Ola de calor se debe a variación natural del clima, no a calentamiento global: Experto en clima extremo

Por Isaac Teo
10 de Julio de 2021
Actualizado: 10 de Julio de 2021

A medida que la intensa ola de calor en las provincias occidentales de Canadá va disminuyendo, un excientífico investigador del Ministerio de Medio Ambiente de Canadá afirma que este fenómeno meteorológico, aunque inusual, fue causado por la variabilidad natural del clima y es comparable a las olas de calor que se produjeron en las décadas de 1920 y 1930.

“Esta ola de calor fue excepcional, pero no indica ningún problema grave de cambio climático”, dijo Madhav Khandekar, experto en climas extremos, a The Epoch Times. “Creo que forma parte de la variabilidad natural del clima que los canadienses parecemos olvidar”.

En el punto álgido de la ola de calor, el pueblo de Lytton, en la Columbia Británica, estableció un récord canadiense de 49.6 grados centígrados el 29 de junio. El 2 de julio, la jefa de los forenses de la Columbia Británica, Lisa Lapointe, dijo que se habían registrado 719 muertes repentinas e inesperadas en un periodo de siete días, señalando que el clima extremo era un factor importante.

Seattle, Portland y otras ciudades de Estados Unidos también batieron récords de calor, con temperaturas que en algunos lugares superaron los 46 Celsius.

Aunque algunos ecologistas y científicos del clima afirman que el cambio climático provocado por el hombre está detrás de estos fenómenos meteorológicos extremos, Khandekar no está de acuerdo.

“¿Se deben al calentamiento global o a las llamadas emisiones humanas de CO2? La respuesta es no”, afirma.

“Por ejemplo, durante la década de 1930, a menudo conocida como los años del ‘tazón de polvo’ de Norteamérica, hubo graves olas de calor, y la temperatura más alta en Canadá se registró en un pequeño pueblo de Saskatchewan en julio de 1937: la temperatura de 45 grados [Celsius]”, dijo.

“En julio de 1936, durante unos 10 días, Toronto, donde vivo ahora, registró la temperatura más alta de 41 grados centígrados sin ninguna corrección de humedad durante tres días seguidos. Eso produjo la ola de calor más mortífera de Canadá, en la que murieron más de 1100 personas, por desgracia, sobre todo a causa de la deshidratación y la falta de aire acondicionado”.

También dijo que Canadá y otras partes del mundo experimentan regularmente temperaturas frías extremas también, como en el invierno de 2018 cuando se emitió una “advertencia de frío extremo” para la mayor parte de Nueva Brunswick. Se pregunta por qué algunos aprovechan los eventos de altas temperaturas extremas como prueba del calentamiento global, pero ignoran los eventos de frío extremo, que, según él, son todos parte de las variaciones climáticas naturales.

Khandekar afirma que no existe una relación directa entre las emisiones de CO2 y el cambio climático, y que el clima se rige principalmente por la variabilidad solar.

“Es importante saber que, poco después de la Segunda Guerra Mundial, las emisiones humanas de CO2 empezaron a aumentar en todo el mundo debido a la gran actividad industrial que hubo después de la guerra. Curiosamente, hubo un enfriamiento global desde aproximadamente 1947 hasta casi 1977-79 (…) de la temperatura media global en casi un cuarto de grado”, dijo.

En un trabajo de investigación de 2013 titulado “¿Están aumentando los fenómenos meteorológicos extremos?” Khandekar presentó sus hallazgos de que la temperatura promedio global efectivamente aumentó después de 1977 hasta que alcanzó su “máximo en 1998 y se mantuvo más o menos inerte a partir de entonces”. Sin embargo, en 2002 comenzó a descender de nuevo.

“Durante los meses de enero y febrero de 2012, las temperaturas se desplomaron localmente en el este y el centro de Europa hasta los -40 grados centígrados, [lo que provocó] varios cientos de muertes en Europa del Este”. La severidad del invierno 2002-03 se sintió hasta en el sur, en Vietnam y Bangladesh, donde varios cientos de personas murieron por la larga exposición al frío”, dice el documento, añadiendo que también se observaron inviernos significativamente más fríos y nevados en América del Norte en 2002-03, 2007-08 y 2009-10.

Muchas regiones de América del Sur también fueron testigo de inviernos más fríos entre 2008 y 2013, señaló el documento. Por ejemplo, en algunas localidades de Argentina se registraron temperaturas de hasta -25 Celsius, y en julio de 2007 cayó nieve en Buenos Aires, la primera vez que la ciudad había visto nieve desde 1918.

Epoch Times Photo
El Dr. Madhav Khandekar, excientífico de investigación del Ministerio de Medio Ambiente de Canadá y experto en climas extremos. (Cortesía del Dr. Madhav Khandekar)

Khandekar dijo que los patrones de temperatura promedio sobre América del Sur y Australia son hoy mucho más fríos de lo normal, con heladas y nieve en el sur de Brasil.

Alrededor del 28 de junio, países como Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Brasil sufrieron “olas de frío extremo y sin precedentes, con nevadas históricas en algunas regiones”, según el recurso online Severe Weather Europe. “Una amplia región del continente estaba experimentando temperaturas de 15 °C más frías de lo normal”.

En contraste con el calentamiento global, Khandekar cree que el sol va a entrar en el “gran mínimo solar” en un futuro próximo, lo que significa que “nos dirigimos a un clima más frío en los próximos 10 a 20 años”.

Añade que es importante que los canadienses tengan acceso a los datos de la temperatura media mundial para comprender el panorama completo de los problemas climáticos.

“Si más canadienses ven estas tendencias de la temperatura media, comprenderán que el cambio climático es muy complejo. La concentración de CO2 puede aumentar, pero eso no conduce a un calentamiento, constante, del clima de la Tierra”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS