Pareja de novios de la secundaria se reencuentra con su hija biológica que dieron en adopción hace 50 años

Por Louise Bevan
15 de Marzo de 2021
Actualizado: 14 de Abril de 2021

Cuando un atleta de secundaria y su primer amor, una animadora, fueron separados, tuvieron que enfrentarse a algo más que a sus corazones rotos, ya que en ese entonces la adolescente estaba embarazada y dio al bebé en adopción.

Cincuenta años después, ese mismo bebé —ahora madre de dos hijos llamada Laura Mabry— conocería a sus padres biológicos, Joe Cougill y Donna Horn, por primera vez, y al hacerlo volvería a unir a los novios de la secundaria.

(De izquierda a derecha) El entonces atleta Joe Cougill y la entonces animadora Donna Horn. (Cortesía de Donna Cougill)

“Fuimos nuestro primer amor”, recuerda Joe al contar su historia a The Indianapolis Star. “Ella era todo lo que yo quería, y yo era todo lo que ella quería”.

En su primer año, Joe era el quarterback titular del Franklin Central High School, y al año siguiente se convirtió en el lanzador estrella de béisbol de la escuela. Donna era una hermosa animadora de segundo año. Al principio, la pareja no se veía mucho y solo hablaban 10 minutos por teléfono cada noche. El adolescente enamorado trataba de encontrar un lugar tranquilo en la casa para que nadie escuchara sus sentimientos. Algunos sábados, los dos pasaban el tiempo en la casa de uno de ellos.

Por aquel entonces, Donna también asistía a todos los partidos de Joe que podía, y los jóvenes enamorados fueron felices durante dos años.

Sin embargo, a principios de abril de 1968, sus familias interrumpieron la relación cuando Donna se quedó embarazada. Según Joe, su padre le aseguró a los padres de Donna que el atleta estrella la apoyaría en lo que eligiera.

(Cortesía de Donna Cougill)

Pero el padre de Donna quería que Joe se fuera. Devastada, la joven pareja cedió ante la decisión de sus padres.

Los Horn ya habían planeado mudarse en el otoño del último año de escuela de Donna. “La gente daba por hecho que me había mudado”, recuerda Donna.

La joven madre dio a luz en el Community East Hospital de Indianápolis el 5 de noviembre de 1968, cuando Joe también cumplía 17 años. Por error, Donna tuvo a la niña en sus brazos durante 30 minutos, aunque había planeado no tener ningún contacto para facilitar la entrega.

“Eso me ha atormentado”, admitió.

Laura Mabry, hija de Joe y Donna. (Cortesía de Laura Mabry)

Por otra parte, Joe mantuvo la cabeza baja. Su carrera deportiva seguía brillando, llevándolo a la Universidad Estatal de Indiana, donde jugó fútbol universitario. Pero siempre pensaba en Donna y en el trauma emocional por el que estaba pasando.

Sin embargo, sin que Joe lo supiera, Donna había dado a la niña en adopción.

Laura creció en una familia adoptiva feliz y asistió a la escuela secundaria Franklin Central, al igual que sus padres biológicos, y siempre se preguntaba qué había sido de ellos. “Como persona adoptada, uno siempre crece pensando: ‘No me parezco a mi familia'”, reflexionó.

Sin embargo, los esfuerzos de búsqueda de Laura se vieron frustrados por las limitaciones de la tecnología, y luego, la vida simplemente se interpuso. La joven formó su familia en Arkansas, y dio a luz a su hijo en 1995 y a su hija tres años después.

Laura y su esposo, Paul Mabry. (Cortesía de Laura Mabry)

En 2019, el marido de Laura le regaló un kit de pruebas genéticas de 23andMe al verla llorar en el programa “Long Lost Family” de TLC, en el que se reúnen personas con sus parientes biológicos. Después de la prueba, pronto descubrió que tenía un tío con el apellido Horn, y una tía: La hermana de Donna. Laura se puso en contacto con los dos y se sorprendió cuando la propia Donna le contestó.

“No lo podía creer. Estuve esperando todos estos años”, dijo Laura asombrada.

Donna puso a Laura en contacto con Joe y, aunque parezca increíble, estaban cerca. La mejor amiga de Laura de la escuela secundaria se había casado con el sobrino de Joe.

El primer encuentro de Laura con Joe en agosto de 2019. (Cortesía de Laura Mabry)

Desde que perdió a Donna, Joe se casó y se divorció dos veces. En 2019, estaba solo, con dos hijos y trabajando en Walmart. Por su parte, Donna también se casó dos veces y perdió a su segundo marido por un cáncer en 2011. En 2019, Donna era una sobreviviente de cáncer de mama y una mujer soltera otra vez.

Laura le envió a su padre biológico un mensaje de texto. “No sé cómo decirle esto, pero creo que es mi padre biológico”, escribió. “No quiero nada de usted, solo quiero saber de dónde vengo”.

Laura con sus padres, Joe y Donna. (Cortesía de Donna Cougill)

Joe se quedó perplejo. Después de haber prometido cortar el contacto con Donna en la escuela secundaria, nunca supo nada del embarazo, pero siempre se había preguntado si tenía una niña o un niño.

Después de la impresión, padre e hija se comunicaron por teléfono. Laura recordó las conmovedoras primeras palabras de Joe: “Dios, si se parece en algo a Donna, seguro que es muy guapa”.

Después de escuchar la historia de cómo nació y de conocer la desgarradora separación de sus padres biológicos, Laura decidió volver a poner en contacto a su madre y a su padre, en ese momento distanciados. Después de 50 años separados, su amor se reavivó al instante.

Joe y Donna se reunieron y se casaron en mayo de 2020. (Cortesía de Donna Cougill)

“Nos vimos, nos abrazamos y lloramos”, dice Joe. “Lo sabíamos. Lo sabíamos. ¿Sabe lo que quiero decir?”.

Finalmente, Joe y Donna se casaron en mayo de 2020.

Laura no solo encontró lo que buscaba, también ayudó a completar una hermosa historia de amor.

“Realmente se siente bien ser parte de esto”, dijo Laura.

(Cortesía de Donna Cougill)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS