Nuevo plan de comercio de emisiones de China tiene 3 grandes vacíos: Arréglenlos con arancel internacional

Por Anders Corr
15 de Julio de 2021 6:41 PM Actualizado: 15 de Julio de 2021 6:41 PM

Comentario

China está a punto de poner en marcha el mayor plan de comercio de derechos de emisión del mundo, porque China es el mayor contaminador del mundo. Y el plan tiene tres grandes lagunas, del tamaño de un camión, que beneficiarán a los mayores emisores de contaminación de China. En primer lugar, no habrá límites absolutos a las emisiones de China como en otros programas de comercio. En segundo lugar, la multa a las empresas chinas que infrinjan las normas es minúscula: menos de 5000 dólares. En tercer lugar, el coste de contaminar en China será unas 10 veces menor que el coste de contaminar en Europa. Esto significa que las industrias chinas tendrán una ventaja sobre sus homólogas occidentales y aliadas, facilitando así la desindustrialización de las democracias por parte de China, al ofrecer mano de obra más barata (a veces forzada), y normas medioambientales más bajas, contra las que las democracias no pueden competir en precio. El bajo costo de las emisiones chinas, que suponen un mínimo tirón de orejas, debería incrementarse mediante un aumento de los aranceles internacionales impuestos a los mayores contaminantes industriales de China.

China es actualmente el mayor inversor del mundo en centrales eléctricas de carbón planificadas. Su energía barata repercute en todas sus exportaciones, que dependen de esa energía para competir eficazmente por el precio en el comercio mundial.

Los funcionarios chinos intentan adelantarse a los aranceles sobre las emisiones afirmando que el nuevo mercado del carbono de China reducirá sus emisiones hasta alcanzar su punto máximo antes de 2030, y conseguirá la neutralidad de las emisiones, o el carbono, en 2060. El programa de carbono de China se dirige inicialmente al sector eléctrico, en el que participarán 2225 empresas responsables de una séptima parte de las emisiones de carbono del planeta debidas a la quema de combustibles fósiles, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Los emisores recibirán cada año un permiso de emisión de carbono fijo, que podrán aumentar mediante compras a otros emisores, o disminuir mejorando sus prácticas medioambientales, por lo que serán compensados cuando vendan el permiso de emisión no utilizado. “Eso empuja a los emisores a pensar en el control y la reducción de las emisiones en términos de mercado”, según el Wall Street Journal.

El comercio de emisiones comenzará el viernes, según Bloomberg. El año que viene se ampliará del sector energético al aluminio, el cemento y el acero, según los funcionarios chinos. Para 2026, el mercado de emisiones chino se ampliará supuestamente a otros sectores, como el de los materiales de construcción, el químico, el de la aviación nacional, el del papel y el petroquímico.

Una central eléctrica de carbón en las afueras de Linfen, en la provincia china de Shanxi, emite humo. Linfen está considerada como una de las ciudades con la peor contaminación atmosférica del mundo. (Peter Parks/AFP/Getty Images)

Según el viceministro de Medio Ambiente de China, el precio promedio de una tonelada métrica de emisiones de carbono podría llegar a ser de 6.18 dólares. Ese precio es mucho más bajo que el mínimo actual de 59 dólares por tonelada métrica en el sistema de comercio europeo, que podría aumentar a 71 dólares si entran en vigor las normas europeas propuestas. En Gran Bretaña, el derecho a emitir una tonelada métrica de carbono cuesta actualmente 55 dólares.

El hecho de que China no haya cobrado por las emisiones en el pasado, y que el precio del comercio de emisiones sea excesivamente bajo en el futuro, le dará una enorme ventaja de exportación en docenas de industrias críticas y estratégicas para el poder económico y militar, a la vez que proporcionará a China un plan de comercio de carbono para que parezca más ambiental para fines de relaciones públicas.

La multa por incumplimiento del régimen de comercio de China es ínfima, con un máximo de 4600 dólares. La multa monetaria es minúscula en comparación con las industrias con miles de millones de ingresos que supuestamente regulará.

