Ortega extiende mando de jefe militar, que lleva 10 años, en medio de crisis

Por EFE
19 de Noviembre de 2019 Actualizado: 19 de Noviembre de 2019

El mandatario de Nicaragua, Daniel Ortega, extendió por cinco años más el mandato del jefe de las Fuerzas Armadas, Julio César Avilés, quién lleva en el cargo casi una década, entre señalamientos por los “excesos” de esa institución en la crisis sociopolítica.

La Gaceta, diario oficial, publicó la decisión de Ortega de “nombrar en el cargo de comandante en jefe del Ejército de Nicaragua, al general del Ejército Julio César Avilés Castillo, por un período de 5 años”, quien renovará su cargo el día 21 de febrero de 2020.

La decisión de Ortega, gobernante de Nicaragua desde 2007, se ha hecho oficial tan solo nueve días después de la renuncia de Evo Morales a la Presidencia de Bolivia, tras no contar con el respaldo del Ejército, ni de la Policía, al momento de enfrentar un levantamiento popular en su contra.

El anuncio de Ortega también aparece en medio de una nueva ola de acciones gubernamentales en contra de opositores y de la iglesia Católica, a cuyos obispos Ortega identifica como “golpistas”.

En septiembre pasado, tras casi un año y medio de silencio, Avilés se mostró a favor de Ortega en la crisis de Nicaragua, que ha dejado cientos de muertos, presos y desaparecidos, así como miles de heridos y decenas de miles en el exilio, desde el estallido popular contra el mandatario en abril de 2018.

El Ejército de Nicaragua ha sido señalado por algunos expertos en temas de seguridad como supuesto colaborador del Gobierno en los ataques armados letales, contra personas y ciudades que mostraron su rechazo a Ortega en 2018.

Algunos miembros retirados de las Fuerzas Armadas han sido identificados por la población como jefes de los paramilitares que, armados de fusiles AK-47, realizan secuestros de opositores, mientras desde el lado oficialista les llaman “héroes de la paz”.

En 2014 la mayoría sandinista de la Asamblea Nacional aprobó unas reformas al Código Militar, a propuesta del Ejecutivo, que entre otras cosas deja a discreción del gobernante extender el plazo de forma indefinida al jefe del Ejército, y que lo podrá destituir por “insubordinación”.

Ese mismo año Ortega prorrogó por otros cinco años el mandato de Avilés, quien en diciembre próximo cumplirá una década en el cargo de jefe del Ejército de Nicaragua.

Anteriormente, el código, aprobado en 1994, establecía que el comandante en jefe del Ejército era nombrado por un período de cinco años, y fijaba en 60 años la edad de retiro y en 35 los años de servicio.

La reforma elevó a 65 años la edad de retiro y a 40 los años de servicio.

A continuación

Cristianos se unen a otras creencias contra la persecución religiosa en China

TE RECOMENDAMOS