Pareja que adora ser padres adopta 13 niños y dice que aún hay espacio para más

Por The Epoch Times
14 de Mayo de 2021 2:32 PM Actualizado: 14 de Mayo de 2021 2:32 PM

Una pareja de Illinois, apasionada por ser padres, compartió la inspiradora historia de cómo adoptaron a 13 niños, para un total de 15, incluidos sus hijos biológicos.

Ahora están en proceso de adoptar a su decimosexto hijo.

Después que Dale y Ann McKinney, ambos de 54 años, tuvieron sus dos hijos biológicos, decidieron adoptar niños con necesidades especiales y ampliaron su familia.

Su amor por los niños los llevó a adoptar a otros 13 niños de distintas etnias, orígenes y dificultades.

En una entrevista concedida a The Epoch Times, la pareja compartió la trayectoria de su matrimonio y de la adopción.

(Cortesía de Siempre hay lugar para alguien más)

Dale es un médico asistente que trabaja en traumatología y cuidados intensivos en un hospital local, Ann es una madre que se queda en casa. La pareja se conoció en la escuela secundaria. Vivían en la misma comunidad.

Los dos tenían una amiga común en la escuela secundaria que era víctima de acoso escolar, y ambos se preocupaban por ella. Esta interesante intersección los acercó y empezaron a conocerse. La muerte de su amiga justo después de terminar la secundaria reforzó su amistad.

“Realmente no éramos tan buenos amigos en la escuela”, dijo Ann a The Epoch Times. “No nos habíamos reunido y eso era todo, estábamos enamorados. Pero teníamos una amiga común, a la que molestaban mucho en la escuela”.

“Poco después de la escuela secundaria, ella murió por una complicación del parto. En ese momento empezamos a vernos más. Su muerte fue lo que nos unió”.

(Cortesía de Siempre hay lugar para alguien más)

Al inició de su matrimonio, a Ann no le gustaba la idea de tener hijos, mientras que su marido quería tener una familia numerosa.

“Nuestros dos primeros hijos fueron biológicos y no estaban planeados”, admite Ann.

Después de tener los dos primeros hijos, presionó a su marido para que se sometiera a una vasectomía, lo que impidió tener más hijos, al menos biológicos.

Sin embargo, después de la intervención, la pareja cambió de opinión y quiso tener más hijos.

“Consulté la posibilidad de revertir la vasectomía y no está garantizado el éxito, y duele muchísimo”, dijo Dale. “Así que dije no, no lo voy a hacer”.

En ese momento comenzó su proceso hacia la adopción. Gracias a los consejos de sus amigos, encontraron a un abogado que los contactó con madres biológicas que estaban atravesando crisis en sus embarazos y haciendo un plan para dar en adopción a sus bebés.

“Nos pusimos en contacto con este abogado y nos conectaron con una madre biológica y ese fue nuestro primer hijo, Keagan”, dijo Ann en la entrevista. “Fue una experiencia maravillosa. Nos dimos cuenta que esto es increíble y quisimos seguir haciéndolo”.

Adoptaron 8 niños en Estados Unidos, a través de su abogado de adopción. La mayoría tienen necesidades especiales, como exposición prenatal a las drogas y el alcohol, anemia de células falciformes, parálisis cerebral, autismo y diferencias en las extremidades.

(Cortesía de Siempre hay lugar para alguien más)

La pareja quería adoptar una bebé de China, después de escuchar un programa de radio sobre niñas huérfanas en el país.

En ese momento, China había establecido requisitos muy estrictos para las familias y la pareja no cumplía los requisitos para adoptar en la nación comunista. Tuvo que pasar tiempo y mucha paciencia hasta que los requisitos en China cambiaron, haciendo posible que llevaran a su hija desde el extranjero.

“Entonces llegó nuestra siguiente hija de China, que se llama Meng Yan”, dice Ann.

Y así, a través de su abogado, siguieron adoptando niños de diferentes países, de diferentes razas y orígenes. A medida que su familia crecía, también lo hacía su amor por los niños.

La pareja compartió los retos que enfrentan al tener una familia tan numerosa, como las tensiones financieras, que agotan los ingresos de Dale cada mes para mantener a la familia.

“En mi trabajo gano una buena cantidad de dinero”, dijo Dale. “Pero tenemos tantos hijos que nos gastamos hasta el último céntimo cada mes”.

(Cortesía de Siempre hay lugar para alguien más)

La pareja ha realizado frecuentes actividades de recaudación de fondos para cubrir los gastos de la adopción.

“Ventas de artículos usados, recaudación de fondos para San Valentín, venta de pastelitos, baños para perros, subastas por Internet, hemos solicitado cualquier subsidio que exista”, explicó Ann.

Ann también habló del trauma emocional que enfrentan los niños. Aunque no es todos los días, la familia enfrenta estos traumas con bastante frecuencia. Las adopciones se producen cuando un niño sus padres biológicos no lo pueden criar. Esa separación conlleva un trauma duradero.

Por ejemplo, cuando los niños están enfadados por su situación actual, puede que se desquiten con la pareja porque los niños saben que los quieren incondicionalmente. Muchos niños de orfanatos tienen dificultades para vincularse con sus padres y familiares. Esto es algo en lo que los McKinney trabajan a diario.

Los padres comentan que a veces se sienten abrumados cuando salen y la gente se queda mirando, con curiosidad por el tamaño de su familia.

Las percepciones de los desconocidos han cambiado a medida que la familia ha ido aumentando, y ahora algunos piensan que la familia es, de hecho, de un orfanato.

“Salimos a la calle y alguien nos mira fijamente, pero hemos mejorado”, dice Dale. “Al principio nos molestaba y decíamos: “¿Por qué nos miran tanto?”.

Ann añadió que siempre les había incomodado.

Para preservar su herencia étnica, Meng Yan tomó un curso de mandarín en la escuela, pero le resultó difícil retener el idioma.

Para que los niños se sientan más a gusto, la pareja ha tratado de incorporar la cocina y la cultura orientales (de cierto modo) en la casa.

“Comemos muchos fideos y muchos dumplings y nos encantan. Y vamos a tener que incorporar la cultura sudamericana, la colombiana, cuando llegue Judith, encontraremos la manera de hacerlo también”, dice Dale, refiriéndose a su próxima adopción.

Ann escribió y publicó recientemente un libro, “Always Room for More” (“Siempre hay espacio para más”), donde detalla cómo llegó cada hijo a su familia. También destaca la forma en que los niños pueden cambiar el corazón y darnos un propósito en la vida.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.