Papás destrozados despiden a su bebé mientras apagan el soporte vital, pero la niña decide quedarse

Por La Gran Época
30 de Septiembre de 2018 Actualizado: 23 de Marzo de 2019

Una de las situaciones más difíciles en la vida es ver morir a tu hijo, es la peor pesadilla de cualquier padre o madre. Cuando esta pareja se despidió de su hija en el hospital, ocurrió un milagro.

Cuando Francesca Williams dio a luz en 2014 a una hermosa niña llamada Bella, ella y su marido Lee, estaban encantados.

Su felicidad pronto se convirtió en preocupación cuando Bella comenzó a perder su cabello cuando tenía unos 14 meses, según MailOnline.

En julio de 2015, a los 18 meses de edad, la condición de Bella empeoró drásticamente mientras la familia estaba de vacaciones, ya que parecía perder toda su energía. Fue admitida en el hospital y se descubrió que tenía anomalías cerebrales graves. Los especialistas dijeron que Bella exhibía signos de enfermedad mitocondrial.

No pasó mucho tiempo antes que Bella estuviera con soporte vital en un hospital de niños, pero su fuerza vital continuó disminuyendo. Bella no podía respirar sin la ayuda de un respirador.

Síntomas similares que involucraban a otro niño en el hospital ocurrieron seis años antes, pero en ese caso, el niño tenía deficiencia de biotinidasa, una enfermedad hereditaria en la cual el cuerpo no puede procesar la vitamina biotina. Sin embargo, los médicos todavía creían que Bella tenía enfermedad mitocondrial.

Tres semanas después, Francesca y Lee tuvieron que enfrentarse a la devastadora noticia de que Bella no iba a sobrevivir y que el hospital le iba a quitar el soporte vital. Se pidió a la pareja que firmara un acuerdo de “no resucitar” (DNR).

Amigos y familiares se reunieron junto a la cama de Bella para hacer su última despedida, luego los padres de Bella se quedaron solos con su bebé y los médicos. El respirador fue apagado.

“Estaba sosteniendo su mano sabiendo que habría un último aliento”, dijo Lee a MailOnline.

Pero sucedió algo milagroso: ella no estaba lista para irse y comenzó a luchar por su vida.

“Pude sentir su mano cayendo y debilitándose, pero entonces ella empezó a agarrar de nuevo mi dedo”, dijo Lee. “Empezó a moverse por su cuenta y luego su máquina empezó a sonar”.

Los médicos se pusieron rápidamente en acción para ayudar a mantener viva a la pequeña a pesar del acuerdo de no resucitar. Media hora después, los niveles de oxígeno de Bella volvieron a la normalidad.

Resulta que Bella tenía deficiencia de biotinidasa, que se puede tratar tomando suplementos de biotina todos los días. Hay muchas razones para creer que Bella tendrá una vida normal, saludable y feliz por delante.

Abuela conoce a su bisnieto adoptivo y su reacción es adorable

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS