistas, dijo, expresan el dolor gritando, llorando, pegando y rompiendo cosas. No suelen utilizar los mismos signos universales que suelen asociarse a los trastornos gastrointestinales.

“Puedes tener un paciente con un dolor abdominal intenso, una rotura de apéndice, y no se llevará la mano al vientre”, explica el Dr. Krigsman. “Su capacidad para transmitir información, incluso de forma no verbal, se ve afectada”.

Sin embargo, cuando se hace una biopsia del tejido intestinal de los niños autistas, dice que hay algo en común. Las células y moléculas se inflaman de forma única, no como en otras enfermedades inflamatorias intestinales, como la enfermedad de Crohn. El autismo tiene componentes mitocondriales, metabólicos y neurológicos únicos que constituyen la autoinmunidad, dijo.

“El autismo es una enfermedad médica. No es una enfermedad psiquiátrica. El intestino desempeña un papel y es probablemente la comorbilidad más común”, dijo el Dr. Krigsman. “La buena noticia es que la enfermedad autoinmune puede tratarse, igual que la de Crohn es tratable… si el médico es capaz de hacer el diagnóstico correcto”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.