Nuevo informe apunta a la esclavitud y la opresión en Corea del Norte

29 de Octubre de 2017 Actualizado: 29 de Octubre de 2017

Los nombres de los diversos organismos y ministerios de Corea del Norte adquieren una connotación orwelliana en el último informe bianual del Departamento de Estado, publicado el 26 de octubre.

Cada seis meses, el secretario de Estado tiene que informar al Congreso sobre las personas y actividades que violan gravemente los derechos fundamentales de los norcoreanos.

El informe del jueves apunta a varias personas y a las instituciones para las que trabajan tienen un choque irónico entre sus nombres y lo que hacen.

El Comando de Seguridad Militar (MSC) trabaja bajo el Ministerio de Seguridad del Estado, ayudando a garantizar que el norcoreano promedio se sienta permanentemente inseguro al olfatear a cualquiera con lealtades cuestionables hacia el régimen.

Técnicamente, se supone que el MSC supervisa las actividades y lealtades políticas de los oficiales militares de Corea del Norte, pero sus amplios poderes de investigación se extienden a los ciudadanos promedio en su esfuerzo continuo por descubrir a cualquiera que tenga inclinaciones anti partidistas o anti estatales.

“Los testigos declararon que el MSC extrae información a través de la tortura y que los acusados de crímenes políticos pueden ser ejecutados sin juicio”, señala el informe del Departamento de Estado.

El MSC también opera campos especiales de prisioneros donde el personal militar permanece recluido indefinidamente sin juicio por delitos políticos.

Y dirigiendo el MSC está Jo Kyong Chol, uno de los llamados ángeles de la muerte de Corea del Norte.

El Departamento de Estado también utilizó esa frase en su informe anterior, en referencia a un hombre diferente que encabeza la inocuamente titulada División de Inspección del Departamento de Organización y Orientación (OGD).

Ese hombre, Min Byong Chul, supervisa y lleva a cabo personalmente investigaciones de individuos de alto perfil del gobernante Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, dirigiendo purgas de miembros desleales del partido, a menudo enviándolos a prisión o ejecución sin juicio.

También reúne a los familiares y los envía a campos de prisioneros políticos sin juicio, una práctica que el régimen norcoreano utiliza para infundir un profundo temor en cualquier posible disidente.

Este nuevo informe dice que Jo como otro “ángel de la muerte” lidera los abusos dentro del complejo defensivo-industrial de Corea del Norte.

Al igual que Min, Jo también desempeñó un papel central dirigiendo purgas y acorralando a los miembros de la familia del destinatario para encarcelarlos.

El adjunto de Jo en el MSC es Sin Yong Il, cuyo trabajo principal es vigilar el esfuerzo de censura del régimen, quien también es sancionado en el nuevo informe.

Más allá de la censura, Sin supervisa el secuestro de los norcoreanos en el extranjero sospechosos de solicitar asilo.

Los norcoreanos que desaparecen de Corea del Sur son cientos. Se sabe que algunos regresaron a Corea del Norte, pero para muchos no se sabe si fue voluntario. La mayoría fue al extranjero. Algunos simplemente desaparecen.

En el informe también se destaca al Departamento de Trabajo, que es conocido por manejar la fuerza laboral no remunerada del régimen.

El Departamento de Estado sancionó a Jong Yong Su, ministro de Trabajo de Corea del Norte, por trabajar con la Comisión Estatal de Planificación “para implementar un sistema económico basado en el trabajo forzado”.

Esas actividades incluyen a las brigadas de trabajos forzados que trabajan sin paga hasta 14 horas al día, siete días a la semana.

A medida que las sanciones cortan gran parte del comercio de mercancías de Corea del Norte, el régimen se vuelve más dependiente de sus trabajadores alquilados y el Departamento de Estado señaló a Kim Kang Jin, director de la Oficina de Construcción Externa, por su papel en la trata de esclavos de Corea del Norte.

La oficina maneja las empresas constructoras que envían trabajadores de Corea del Norte para trabajar en países de todo el mundo.

Estos trabajadores se enfrentan a condiciones laborales peligrosas y a la miseria, con la mayor parte de su salario siendo repatriados al régimen y el resto siendo robados por sus gerentes in situ.

El Departamento de Estado los describe como “esclavos patrocinados por el estado” y nombra a Kim responsable de las normas que los mantienen de esa manera.

TE RECOMENDAMOS