Padres advierten sobre el peligro de las garrapatas luego que su hijo queda paralizado por una mordedura

Por Robert Jay Watson
30 de Agosto de 2019 Actualizado: 30 de Agosto de 2019

Para los padres de un niño pequeño, no hay nada peor que ver sufrir a su amado bebé y no saber cuál es la causa. En un momento, el bebé parece estar bien, y al siguiente, su vida está en juego.

Esto es lo que le sucedió al bebé Collin, un niño pequeño de la pequeña ciudad de Atoka, Tennessee, al noreste de Memphis. Un día, Collin estaba corriendo por ahí, jugando al escondite con su padre, Dillon. Como dijo su madre, Stephanie, en The Doctors: “A la mañana siguiente, cuando fui a despertar a Collin, no podía levantarse”.

Fue entonces cuando comenzó la pesadilla de estos padres.

La única idea que los padres de Collin tenían acerca de por qué él podría estar teniendo problemas médicos era una ligera caída del día anterior. “Tenía un pequeño corte en la ceja, pero aún así se estaba divirtiendo”, dijo el papá Dillon a The Doctors. Pero como explicó su mamá, para este niño pequeño activo, una pequeña caída no parecía ser algo de que preocuparse. “Ha tenido peores caídas antes, así que no pensamos en ello”, agregó.

Imagen Ilustrativa. (jeep5d/Shutterstock)

Sin embargo, cuando Stephanie intentó despertar a Collin repetidamente sin mucho éxito, supo que algo andaba mal. “Cuando me di cuenta de que no podía caminar, llamé a mi marido”. La pareja llevó a su bebé al hospital local con la esperanza de descubrir la causa de los alarmantes síntomas de Collin.

Los médicos de la sala de emergencias local buscaban signos de conmoción cerebral después de que los padres les contaron sobre la caída de Collin. Pero sus síntomas no coincidían. Primero, Collin perdió toda la sensación y el movimiento de sus piernas, luego, a medida que el día se convertía en noche, ya no podía mover los brazos. Mientras Collin se hundía en una parálisis total, su padre recuerda que “lo único que podía hacer era respirar”.

Imagen Ilustrativa. (Aksenova Natalya/Shutterstock)

“No podía beber su biberón, no podía comer su comida, simplemente se quedó allí”, recuerda Stephanie. Entonces, las cosas se volvieron realmente aterradoras cuando sus niveles de oxígeno bajaron. Los padres de Collin no sabían que la causa de su condición no tenía nada que ver con la caída del día anterior, pero era mucho más probable debido a lo que le pasó cuando estaba en el suelo.

Lo que sí sabían era que necesitaban una atención más especializada para descubrir qué estaba causando que los sistemas fisiológicos de Collin se ralentizaran y se apagaran, uno por uno. Cuando los padres de Collin pasaron por la agonía de ver a su hijo pequeño deteriorarse ante sus ojos, decidieron tomar medidas urgentes.

Al salir de su pequeña ciudad, trasladaron a su bebé al Hospital Infantil Le Bonheur de Memphis, donde un equipo de especialistas en enfermedades infecciosas buscaron desesperadamente la causa. “Los médicos nos dijeron que si hubiéramos estado 30 minutos más tarde, habría tenido un paro cardíaco”, dice Stephanie.

Después de su examen de pies a cabeza, encontraron una garrapata escondida alojada justo detrás de la oreja de Collin. Se la quitaron y le dieron antibióticos inmediatamente. En una hora, Collin comenzó a recuperar la sensación en sus extremidades y se recuperó por completo.

Como explicó Travis Stork de The Doctors, se trataba de un caso de “parálisis de garrapatas” no relacionado con las enfermedades infecciosas que la gente suele asociar con las garrapatas, como la enfermedad de Lyme y la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas.

“Esta neurotoxina cuelga en sus glándulas salivales”, explicó el Dr. Stork. “Mientras la garrapata se alimenta, esa neurotoxina entra en la sangre de Collin y eso lleva a lo que llamamos una parálisis ascendente, que empieza con las piernas y la incapacidad de caminar”.

El Dr. Stork elogió a los padres por tener el coraje y la rapidez mental para transferir a Collin cuando las cosas se veían nefastas. “Obviamente, no todas las instalaciones están equipadas para tratar todos los problemas. Realmente sintieron que la vida de Collin estaba en peligro”, agregó.

A medida que el verano llega a su fin, mucha gente está disfrutando de las últimas vacaciones antes de volver al trabajo y a la escuela. Asegúrense de monitorearse a sí mismos y a sus hijos para detectar picaduras de garrapatas después de salir al bosque o a cualquier área con césped alto. ¡Una acción rápida podría salvar una vida!

Tienes que ver la adorable reacción de este bebé al escuchar por primera vez

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS