Nuevo virus recientemente descubierto convierte a sus víctimas en piedra

Por La Red 21
22 de Marzo de 2019 Actualizado: 22 de Marzo de 2019

En las aguas de una fuente termal japonesa, unos científicos han descubierto una nueva familia de virus gigantes que suena como extraída de los mitos griegos.

El Medusavirus, al igual que su homónimo mitológico, puede convertir a sus anfitriones en “piedra”. Después de infectar a su huésped, un tipo de ameba llamada Acanthamoeba castellanii, el virus hace que los organismos formen una cáscara dura y gruesa, lo que la encierra en un estado de latencia.

La capa exterior de este virus gigante único también está cubierta por cientos de picos con cabezas esféricas utilizadas para proteger su material genético, no muy diferentes de la cabeza cubierta por serpientes de el mito de Medusa.

Según el paper publicado en el Journal of Virology, investigadores de la Universidad de Tokio argumentan que el espécimen inusual pertenece a una familia taxonómica totalmente nueva de virus gigantes: Medusaviridae.

Ilustración del Medusavirus. (G. Yoshikawa et al./J. Virol. 2019 CC BY 4.0)

Son considerados “gigantes” porque algunos de ellos son más grandes que las bacterias típicas, pero su nombre también denota sus genomas extremadamente grandes que contienen muchos genes únicos que no se encuentran en otros organismos vivos.

Nuevas preguntas

Los virus gigantes fueron descubiertos a principios de los años 2000. Antes de esto, los científicos simplemente pensaban que eran bacterias. Si bien todavía están siendo entendidos por la ciencia, sorprenden a los investigadores al difuminar los límites entre las partículas virales y la vida celular.

“Cuanto más empezamos a saber acerca de estos virus gigantes, más nos sorprenden sus sistemas sorprendentemente vívidos y complejos”, dijeron los investigadores en una declaración.

“Y al final, terminamos teniendo preguntas fundamentales como: ‘¿Están los virus vivos? Y también una hipótesis más desafiante y provocativa, como: ¿Estos virus evolucionaron de las células?”, agregaron.

El Medusavirus es excepcionalmente extraño, incluso para un virus gigante. Los investigadores creen que podría ayudar a arrojar algo de luz sobre cómo los virus gigantes se enredaron con la historia evolutiva de las células eucarióticas, las células que forman hongos, plantas y animales.

Descubrieron que varios de los genes de Medusavirus estaban en realidad dentro del genoma de la ameba huésped. Esto podría sugerir que la transferencia de genes ocurrió entre los dos hace mucho tiempo y podría haber ayudado a configurar sus caminos evolutivos.

***

Descubre la razón

Louise Morrison nació enferma y ahora a los 60 se siente mejor que cuando era adolescente

TE RECOMENDAMOS