Pareja fue arrestada por abuso infantil después que camarera publicó su foto en las redes sociales

Por Robert Jay Watson - La Gran Época
03 de Junio de 2019 Actualizado: 10 de Junio de 2019

Imagínate que un día simplemente estás haciendo tu trabajo cuando de repente, algo sucede que te hace tomar cartas en el asunto. ¿Qué hacer? ¿Piensas que no es tu asunto? ¿Consigues a alguien que se ocupe de ello? o ¿Te encargas tú mismo de la situación?

Para Jordan Cooper, de 21 años, una camarera de medio tiempo en Olive Garden en Paducah, Kentucky, en la frontera con Illinois, la elección fue clara.

Jordan estaba en el turno del domingo por la noche y su coraje y decencia cambiaron el destino de dos niños.

A él le tocó atender la mesa con Mark Lee Pierce, de 33 años y su novia Jessica Woodworth, de 36 y los acompañaba una niña de 11 años y un niño pequeño. Desde el principio, ella observó que algo no estaba bien.

En ese momento Jordan tenía ocho meses de embarazo y pasaba sus semanas cuidado a los dos hijos pequeños de su hermana.

Cuando vio a los niños en la mesa, Jordan no podía creer lo maltratados que se veían. Aunque la pareja intentó esconder al pequeño con una manta, se notaba la “cantidad de moretones en negro y azul”, compartió Jordan a Yahoo Lifestyle.

Durante la comida, Mark le untó comida en la cara a la niña y la amenazó. Para ella, ver tanta violencia hacia un niño inocente le sacudió el corazón.

Como dijo a la estación de noticias local WPSD: “Para mí, ver a un bebé maltratado así de cerca, ¡Como es posible! Ni siquiera podía dormir esa noche. Me quedé despierta hasta las 3 o 4 de la mañana, preguntándome: ‘¿Van a estar bien?'”

Por suerte, la futura mamá no aguanto más y se puso en acción. Su primer acto fue tomar una fotografía para que Mark y el bebé pudieran ser identificados. Para hacer esto sin que se dieran cuenta, hizo que los clientes de la mesa de al lado fingieran tomar una foto y con discreción les dio su número de teléfono en un pedazo de papel para que la enviaran tan pronto como sea posible.

Cuando Mark empezó a sospechar de Jordan y de la atención de los otros clientes, los padres abusivos abandonaron enseguida el restaurante, lo que le permitió a la preocupada camarera, con el tiempo suficiente para seguirlos y tomar una foto parcial de su número de matrícula.

Con las fotos como prueba, Jordan compartió la angustiosa historia en Facebook y pidió la ayuda de todos para localizar a la pareja. También se las arregló para ponerse en contacto con un antiguo compañero de clase de la escuela primaria, Aaron Caldwell, ahora un operador del 911 del departamento de policía de Metrópolis, Illinois.

Aaron se encargó de ello y utilizó su entrenamiento policial para rastrear a la pareja hasta su lugar de residencia en París, Tennessee, a 113 kilómetros de distancia. Pasó la información al sargento de servicio del departamento de policía de allí y la pareja fue detenida y los niños puestos bajo custodia del estado.

Como dijo Aaron a WPSD:”Tengo un niño de dos años y no me gustaría pensar que mi hijo de dos años estaba en peligro y nadie quería ayudar”. Para él, seguir el caso hasta el final no era solo natural como padre, sino también cumplir con su deber como oficial de policía.

Jordan dio a luz a una niña sana y recibió mensajes de apoyo de todo el país. Sin embargo, no se siente como una heroína, como ella misma publicó en Facebook: “No quiero que se me agradezca por hacer algo que espero que la mayoría haga. Es nuestro trabajo como personas proteger a estos niños”.

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS