Pareja rescata a un búho atropellado en la carretera, y la agradecida ave lo recuerda y regresa

Por The Epoch Times
05 de Febrero de 2022 6:26 PM Actualizado: 08 de Febrero de 2022 11:36 AM

Al ver un búho salvaje herido en el borde de una carretera rural cerca de su granja, una pareja de Georgia que pasaba por allí decidió detenerse y regresar.

Nunca se imaginaron que ese encuentro los llevaría a entablar una amistad duradera con este depredador emplumado, al que llamaron Ko-Ko.

“No es normal ver a un animal posado a un lado de la carretera”, dijo Joshua Brown, de 33 años, un buzo de alta mar retirado del ejército que, junto con su mujer, Lesdy, de 27 años, dirige ahora una finca con ganado, cerca de Augusta.

Mientras se acercaban al ave que había sido atropellada por un automóvil, el búho los miraba con impotencia. Vieron sangre en su pico.

(Cortesía de Bandita Ranch)

“Si no fuera por lo familiarizados que estamos con la naturaleza, no me habría sentido tan seguro”, dijo Joshua a The Epoch Times.

Finalmente pudieron llevarlo a casa y empezaron a crear una relación de confianza con él, dijo, explicando cómo sus voces tranquilizadoras calmaron notablemente a Ko-Ko.

Joshua sabía que si Ko-Ko tenía las alas dañadas, eso afectaría gravemente a su capacidad para cazar y sobrevivir en la naturaleza. Después de una revisión, verificaron que las alas estaban intactas.

Atendieron la herida del pico y también sospecharon que tenía una lesión en la cadera.

Para documentar su experiencia, la pareja grabó en video sus interacciones con Ko-Ko: Lesdy le aplicó ungüento en el pico y Joshua lo envolvió suavemente en un fardo de manta.

(Cortesía de Bandita Ranch)

(Cortesía de Bandita Ranch)

“Sinceramente, cada día fue una experiencia nueva con Ko-ko. Nunca sabíamos qué esperar de él”, dijo Joshua.

A medida que Ko-Ko empezaba a recuperarse, fortalecer ese vínculo de confianza se convirtió en algo extremadamente importante —y más difícil— para continuar con su cuidado.

Continuaron hablándole y pudieron acercarse a él para acariciarle la cabeza, y finalmente lo convencieron de que se posara en el brazo de Lesdy. “Las caricias y el tono tranquilizador parecieron llegarle al instante”, dijo Joshua, y añadió que empezaron a ver que surgían cada vez más instintos naturales en Ko-Ko mientras su salud mejoraba.

“A medida que gana más fuerza y control de todo el cuerpo, empezó a ser más vocal y a tardar más en calmarse y restablecerse”, dijo Joshua.

El búho empezó a hacer ruidos, chasquidos, silbidos e incluso gruñidos durante sus interacciones.

(Cortesía de Bandita Ranch)

“El tercer día de manejo y alimentación de Ko-Ko se hizo difícil al envolverlo y se soltó”, dijo Joshua, añadiendo que “entró en modo de ataque” mientras lo desenvolvían.

Afortunadamente, nadie resultó herido.

La pareja redobló sus esfuerzos para crear confianza con el ave, hasta que finalmente llegó el momento de intentar liberarlo, lo que facilitaron construyendo una caja nido para él. Primero la pusieron en la casa, para que se sintiera cómodo.

La propiedad de la pareja, llamada Rancho Bandita, estaba cerca del lugar donde encontraron a Ko-ko junto a la carretera, afortunadamente, por lo que liberarlo fuera de su casa no le resultaría difícil encontrar el camino de regreso.

Grabaron el momento de la liberación de Ko-Ko frente a la instalación de su casa, frente a la línea de bosque.

(Cortesía de Bandita Ranch)

“Nos derritió el corazón cuando voló hasta el árbol donde habíamos colocado su hogar”, dijo Joshua al periódico. Esa noche, se quedó en ese árbol y observó su nuevo terreno.

“Estos momentos siempre son agridulces”, añadió. “Nos encantó verle mejor y más fuerte, pero fue una verdad difícil de afrontar: recordar que Ko-Ko está destinado a la naturaleza”.

Pero el búho se acordó de los dos humanos que lo cuidaban y, a la mañana siguiente, se despertaron para verlo mirándolos desde el árbol que había frente a la ventana de su habitación.

Se pasó todo el día posado, observándolos.

“Ver a Ko-Ko cambiar y mejorar progresivamente bajo nuestros cuidados, y luego verlo volar hasta los árboles más altos, era todo lo que podíamos pedir”, dijo Joshua, añadiendo que su experiencia con el búho les enseñó a “tener la confianza de ir a una situación de miedo”.

“Y a seguir confiando en que estamos en lo que más me gusta hacer, ayudar y estar cerca de la naturaleza”, añadió.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.