Observadores del conteo de votos en Georgia dicen que efectivamente se les pidió que se fueran a casa

Por Zachary Stieber
05 de Diciembre de 2020
Actualizado: 05 de Diciembre de 2020

Varios observadores electorales de Georgia dijeron, bajo pena de perjurio, que en efecto se les dijo que se fueran a casa la noche de las elecciones antes de que se reanudara el recuento de votos durante varias horas sin su presencia.

Los observadores electorales republicanos Mitchell Harrison y Michelle Branton dijeron en declaraciones juradas que aproximadamente a las 10:30 p.m. del 3 de noviembre, dentro de una sala de recuento de votos en ausencia en State Farm Arena, una mujer gritó a todos que dejaran de trabajar y regresaran a la mañana siguiente a las 8:30 a.m.

“Esta señora apareció durante la noche y Mitchell y yo creíamos que ella era la supervisora”, escribió Branton en una declaración jurada.

Siguiendo las instrucciones, casi todos los trabajadores se fueron, excepto un puñado de personas y el recuento de votos se detuvo.

El grupo de observadores electorales fueron los únicos forasteros que quedaron, junto con un equipo de Fox News. Harrison dijo en una declaración jurada que pasó un tiempo pidiendo respuestas de parte de Regina Waller, la encargada de asuntos públicos del condado de Fulton para las elecciones, pero ella se negó a responder a las preguntas.

Unos minutos más tarde, Branton, Harrison y el equipo se fueron. Solo cuatro personas, incluyendo a Waller, permanecieron en la habitación, cuando ellos se fueron.

El grupo oyó más tarde que el recuento de votos en State Farm Arena se había reanudado, a pesar de que se le dijo al público que se había detenido por la noche. Los observadores se apresuraron a regresar alrededor de la 1 a.m. del 4 de noviembre y encontraron que ese era el caso.

Sala de procesamiento de votos en ausencia en el State Farm Arena vacía, excepto por un puñado de trabajadores, después que los observadores escucharon a los funcionarios decir que el conteo de votos se detendría por la noche, en Atlanta, Georgia, el 3 de noviembre de 2020. (NTD Television vía la campaña del presidente Donald Trump)

“Nuestros observadores republicanos y miembros de los medios de comunicación salieron de State Farm cuando anunciaron que cerraban por la noche y que reanudarían el conteo a las 8:30 a.m. del día siguiente”, dijo el jueves David Shafer, jefe del Partido Republicano de Georgia, a través de una declaración.

Citando videos de vigilancia que mostraban todos se iban excepto un puñado de trabajadores, Shafer dijo que los trabajadores “continuaron contando las boletas en secreto hasta la 1 a.m.”.

El video fue presentado esta semana por la campaña del presidente Donald Trump durante una audiencia de la legislatura estatal. Esto parece mostrar a unos pocos trabajadores sacando cajas llenas de boletas de debajo de las mesas y contándolas después que la sala se despejó.

Los funcionarios insisten en que el video no muestra fraude. El viernes dijeron que están investigando por qué los observadores electorales se fueron la noche de las elecciones.

“Hemos iniciado una investigación sobre por qué los monitores de los partidos políticos se fueron antes de que terminara el escaneo. Aunque tenían derecho a salir temprano, queremos asegurarnos de que no fueron engañados para que no pensaran que el escaneo se había detenido por la noche, cuando no se había hecho”, dijo Walter Jones, un portavoz del secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, a The Epoch Times por correo electrónico.

El tema parece centrarse en la semántica. Aunque a los observadores no se les dijo explícitamente que se fueran, creían que el conteo se detenía porque los funcionarios lo hicieron parecer así.

Waller dijo a ABC que la noche de las elecciones el departamento de elecciones del condado despachó a los contadores de votos del Arena a las 10:30 p.m. En un correo electrónico dirigido a The Epoch Times, añadió que “para aclarar, le informé a ABC News que algunos trabajadores se fueron pero que quedaron cuatro”.

El secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, da una conferencia de prensa sobre el estado del conteo de las boletas, el 6 de noviembre de 2020, en Atlanta, Georgia. (Jessica McGowan/Getty Images)

Raffensperger y su equipo “están ocupados ‘investigando’ si los funcionarios electorales del condado de Fulton enviaron a nuestros monitores a casa la noche de las elecciones, como si esa cuestión estuviera realmente en disputa”, escribió Shafer en un mensaje de Twitter el viernes. Gabriel Sterling, un funcionario de la oficina de Raffensperger, “aceptó la explicación del condado de Fulton de que los monitores republicanos y los medios de comunicación son los culpables de creer a los funcionarios electorales que les dijeron que iban a cerrar, ya que empacaron el equipo de votación y comenzaron a limpiar”, agregó Shafer en otro post.

En una declaración, Sterling dijo que el video “muestra el procesamiento normal de la votación” y que los investigadores de su oficina vieron las imágenes de vigilancia. Junto a otros funcionarios estatales Sterling dijo que el condado de Fulton “recortó distancias” y mostró “negligencia gerencial” en el manejo de la elección y los posteriores recuentos.

Una portavoz del condado declaró a The Epoch Times el día después de la elección, que el Director de Registro y Elecciones, Richard Barron, dijo a la Junta de Comisionados que cuando se enteró que el personal fue desalojado a las 10:30 p.m., aconsejó que algunos trabajadores debían continuar.

“En base a esa directiva, un equipo más pequeño continuó trabajando durante la noche. Es posible que los observadores se marcharan a la hora en que se fue la mayoría del personal, pero por la información que tenemos, la zona de procesamiento nunca se cerró a los observadores”, escribió.

Otras personas en Georgia dijeron que inexplicablemente se les dijo que se fueran a casa.

La gerente de encuestas Susan Voyles, que estaba ayudando a auditar los votos en los Centros de Congresos Mundiales de Georgia, dijo que le dijeron que se fuera a casa el 15 de noviembre después de contar solo 60 boletas, a pesar de que los trabajadores de las mesas cercanas tenían miles para procesar.

“Ofrecimos ayuda en algunos montones más grandes que aún eran evidentes y los funcionarios presentes se mostraron firmes en que no necesitaban ninguna ayuda”, dijo en una declaración jurada.

Partidarios del presidente Donald Trump protestan fuera del State Farm Arena mientras los votos siguen siendo contados dentro, en Atlanta, Georgia, el 5 de noviembre de 2020. (Megan Varner/Getty Images)

Ese mismo día, los funcionarios del condado le dijeron a la mayoría de los contadores que se fueran a casa alrededor de las 9:10 a.m., dijo Maria Diedrich, una monitora de la campaña de Trump, en una declaración jurada.

Otros observadores afirmaron que fueron testigos directos del fraude.

Carlos Silva, un abogado litigante de Florida, dijo en una declaración jurada que vio a dos contadores de votos en el condado de Dekalb sacar una pila de votos que tenían dos características distintivas.

“Una, noté que todas tenían una burbuja negra perfecta y todas estaban seleccionadas para Biden. Pude observar la burbuja perfecta por unos minutos antes de que me hicieran alejarme de la mesa. En ningún momento hablé con los trabajadores electorales ni los obstruí de ninguna manera. Los escuché pasar por la pila y gritar el nombre de Biden más de 500 veces seguidas”, dijo.

También dijo que fue testigo de algo similar en el Condado de Cobb.

Nicholas Zeher, otro observador, dijo que vio contadores de votos o otras personas verificando firmas mientras se contaban los votos. También dijo que vio votos en una mesa de revisión con marcas solo para Biden y ningún otro candidato y vio un lote de votos donde la burbuja para Biden parecía ser una perfecta marca negra.

Las declaraciones juradas fueron introducidas en el caso legal titulado Pearson vs. Kemp.

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

A continuación

Ocultan incidente en estación espacial china

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS