Paciente con cáncer se niega a interrumpir su embarazo: “Los médicos no lo saben todo”

Por La Gran Época
23 de Abril de 2019 Actualizado: 23 de Abril de 2019

Sarah Wickline Hull vivió la pesadilla de toda madre embarazada: tenía 20 semanas de gestación cuando le diagnosticaron un cáncer agresivo. Los médicos le dijeron que, para salvar su propia vida, tendría que acabar con la de su bebé por nacer.

Sarah había sufrido años de infertilidad antes de poder quedar embarazada, y no estaba dispuesta a renunciar a su bebé sin antes luchar. De hecho, ella no estaba dispuesta a renunciar a su bebé en absoluto. “Sabía que preferiría morir y poder dar a luz”, escribió Sarah en su página de Facebook.

Sus médicos no fueron muy comprensivos. Uno de ellos incluso le dio una lista de problemas potenciales si se tenía el bebé. No logrando alimentar la incredulidad y determinación de Sarah, las palabras del médico no resonaron en ella.

Ya lo había decidido: “Me mantuve firme y me negué”, recordó Sarah.

Sin el apoyo total de su equipo médico inmediato, Sarah amplió la búsqueda y finalmente encontró médicos que accedieron a apoyar su embarazo con un tratamiento adecuado para el cáncer. El caso de Sarah no fue el único, pero a pesar de todo fue difícil encontrar un equipo de médicos que apreciaran completamente el deseo de Sarah de continuar con su embarazo, más allá de sus preocupaciones por su propia salud física.

Pero ella lo afrontó, y no en un momento demasiado oportuno.

Sarah dio a luz a una hermosa niña a las 34 semanas, un embarazo perfectamente saludable y una hija perfectamente sana.

Esto sucedió hace 10 años. “Tengo una saludable, hermosa, brillante y preciosa hija de 10 años que es un recordatorio viviente que los médicos no lo saben todo”, compartió Sarah en las redes sociales.

Para potenciar aún más un final ya de por sí feliz, compartió: “Celebraré 10 años sin cáncer en mayo”.

Desde que su historia fue compartida en Facebook, el artículo recibió una respuesta positiva, con más de 850.000 personas a favor y más de 300.000 en contra.

Un usuario de las redes sociales escribió: “Tu testimonio es verdaderamente inspirador, Sarah”.

Mientras otro escribía: “¡Gracias por tu fidelidad, confianza y valor! Me maravillo de cómo Dios nos habla a través de otros. Tu tierna historia es un poderoso testimonio de como la luz expulsa la oscuridad”.

“Es difícil encontrar las palabras que realmente describen lo increíble que eres Sarah. La fe que tuviste fue inquebrantable y lo sabías cuando los doctores no lo hicieron. Te adoro”, dijo otro.

En una conversación con “Liftable” de The Western Journal, Sarah expresó que no cree que el aborto sea siempre necesario si la futura madre sufre problemas de salud durante el embarazo. Sarah aboga por la importancia de las agencias en el trato con los médicos, para que las mujeres conozcan sus propios cuerpos, sus derechos y lo que es más importante para ellas.

“Por favor sepan que estaré orando por todos ustedes”, escribió Sarah, después de ser desbordada con mensajes de los lectores que simpatizan con su experiencia o que compartían historias similares.

¿Te conmueve la poderosa historia de Sarah? Comparte, muestra solidaridad con Sarah y continúa la discusión: ¡debemos conocernos a nosotros mismos cuando se trata de tomar decisiones importantes sobre nuestros cuerpos y sobre nuestras vidas!

Estos bebés son demasiado tiernos, ¡no te los pierdas!

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS