Pareja mantiene su relación a miles de kilómetros gracias al amor y confianza: “Una visión positiva”

Por Jenny Zeng
02 de Junio de 2022 4:10 PM Actualizado: 02 de Junio de 2022 4:10 PM

Siu Ha no sabía que un viaje a Marruecos le traería el amor de su vida, Said, y que abrirían juntos un negocio de hostelería en la Medina de Fez, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Siu Ha contó a The Epoch Times cómo conoció a Said en Marruecos hace una década.

“Fue solo un pensamiento de ‘estoy interesada en ir a Marruecos por sus mezquitas’ en 2012”, dijo. “Y en nuestro primer hotel de Marruecos, este portero nos ayudaba con el equipaje; se llamaba Said”.

En ese momento, el inglés de Said era limitado, pero “eso no se convirtió en una barrera para comunicarnos”, dijo Siu Ha. “Palabras sencillas, gestos, lenguaje corporal, así es como expresaba su afecto. Era muy poco pretencioso”.

Siu Ha y Said. (Cortesía de Siu Ha)

Pero la barrera del idioma no era el único obstáculo. Al vivir a miles de kilómetros de distancia, la pareja mantuvo una relación a distancia.

“Las tarifas eran de unos 30 dólares de Hong Kong [unos 3.80 dólares] por minuto para cada llamada, y yo me sentía muy conmovida porque no era barato para él”, dijo Siu Ha.

Sin embargo, su química se catalizó rápidamente tras la decisión de Said de trasladarse a Chefchaouen, conocida como la “Perla Azul de Marruecos”, para obtener mejores ingresos. En consecuencia, también motivó a Siu Ha a salir de su zona de confort, ya que siempre se había resistido al cambio.

“En 2015, decidí montar un hotel con él en Marruecos”, dijo, recordando cómo Dar Borj llegó a ser uno de los mejores hoteles de la ciudad.

“Ese es también uno de nuestros sueños: ayudar a la gente de los países en desarrollo a conseguir un mejor medio de vida”.

La pareja utilizó sus ahorros para comprar una casa centenaria en una antigua medina de la ciudad, y luego la renovaron para convertirla en un lujoso hotel con aspecto de palacio.

“Los turistas más ricos, sorprendentemente, prefieren los hoteles acogedores y lujosos como éste en lugar de los de cinco estrellas”, comenta Siu Ha con asombro. “Quizá se sientan más ‘locales’ en hoteles como el nuestro”.

Interior del Dar Borj. (Cortesía de Siu Ha)
Una habitación del Dar Borj. (Cortesía de Siu Ha)

La pandemia de COVID-19 en 2020 devastó el turismo local y, en consecuencia, los negocios hoteleros. Tras el cierre de los vuelos internacionales, Dar Borj luchó por mantenerse en activo.

“Volví a Hong Kong en abril de 2020 para poder trabajar y enviar dinero para mantener vivo el hotel”, cuenta Siu Ha. “Said amplió el hotel y construyó también un invernadero en la azotea”.

Siu Ha y su familia. (Cortesía de Siu Ha)

La pareja se reunió dos años después, tras la reapertura de Marruecos en marzo. El Dar Borj estaba lleno en abril, lo que indica un fuerte repunte del turismo en la región.

“Quizás aprendí a tener una visión positiva de la vida”, dijo Siu Ha entre risas.

“Convertir los acontecimientos negativos en resultados positivos, creo que es lo que hacen los empresarios”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.