Los planes para el sistema de comercio se gestaron por primera vez en 2011, y luego se confirmaron antes de las negociaciones climáticas de París de 2015. La próxima conferencia sobre el clima se celebrará en Glasgow, Escocia, en noviembre.

El 14 de julio, la Unión Europea propuso amplias medidas económicas para disminuir el consumo de combustibles fósiles del bloque, de modo que las energías renovables pasen del 20% actual al 40% en 2030. La UE impondrá por primera vez impuestos a las importaciones de países con altas emisiones de dióxido de carbono y metano, obligándoles a pagar la misma cantidad por tonelada métrica que las empresas europeas.

Algunos senadores estadounidenses también proponen imponer tasas de importación a los contaminadores, pero faltan detalles. Los aranceles a los grandes contaminadores, como China, evitarán la fuga de carbono, que consiste en que los fabricantes trasladen su producción a otros países para evitar las estrictas normas de emisiones.

Los aranceles estadounidenses y europeos sobre las emisiones podrían afectar a las importaciones chinas e indias, y empujar a las empresas de todo el mundo a examinar sus cadenas de suministro internacionales. Al mismo tiempo, aumentarán la demanda de turbinas eólicas, energía solar y vehículos eléctricos, en todos los cuales China es fuerte tras robar propiedad intelectual y subvencionar su industria para acabar con sus competidores internacionales.

Los líderes estadounidenses y europeos, que fueron ingenuos o cómplices de los robos de China, son en parte culpables.

“Los líderes estadounidenses, tanto del gobierno como de la economía, entregaron a sabiendas industrias críticas de energía limpia a China a pesar del claro riesgo para nuestra seguridad nacional y de la diezma de nuestra mano de obra e infraestructura de fabricación avanzada”, según Desari Strader, que fundó una empresa de fabricación de energía solar que tiene cadenas de suministro totalmente estadounidenses. La Srta. Strader escribió en un correo electrónico: “Y lo hicieron conociendo el historial de abusos de los derechos humanos de la RPC, el uso de mano de obra forzada/esclava, la degradación del medio ambiente, el robo agresivo de la propiedad intelectual estadounidense clave y las prácticas comerciales ilegales”.

Los exportadores a Europa de países que tienen sus propios impuestos sobre el carbono podrán deducirlos del impuesto europeo, lo que se denomina “mecanismo de ajuste en la frontera del carbono”. Con el sistema de la UE, que se aplicará inicialmente al acero, el aluminio sin terminar, el cemento y los fertilizantes, los auditores controlarían las emisiones de gases de efecto invernadero de las empresas extranjeras a partir de 2023, y comenzarían a pagar el impuesto en 2026. Sin embargo, este tipo de auditorías, sobre todo en países como China, pueden estar influenciadas por el Estado hasta el punto de no ser del todo fiables.

Los aranceles sobre las emisiones de las industrias sucias de China son necesarios para penalizar al país por su fuerte contaminación. Pero no deberían estar limitados por la geografía y no deberían depender de procedimientos de auditoría que son inherentemente poco fiables en un país autoritario sin estado de derecho. Los aranceles a las importaciones americanas, europeas y aliadas procedentes de China provocarán fugas de carbono a otros países, ya que los pesos pesados de la industria china buscarán nuevos mercados en los que, por el precio, superarán a las industrias occidentales que son comparativamente limpias. Los legisladores occidentales y sus aliados deben ir más allá e imponer un arancel más sencillo y geográficamente más amplio a todas las exportaciones baratas y sucias de China.

Anders Corr es licenciado y tiene una maestría en Ciencias Políticas por la Universidad de Yale (2001) y un doctorado en Gobernación de la Universidad de Harvard (2008). Es director de Corr Analytics Inc., editor del Journal of Political Risk. Ha llevado a cabo extensas investigaciones en Norteamérica, Europa y Asia. Es autor de “The Concentration of Power” (se publicará próximamente este año) y “No Trespassing”, y ha editado “Great Powers, Grand Strategies”.

Siga a Anders en Twitter: @anderscorr


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.