Padres deberían preguntarse esto antes de vacunar a sus hijos contra la COVID: Médico de Urgencias

Por Meiling Lee
14 de Marzo de 2022 5:03 PM Actualizado: 14 de Marzo de 2022 5:03 PM

Para los padres que están contemplando si su hijo debe recibir la vacuna contra la COVID-19, el Dr. Joseph Fraiman, médico de urgencias, dice que deben hacerse las siguientes dos preguntas para ayudarles a decidir.

“Lo primero que hay que hacer para el análisis de daños/beneficios [es preguntarse] si hay un beneficio de mortalidad para estas vacunas para su hijo”, dijo Fraiman en una mesa redonda organizada por el gobernador republicano Ron DeSantis el 7 de marzo.

Los expertos afirman que los niños tienen un riesgo mucho menor de padecer una enfermedad grave y de morir a causa del COVID-19 en comparación con otros grupos de edad.

“La mayoría de los estudios no han podido encontrar un solo niño sano que haya muerto por COVID. Los estudios que dicen haberlos encontrado, no pueden confirmar que fueran niños sanos”, dijo Fraiman.

Los investigadores de tres estudios, dos de los cuales han sido revisados por pares y publicados, descubrieron que hubo 25 muertes por COVID-19 en niños menores de 18 años en Inglaterra entre marzo de 2020 y febrero de 2021, una tasa de mortalidad de aproximadamente 2 por cada millón de niños en ese grupo de edad. De las 25 muertes atribuidas a la COVID-19, 15 tenían una condición que limitaba la vida.

Fraiman, quien también es un científico clínico centrado en el análisis de la metodología y la interpretación del análisis de riesgo/beneficio de los estudios clínicos, fue uno de los expertos sanitarios invitados a participar en el evento.

Para los niños con condiciones de salud subyacentes que podrían hacerlos vulnerables a la COVID-19, Fraiman dice, “esa es una conversación con su pediatra”.

“Pero si tienes un niño sano, las posibilidades de que ese niño muera son increíblemente bajas, esencialmente cercanas a cero, si no realmente cero”, dijo Fraiman.

De los 73 millones de niños menores de 18 años en los Estados Unidos, 894 niños han muerto de o con COVID-19 durante 2020-2022 hasta el 9 de marzo, según el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). En cambio, hubo 72,781 muertes por todas las causas en el mismo periodo de tiempo para este grupo de edad.

Captura de pantalla del total de muertes por COVID-19 presuntas o confirmadas en diferentes grupos de edad entre 2020 y 2022. (CDC/Captura de pantalla de The Epoch Times)

La segunda pregunta que deben hacerse los padres es cuáles son los efectos adversos de la enfermedad frente a la vacuna para los niños sanos, según Fraiman.

Como la COVID-19 en general es muy leve para la mayoría de los niños, es importante asegurarse de que los beneficios de las vacunas superan los daños.

Mientras que muchos niños experimentan síntomas leves o nulos con la COVID-19, algunos experimentan síntomas de COVID larga o síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C) varias semanas después de la infección. Pero esto es muy raro.

Los médicos afirman que el MIS-C–que puede provocar la inflamación de diferentes partes del cuerpo–es tratable y que muchos niños se recuperan completamente, incluso los que padecen COVID largo.

Según un estudio financiado por los CDC y publicado en la revista Lancet, también se han observado casos de MIS-C en niños y adultos jóvenes de entre 12 y 20 años luego de que se vacunaran contra la COVID-19 con Pfizer. Se identificaron 21 casos de MIS-C entre diciembre de 2020 y agosto de 2021 luego de recibir al menos una dosis de Pfizer.

“Nuestros hallazgos sugieren que el MIS-C después de la vacunación con COVID-19 es raro”, concluyeron los autores. “Se justifica la notificación continua de posibles casos y la vigilancia de las enfermedades MIS-C luego de la vacunación contra la COVID-19”.

La miocarditis y la pericarditis, o inflamación del corazón o del revestimiento que lo rodea, también se han descubierto tanto en la infección con COVID-19 como después de la inyección con una vacuna de ARN mensajero (ARNm).

Pero los informes de miocarditis, más altos de lo esperado, especialmente en varones jóvenes de 12 a 24 años, tras la segunda dosis de la inyección de ARNm, hicieron que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) añadiera en junio una advertencia sobre la inflamación del corazón en la hoja informativa de ambas vacunas contra la COVID-19 de Pfizer y Moderna. Las autoridades sanitarias federales siguen recomendando la vacuna diciendo que los beneficios superan los riesgos.

Martin Kulldorf, exprofesor de medicina de la Facultad de Medicina de Harvard, dijo que es “poco ético imponer” las vacunas a los niños con los riesgos de miocarditis y otras reacciones adversas que podrían aparecer en el futuro.

“Sabemos que existe un riesgo de miocarditis, especialmente para los niños y los jóvenes, pero también para las niñas. Podría haber otras reacciones adversas que aún no conocemos (…) y no sabemos cuál es la relación riesgo-beneficio. Creo que, en esas circunstancias, no es ético obligar a vacunar a los niños”, dijo Kulldorf.

“Pero en el caso de los niños que no han tenido COVID, la cuestión es que no sabemos hasta qué punto ayuda a prevenir la muerte y las enfermedades graves”, dijo Kulldorf. “Ahora mismo, en Estados Unidos, la ola de ómicron está bajando. Ahora mismo creo que los beneficios de vacunar a los niños son muy pequeños”.

El Dr. Paul Offit, director del Centro de Educación sobre Vacunas del Hospital Infantil de Filadelfia, dijo que los niños deben recibir la vacuna contra la COVID-19 aunque tengan “menos probabilidades de estar gravemente infectados”.

“Aunque es cierto que los niños tienen menos probabilidades de infectarse y es cierto que los niños tienen menos probabilidades de infectarse gravemente, aún pueden infectarse y aún pueden infectarse gravemente”. dijo Offit a CNN, y añadió: “Y si tienes una vacuna que es segura, que es esta, y es efectiva, que es esta, entonces la das”.

Pero los datos del estado de Nueva York mostraron que la eficacia de la vacuna de Pfizer contra la COVID-19 disminuyó rápidamente en los niños de 5 a 11 años. La protección contra la hospitalización también disminuyó, pero no fue tan pronunciada como la de la prevención de la infección.

Los autores del estudio previo (pdf), a la espera de ser revisado por pares, dijeron que la efectividad de la vacuna contra la infección en los niños totalmente vacunados disminuyó del 66 al 51 por ciento en los niños de 12 a 17 años, y del 68 al 12 por ciento para aquellos en el grupo de edad de 5 a 11 años desde diciembre de 2021 hasta enero de 2022.

El Dr. Robert Malone, pionero de la tecnología de las vacunas de ARNm, afirma que no hay ninguna razón para vacunar a los niños.

“No hay ninguna justificación para obligar a vacunar a los niños, y punto”, dijo Malone. “Somos de la firme opinión de que si hay riesgo, debe haber elección. Esto es bioética médica fundamental 101”.

Malone y Kulldorf también formaron parte de los panelistas de la mesa redonda.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.