Pareja de ancianos se esperan para morir tomados de la mano después de 56 años de feliz matrimonio

Por La Gran Época
20 de Marzo de 2019 Actualizado: 20 de Marzo de 2019

“Todos tenemos esta larga línea de amor que atesoramos”, dijo Ann, la afligida hija de los Webbs.

Las tres hijas de Will y Judy Webb, están apasionadamente de acuerdo en este asunto. En 56 largos y felices años de matrimonio, sus padres estuvieron siempre juntos, desde el momento en que se conocieron hasta el momento en que fallecieron, con horas de diferencia, mano a mano.

Will y Judy, pasaron su infancia en Detroit, Michigan y la amistad entre ambos floreció cuando eran adolescentes. “A los 14 años se conocieron y eran amigos”, compartió su hija Marybeth, hablando con Fox 2. Resulta que más tarde en su adolescencia, cada uno se comprometió con otra persona, antes de separarse mutuamente. “Ambos estaban solteros cuando él se fue al ejército”, continuó Marybeth. Judy, sin tener a nadie a quien escribir desde la disolución de su compromiso, comenzó a escribir a Will en Corea.

La correspondencia de la pareja nutrió una profunda conexión.

Después de una reunión emotiva, la pareja se casó el 16 de febrero de 1963. Se mudaron a Melvindale y formaron su familia, disfrutando de la profunda satisfacción de la vida matrimonial y de los saludables valores familiares. “Siempre se abrazaban”, recordó Lori, la tercera hija de la pareja. “Si ella estuviera fuera cinco minutos, él diría: ‘¿Dónde está mamá, has visto a mamá?'”.

La inseparable pareja disfrutó de décadas de cercanía, risas y buena salud, hasta que Judy fue sometida a una cirugía y experimentó complicaciones imprevistas. “Al final se recuperó de ello”, dijo Lori, recordando el momento en que toda la familia creyó que podría estar perdiendo a su amada esposa y madre. “Mi padre lo vio y se quebró”.

Will, indefenso ante la emergencia médica de Judy, se vio obligado a regresar solo a su casa mientras los médicos luchaban por salvar a su esposa. Pero la casa vacía y el estrés de la salud deficiente de Judy, eran demasiado para este hombre de 77 años. Por la mañana, sus hijas lo encontraron desmayado. Fue llevado al hospital, pero no al mismo hospital que su esposa. La pareja se separó por primera vez en más de cinco décadas.

Lo que pasó después confundió a los médicos y a las tres hijas de los Webbs: La salud vacilante de Will y Judy comenzó a reflejar del uno de la otra. “A ella le daría fiebre por su infección; a él le daría fiebre”, explicó Marybeth. “Terminó con encefalopatía como complicación del antibiótico que tomaba; él terminó con encefalopatía”.

Eventualmente tanto Will como Judy, fueron llevados a cuidados intensivos. Estaban luchando duro, pero su separación estaba teniendo consecuencias.

La hija Ann, acompañó a su padre al hospicio. “Lo puse en un hospicio y dejé que Dios se encargara a partir de ahí”, recordó. La salud de Judy, para entonces, estaba en rápido declive. Las hijas de los Webbs decidieron que ya no podían mantener separados a sus padres. Se necesitaban el uno al otro. Ann y sus hermanas, estuvieron de acuerdo sin discusión: “Dijimos: ‘No podemos hacer esto, no pueden morir el uno sin el otro'”.

El 2 de marzo del 2019, se tomó la decisión sincera de reunir a la pareja enferma y esa decisión fue reafirmada en el momento en que Judy, fue llevada a la habitación de su esposo. “Miró a su alrededor y la vio” dijo Ann, “y dijo: ‘¡Mamá! Y eso fue lo último que dijo”. Las hijas de los Webbs juntaron las camas de sus padres en el hospital, lo suficientemente cerca como para que la pareja de enamorados se tomaran de la mano. Estaban de vuelta exactamente donde deberían haber estado siempre: juntos.

“Estaban tomados de la mano cuando mi papá respiró por última vez”, dijo Lori. Judy, al darse cuenta del tranquilo paso de Will, frotó su mano con amor. Unas horas más tarde, Judy tomó su último aliento y se reunió con su marido.

A las tres hijas de los Webbs, se les rompió el corazón por la doble pérdida de ambos padres al mismo tiempo, pero desean honrar su extraordinaria cercanía y conexión única. “Si tienes a alguien a quien realmente amas, deberías luchar por ello”, afirmó Ann. “Luchaban por su amor todos los días”.

Marybeth añadió que ella y sus hermanas estarán siempre agradecidas por una cosa: “Nunca tendrán que sufrir la pérdida del otro”.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

200 personas ayudan económicamente a mujer sin seguro que padece de cáncer

TE RECOMENDAMOS