Nuevo embajador de EE.UU. alineado con el cambio de visión del mundo sobre China

Por Antonio Graceffo
25 de Octubre de 2021
Actualizado: 25 de Octubre de 2021

Análisis de noticias

El gobierno de Estados Unidos tiene derecho a “ampliar nuestras provisiones de armas a Taiwán”, dijo Nicholas Burns, el candidato del presidente Joe Biden a embajador de Estados Unidos en China.

Durante su audiencia de confirmación en el Senado el 20 de octubre, Burns tocó casi todos los puntos débiles de China—los temas incómodos que el Partido Comunista Chino (PCCh) quiere que el mundo deje de preguntar, incluyendo cuestiones relacionadas con Xinjiang, Taiwán, Hong Kong, el origen de COVID-19, la defensa y el comercio.

Burns llegó a referirse al asesinato y la represión de los uigures en Xinjiang como “genocidio”. Habló de los abusos en el Tíbet, así como de las tácticas de mano dura del PCCh contra Taiwán, declarando que todo ello debía terminar.

En los últimos cinco años, la Unión Europea y otros países han endurecido su postura frente al régimen chino. El Parlamento Europeo y otros aliados han pasado a condenar las atrocidades del PCCh en Xinjiang, las amenazas militares contra Taiwán y la pérdida de libertades en Hong Kong. Otros aliados mundiales también están exigiendo que se investigue el origen de COVID-19, que en su día calificaron de teoría conspiratoria de la red oscura.

La vicepresidenta de la Comisión Europea, Margrethe Vestager, habla durante una conferencia de prensa sobre un caso antimonopolio en la sede de la UE en Bruselas el 8 de julio de 2021. (Kenzo Tribouillard/AFP vía Getty Images)

Ahora parece que el mensaje de Burns sobre el régimen chino como “competidor peligroso” puede ser más fácilmente recibido por el mundo. Se trata de una buena noticia para la diplomacia estadounidense, ya que se dejará de considerar que Estados Unidos “va solo” al tomar decisiones unilaterales sobre la contención de China.

Con este fin, Burns pidió que Estados Unidos reforzara la cooperación con sus aliados, incluidos Europa y Japón, para tener una verdadera influencia económica contra China. La creación de coaliciones en la región del Indo-Pacífico fue otro de los objetivos, que Burns identificó como crucial para contrarrestar el régimen chino. Elogió el pacto AUKUS y la Quad, que revitalizaron las relaciones de Estados Unidos con Australia e India, y reforzaron aún más las relaciones de Estados Unidos con Japón y el Reino Unido.

En materia de defensa, Burns defendió el mantenimiento de la presencia militar estadounidense en Japón, Corea del Sur y Guam como parte de la estrategia contra China, posición que apoyan los aliados de Estados Unidos, Corea del Sur, Japón, Taiwán, Australia, India y otros países con reclamaciones territoriales en el Mar de China Meridional y la región del Indo-Pacífico. También advirtió de la amenaza de la acumulación de armas nucleares por parte de China, lo que viola la promesa que el PCCh había hecho de minimizar su arsenal nuclear. Recientemente, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) anunció que ampliaría su enfoque para contrarrestar la creciente amenaza china.

Duro con el comercio, Burns dijo que Estados Unidos debería hacer que China cumpliera los términos de la fase uno del acuerdo comercial.

Cuando comenzó la guerra comercial entre Estados Unidos y China, las potencias mundiales acusaron a Estados Unidos de mercantilismo. Criticaron al expresidente Donald Trump por ampliar los poderes del Comité de Inversiones Extranjeras en Estados Unidos (CFIUS), una agencia federal interdepartamental que investiga las adquisiciones extranjeras de industrias estadounidenses sensibles. Como resultado de las investigaciones y recomendaciones del CFIUS, la administración Trump bloqueó varias compras importantes de empresas chinas.

Apenas unos años después, el Parlamento de la UE pidió controles más estrictos sobre la inversión extranjera directa china. La jefa de política exterior del Partido Laborista del Reino Unido, Lisa Nandy, pidió un aumento de las restricciones a la inversión china, afirmando que Gran Bretaña debe ser consciente del riesgo que supone el PCCh. Además, el gobierno holandés prohibió a las empresas chinas construir reactores nucleares en los Países Bajos.

Sin embargo, los movimientos hacia una mayor prohibición de la inversión china se producen mientras las empresas chinas participan en un proyecto nuclear en el Reino Unido. Del mismo modo, Estados Unidos ha permitido a una empresa china, vinculada al PCCh, comprar una gran participación en una mina de minerales de tierras raras y transportar los minerales de vuelta a China para su procesamiento. Algunos legisladores de Estados Unidos, la UE y el Reino Unido han expresado su preocupación por estas posibles amenazas a la seguridad nacional. Esto representa un área más en la que una postura dura de Estados Unidos frente a China podría ganar apoyo internacional, y en la que Estados Unidos y sus aliados podrían cooperar.

La reacción de Beijing a la audiencia de confirmación era de esperar. Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, respondió a las declaraciones de Burns con una amenaza disimulada: “Aconsejamos a Burns que sea muy consciente de la tendencia general del mundo… que conozca las situaciones reales… y que evite subestimar la fuerte resolución, determinación y capacidad del pueblo chino para defender sus derechos”.

En opinión de Burns, las últimas acciones agresivas del régimen chino han alienado al país. Parece que más países se están acercando a la posición de Estados Unidos, lo que permite ampliar las esferas de cooperación y diplomacia entre las democracias.

“Debemos tener confianza en nuestra fuerza” para contrarrestar a China, dijo. “Tendremos éxito si construimos esta fuerza estadounidense en torno a nuestra diplomacia”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS