Nuevo proyecto de ley del senado apunta a reducir dependencia de EE.UU. de tierras raras de China

Por Frank Fang
13 de Mayo de 2020
Actualizado: 13 de Mayo de 2020

El senador Ted Cruz (Republicano-Texas) ha presentado un proyecto de ley destinado a eliminar la dependencia de Estados Unidos de China en lo que respecta a los metales de las tierras raras y los minerales críticos, que son vitales para la producción de productos de alta tecnología como vehículos híbridos, teléfonos inteligentes y sistemas de misiles.

“Nuestra capacidad como nación para fabricar tecnologías de defensa y apoyar a nuestras fuerzas armadas depende peligrosamente de nuestra capacidad para acceder a elementos de tierras raras y minerales críticos extraídos, refinados y fabricados casi exclusivamente en China”, dijo Cruz, según un comunicado de prensa de su oficina.

China es el mayor productor mundial de metales de tierras raras —que incluye 15 elementos con números atómicos del 57 al 71 en la tabla periódica— y representa más del 70 por ciento de la producción anual mundial. En 2018, China representaba el 70.6 por ciento, seguida de Australia y EE. UU. con el 11.8 y el 8.8 por ciento, respectivamente.

La mayoría de estos metales de tierras raras, así como otros elementos como el litio, el cobalto y el manganeso, constituyen 35 minerales críticos identificados por el Departamento del Interior de Estados Unidos en mayo de 2018 como críticos para la seguridad economía y nacional del país.

En 2017, Estados Unidos importó de China unos 150 millones de dólares en metales de tierras raras, lo que representa alrededor del 78 por ciento del total de sus importaciones de tierras raras.

El proyecto de ley de Cruz, llamado “Ley de tierras raras de Onshoring 2020” (Ley ORE), proporcionaría incentivos fiscales para que las empresas estadounidenses extraigan tierras raras en Estados Unidos; requeriría que el Pentágono se abastezca de tierras raras y elementos críticos de Estados Unidos; y establecería subvenciones para programas piloto para desarrollar estos materiales en Estados Unidos.

El dominio de China en el mercado de las tierras raras se atribuye en parte a su mano de obra barata y a sus laxas regulaciones ambientales, ya que la extracción de tierras raras de los minerales requiere productos químicos tóxicos que podrían conducir a una grave contaminación ambiental.

Otra razón para el dominio de China es que Beijing ha estado proporcionando apoyo financiero a las empresas chinas de la industria minera desde por lo menos 2005.

El Ministerio de Finanzas de China emitió un aviso sobre un estudio geológico de las minas en países extranjeros el 31 de octubre de 2005. El aviso decía que el ministerio apoyaba la política “Salir” del gobierno central, y que las empresas chinas de minería y exploración podían solicitar subsidios y préstamos gubernamentales con descuentos.

La política de “Salir”, también conocida como política “Go Global”, fue concebida en la década de 1990 cuando el régimen chino instó a las empresas nacionales a expandir sus negocios en el extranjero. Se convirtió en una política oficial en 2002, cuando el exdirigente del Partido Comunista Chino Jiang Zemin habló de la estrategia “Salir” durante una importante reunión política. Desde entonces, las grandes empresas chinas comenzaron a hacer inversiones en el extranjero.

El litio es un componente crítico para la producción de baterías que alimentan los teléfonos inteligentes y los vehículos eléctricos. Chile, Argentina y Australia representan el 76.3 por ciento de las reservas de litio, hasta 2017, mientras que China tenía alrededor del 20 por ciento, según un informe de la empresa petrolera BP.

Foreign Policy, en un informe publicado en mayo de 2019, concluyó que el 59 por ciento de las fuentes de litio del mundo están bajo el control o la influencia de China, según su propio análisis.

“Con el respaldo de los bancos estatales, los gigantes de la química industrial de China —Tianqi Lithium y Ganfeng Lithium—se han convertido en el tercer productor mundial de litio y el tercer productor de compuestos químicos de litio, respectivamente”, se afirma en el informe de Foreign Policy.

El proyecto de ley de Cruz propone deducciones fiscales en las propiedades que se utilizan para la extracción de tierras raras y minerales críticos en Estados Unidos; y deducciones para las personas que compran estos materiales extraídos en Estados Unidos.

El programa de subvenciones debe ser establecido por el secretario de defensa después de consultar al secretario del interior, según el proyecto de ley. Anualmente, se asignaría un total de 50 millones de dólares al secretario de Defensa para llevar a cabo el programa de subvenciones desde 2021 hasta 2024.

Cruz dijo en un comunicado de prensa que la pandemia ha puesto de relieve la dependencia de Estados Unidos en la fabricación en China. “De la misma manera que el Partido Comunista Chino ha amenazado con cortar a Estados Unidos los medicamentos que salvan vidas y que se fabrican en China, el Partido Comunista Chino también podría cortar nuestro acceso a estos materiales, amenazando de manera significativa la seguridad nacional de Estados Unidos”, dijo.

Concluyó: “La Ley ORE ayudará a asegurar que China nunca tenga esa oportunidad estableciendo una cadena de suministro de elementos de tierras raras y minerales críticos en Estados Unidos”.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación
El “distanciamiento social” podría derrotar al Partido Comunista Chino

TE RECOMENDAMOS