Papá militar corre y salva a sus hijos momentos antes de que su casa rodante en llamas explotara

Su fuerza está en su unidad

Por E. S. ARMSTRONG
27 de Julio de 2022 3:36 PM Actualizado: 27 de Julio de 2022 3:36 PM

Advertencia: Este artículo incluye imágenes que algunos lectores pueden encontrar perturbadoras.

La familia Copeland está haciendo que cada minuto cuente.

Para Kyle y Whitney Copeland y sus cuatro hijos, el tiempo juntos es su tesoro más valioso. Han pasado años moviéndose con el ejército, han visto a Kyle atravesar una lesión cerebral en 2016, y ahora se están recuperando de las lesiones traumáticas debido a un grave incendio y explosión que se produjo en su autobús convertido en casa rodante el 27 de diciembre de 2021.

Kyle creció en el condado de Turlock, Utah, y pasó ocho años sirviendo como lingüista en la Fuerza Aérea, mientras que Whitney creció en el norte del estado de Nueva York y tiene experiencia en enfermería. La familia viajaba mucho junta. Y la vida era perfecta y feliz.

“Él estaba en el ejército, así que viajábamos bastante. Kyle disfrutaba mucho con eso. Fue una buena parte de nuestra vida”, dijo Whitney a The Epoch Times. “Y entonces, ocurrió la lesión cerebral”.

Kyle y Whitney con sus cuatro hijos. (Cortesía de The Copeland Family Updates)
(De izquierda a derecha) Krew, 4; Emree, 6; Kade, 10; y Pepper, 12. (Cortesía de The Copeland Family Updates)
El padre Kyle y Krew, de 4 años, resultaron gravemente heridos en la explosión. Pepper, de 12 años, sufrió más de un 52% de quemaduras en el accidente y sigue en el hospital. (Cortesía de The Copeland Family Updates)

El sueño de la casa rodante

Kyle sufrió una lesión en el lóbulo frontal del cerebro hace siete años, y su vida cambió sustancialmente.

La familia decidió educar a sus cuatro hijos en casa, lo que les permitió trabajar en torno al horario de sueño anormal de papá. La familia pasaba las mañanas haciendo sus actividades divertidas, como montar en bicicleta o hacer senderismo, y luego hacía las tareas escolares por la tarde. Tenían la flexibilidad que necesitaban.

Entonces, surgió una nueva idea. Los Copeland, que habían sopesado la idea de renovar una casa diminuta, vendieron sus casas y se decidieron por una vida de viajes sin el peso de la hipoteca y la propiedad de la vivienda.

Los Copeland compraron un autobús retirado de una empresa de Washington en marzo de 2019 por 15,000 dólares y, en su patio trasero, lo destriparon hasta los huesos. Con la experiencia en construcción de Kyle, y la ayuda de YouTube, convirtieron el autobús en una casa rodante durante dos años, añadiendo 50,000 dólares en características de restauración, incluyendo nueva fontanería, electricidad, paneles solares y un sistema de calefacción de propano. Después, se pusieron en marcha.

(Cortesía de The Copeland Family Updates)
(Cortesía de The Copeland Family Updates)

Su viaje comenzó en Utah, siguió hasta Nueva York y luego los llevó directamente al norte, a Maine.

“Maine es absolutamente uno de nuestros recuerdos favoritos en el autobús. Pasamos cerca de un mes allí y viajamos, y luego volvimos al oeste”, recuerda Whitney.

Parando por el camino en Ohio, Indiana y Nebraska, para visitar amigos y familiares, museos y lugares de interés, viajaron hacia el sol poniente. Luego, al detenerse cerca de St. George, Utah, pusieron la mira en Texas para visitar a la familia. Pero, después de solo cinco meses en la carretera, sus viajes se detuvieron en la ciudad de Veyo.

El incendio

Alrededor de las 10:00 de la noche del 21 de diciembre de 2021, los Copeland aparcaron su autobús-caravana fuera de la casa de unos amigos. Kyle y Whitney salieron del autobús para enganchar su remolque. Los cuatro niños seguían en el autobús. Mientras los padres enganchaban el remolque, su hija menor, Emree, salió del autobús notablemente inquieta.

“Se podía oír su voz, algo iba mal, como si hubiera pasado algo”, dijo Whitney. “Así que solté la linterna y salí corriendo”.

Cuando Whitney llegó a la puerta, el autobús ya estaba ardiendo. Llamó a gritos a Kyle. “Kyle corrió directamente hacia las llamas”, dijo.

(Cortesía de The Copeland Family Updates)

Su hijo mediano, Kade, había escapado a un lugar seguro a través de una pequeña ventana a 3 metros del suelo. Pero el hijo menor, Krew, y la hija mayor, Pepper, se quedaron atónitos en la parte trasera del autobús, entre las literas. Kyle corrió hacia las llamas y sacó a sus dos hijos. Mientras tanto, Whitney gritó a su vecino que llamara al 911.

“Tardaron solo entre cinco y ocho minutos en llegar”, dijo Whitney sobre los socorristas.

Segundos después de que toda la familia escapara del autobús, el tanque de propano explotó, quemando con él toda la estructura. La familia, aunque sufrió graves lesiones, se salvó de la explosión. “Tuvimos mucha suerte”, dijo.

(Cortesía de The Copeland Family Updates)

Reconstruyendo la vida

Tras la explosión, su hija de 12 años, Pepper, fue trasladada en helicóptero desde el lugar de los hechos. Durante el vuelo, hubo un periodo de 10 minutos en el que su corazón dejó de latir por completo. Los socorristas pudieron reanimar a la niña y devolverle la vida. El resto de la familia fue trasladada en ambulancia para recibir atención médica en Las Vegas.

Desde diciembre, el camino hacia la recuperación ha sido importante.

En el momento de escribir estas líneas, Kyle pasó 30 días y se sometió a cinco operaciones en el hospital UMC de Las Vegas. Kyle está en casa recuperándose, pero aún se espera que se le practique otra cirugía para liberar el tejido cicatricial. “Tienen la esperanza de que pueda ver completamente por su ojo izquierdo”, dijo Whitney, aunque su vista sigue siendo borrosa.

(Cortesía de The Copeland Family Updates)
Kyle con su hijo Krew. (Cortesía de The Copeland Family Updates)

Krew, de cuatro años, sufrió quemaduras en el 25 por ciento de su cuerpo y permaneció 38 días en la UCI pediátrica, donde fue sometido a nueve operaciones. Recibió un extenso tratamiento de injertos de piel en toda la cara y está en casa recuperándose con su padre. En el momento de la entrevista, tiene programadas cuatro operaciones más.

“Sus manos se están contrayendo, por lo que le resulta muy difícil utilizarlas. Su boca y su nariz se están contrayendo, por lo que no puede respirar muy bien por la nariz. Es muy difícil comer. No puede abrir mucho la boca. Es un niño de 4 años. Solo quiere jugar todo el día”, explicó Whitney, añadiendo que su hijo tiene “una nueva discapacidad… no es capaz de hacer todo lo que podía hacer antes”.

Krew. (Cortesía de The Copeland Family Updates)

Pepper, de 12 años, sufrió lo peor del trauma. El 52 por ciento de su cuerpo se quemó en el incendio, y hasta ahora ha sido sometida a 33 cirugías. La primera fue simplemente para estabilizarla y mantenerla con vida. Pepper recibió injertos en las piernas con su propia piel, y ha dado algunos pasos con un andador.

La familia prevé que, tras la estancia de Pepper en el hospital, habrá un año de reuniones con equipos de fisioterapia, terapia ocupacional y plástica. Habrá que ponerle prendas de compresión en todo el cuerpo, que llevará hasta un año.

“Lleva dos meses en cama. Lo estamos consiguiendo”, dijo Whitney.

Pepper. (Cortesía de The Copeland Family Updates)
Whitney y Pepper (Cortesía de The Copeland Family Updates)
(Cortesía de The Copeland Family Updates)
(Cortesía de The Copeland Family Updates)

La familia tiene por delante una serie de cuidados de seguimiento mientras se recupera. La mayoría, según Whitney, consiste en estiramientos para evitar que el tejido cicatrizado se contraiga. Trabajarán con un masajista especializado en el cuidado de las quemaduras y las cicatrices.

Su fuerza está en la unidad

Actualmente, la familia está alquilando una casa en Las Vegas mientras Pepper se recupera en el Hospital del Centro Médico Universitario de Las Vegas. Se ha creado un GoFundMe para los gastos médicos y de manutención de la familia.

Kade, de 10 años, y Emree, de 6, no están físicamente heridos, dijo Whitney, “pero sabemos que va a haber un montón de cosas emocionales y mentales que tenemos que trabajar con ellos”. Justo después del accidente, fueron llevados a casa de un familiar, y estuvieron separados de su familia inmediata durante dos meses.

“Eso fue muy traumático, pero lo están haciendo bien. Están prosperando. Kade está jugando en un equipo de fútbol ahora mismo. Y a Emree la hemos apuntado a violín. Quería hacer algo que les pareciera normal”.

A pesar del reciente accidente y de la adversidad, la familia Copeland no se rinde. “Nos gustaría tener una pequeña granja y establecernos por un tiempo”, dijo Whitney. “No hemos terminado de viajar, así que sentimos que hay algo así en el futuro”.

Dondequiera que la familia decida terminar, lo harán juntos. Su fuerza está en su unidad. Y su tiempo es precioso.

(Cortesía de The Copeland Family Updates)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.